Público
Público

Elecciones 10-N El independentismo registra un crecimiento bastante homogéneo, pero sigue lejos del 50% de los votos en las grandes ciudades

ERC pierde fuerza, pero se consolida como la formación con una implantación más homogénea en todo el territorio y, sobre todo, resiste bien en el área metropolitana de Barcelona, ​​donde tanto JxCat como la CUP tienen un apoyo escaso. Sólo en 8 de las 50 principales ciudades catalanas, la suma de los tres partidos supera la mitad de los votos.

La manifestación central de la huelga general ha llenado el Paseo de Gràcia. EFE / ALEJANDRO GARCÍA

Una de las conclusiones evidentes de las elecciones del 10 de noviembre en clave catalana es que el independentismo ha salido ha reforzado. Ha pasado de 22 a 23 diputados y del 39,4% de los votos al 42,6%. Su capacidad de movilización, sin embargo, ha sido similar a la del 28 de abril, ya que si entonces entre ERC, Junts per Catalunya y el Front Republicà sumaron 1.634.986 votos, este domingo las dos primeras formaciones y la CUP en aglutinaron 1.642.063, es decir, un incremento de menos de 7.100 papeletas. 

En términos relativos, sin embargo, el crecimiento es más importante como consecuencia de la caída de la participación. Lo que hay, sobre todo, es un reordenamiento del independentismo, con una ERC que cae ligeramente -pierden dos diputados, dos puntos de apoyo y 150.000 votos-, una JxCat que mejora sensiblemente -gana un diputado, 27.000 votos y 1, 6 puntos de apoyo- y una CUP que irrumpe en el Congreso con 2 escaños y que supera con creces los resultados del Front Republicà el 28 de abril. 

Ahora bien, dentro de este trazo general hay matices importantes. ERC retrocede sobre todo en los feudos independentistas, en beneficio de JxCat y de la CUP, pero aguanta bastante bien -y en algunos casos, incluso mejora- los municipios metropolitanos y en aquellas poblaciones donde el independentismo es más débil. En buena parte de estos municipios, JxCat se mantiene como una formación residual y la CUP, aunque dobla o triplica el apoyo del Front Republicà, tampoco se puede decir que haya irrumpido con fuerza. 

ERC retrocede sobre todo en los feudos independentistas

Por provincias, las tres fuerzas independentistas ganan unos tres puntos de apoyo en las cuatro demarcaciones y se sitúan en el 38,96% en Barcelona, ​​el 44,69% en Tarragona, el 59,52% en Girona y el 60,85% en Lleida, que es donde más sube (3,8 puntos). El gran agujero independentista siguen siendo las grandes ciudades, hasta el punto de que en ninguno de los diez núcleos más poblados de Catalunya supera el 50% de los votos. Sí lo hace en Girona (la undécima), con el 58,1% de los sufragios. De los 50 municipios con más habitantes del Principado, sólo en ocho la suma de ERC, JxCat y la CUP sobrepasa la mitad de los votos emitidos: Sant Cugat del Vallès, Manresa, Vic, Vilafranca del Penedès, Igualada, Olot y Tortosa completan un listado que encabeza Girona.

ERC ha sido la formación más votada en 617 municipios y, entre otros, se ha vuelto a imponer en la capital, Barcelona, ​​por delante del PSC. JxCat ha sido la primera opción en 241, entre los que destaca Girona, mientras que el PSC se ha impuesto en 76, sobre todo en el área metropolitana de Barcelona y en el entorno de Tarragona. Con el caso de extremo de Badia del Vallès, donde no llega al 10% de los sufragios, ERC se consolida como el partido de mejor implantación territorial de Catalunya. 

En Barcelona obtiene el 20,95% de los sufragios, y en los principales feudos metropolitanos se mantiene o mejora ligeramente: en L'Hospitalet registra el 13,84%, en Badalona el 17,12%, en Santa Coloma de Gramenet del 11 , 38%, en Sant Adrià de Besòs el 14,9%, en Cornellà el 12,9%, en Sant Boi el 16,0%, en Ripollet el 15,0% ó Rubí el 18,0%. En cambio, el partido retrocede con fuerza en feudos independentistas, como Vic, donde cae más de siete puntos -se queda con 26,31%-, Vilafranca del Penedès -cinco puntos menos y el 26,53% de los votos-, Manlleu - bajado siete puntos-, Berga -en baja casi diez-, o Falset, donde cae casi ocho puntos.

Aunque en Barcelona el independentismo supera el 40% de los votos, en otros municipios no tiene un apoyo importante

Aunque en Barcelona el independentismo supera el 40% de los votos, en otros municipios metropolitanos no tiene un apoyo importante, sobre todo por los pocos votos que reciben la CUP y JxCat: al Hospitalet suma el 20, 8% (JxCat se queda en el 4% y la CUP no llega al 3%), en Santa Coloma de Gramenet en el 16,39% (tanto JxCat como la CUP obtienen alrededor del 2,5%), en Cornellà el 19% (con JxCat y la CUP alrededor del 3%), en Viladecans el 18,9%... Tampoco despega en el entorno de Tarragona, donde en la capital aglutina el 33,7% de las papeletas, pero en Vilaseca se queda en el 21,9% y en Salou en el 26,6%. 

JxCat sólo se impone en Girona y Vic entre las principales ciudades, pero recupera posiciones partes, si bien se refuerza en bastiones soberanistas. El partido de Carles Puigdemont y Quim Torra mantiene un problema importante en las ciudades metropolitanas, ya que apenas suma el 4% de los votos en Hospitalet, el 6,8% en Badalona, ​​el 2,5% en Santa Coloma de Gramenet , el 3,2 en Cornellà, el 4,5 en Sant Boi, el 3,5 en Viladecans, el 4,3 en Ripollet, el 6,0% en Rubí o el 5,3% en Montcada i Reixac. 

En cuanto a la CUP, el partido ha sumado 244.000 votos, el 6,35% del total. En las principales ciudades, destacan sus resultados en Barcelona (6,95%), Berga -donde tiene la Alcaldía- (15,1%), Vilafranca del Penedès (9,8%), Vic (11,6%) , Manresa (9,0%), Manlleu (9,7%), Tàrrega (8,6%), Valls (9,5%), Olot (9,7%), Santa Coloma de Farners (10,7% ), Salt (8,2%) y, sobre todo, Girona (11,0%).