Público
Público

Elecciones 10-N Sánchez rechaza la mano tendida de Iglesias y pide que gobierne solo el partido ganador

El candidato socialista desvela que volverá a llevar al Código Penal los referéndums ilegales, cuando rechazó en febrero una propuesta similar. Pide sin éxito al resto de partidos que dejen gobernar a la lista más votada. Leyó parte de sus intervenciones, no miró a la cara a sus rivales y se le vio incómodo al ser preguntado si aceptaría el voto independentista

El líder del PSOE y el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, con su jefe de gabinete, Iván Redondo, antes del inicio del debate de los candidatos para las elecciones del 10-N. EFE/Juan Carlos Hidalgo

El candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, afrontó el único debate electoral antes de las elecciones del 10-N desde una posición más institucional que sus adversarios, fue cargado de novedades programáticas y no perdió oportunidad de criticar a Unidas Podemos.

Sin dar la apariencia de encontrarse cómodo en ningún momento del debate, Sánchez tomó la palabra pidiendo un compromiso al resto de partidos para que tras el 10-D dejen formar Gobierno a la lista más votada, pero ninguno de sus adversarios entró en el tema. No fue capaz Sánchez de llevar la discusión a la situación de bloqueo que han provocado las elecciones, como era su pretensión.

En su segunda intervención, Sánchez lanzó dos propuesta novedosas (una ley audiovisual para que los consejos de los entes públicos sean aprobados con dos tercios del parlamento autonómico correspondiente para evitar la manipulación; más una nueva asignatura de valores constitucionales) y una tercera que sorprendió a propios y extraños:  volver  a incluir en el Código Penal como delito la convocatoria de referéndums ilegales.

Se da la circunstancia que hace sólo nueve meses los socialistas votaron en el Congreso una propuesta presentada por el PP en el que, precisamente, se proponía introducir en el Código Penal penas de tres a cinco años para la autoridad o funcionario que convoque o autorice un referéndum ilegal.

En aquel debate, el diputado del PSOE Juan Carlos Campo Moreno, dijo que esta iniciativa "no refuerza el Estado de Derecho" y, además, indicó que ya había "mecanismos suficientes para defender el orden Constitucional".

Además, fue el ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero quien, al inicio de su mandato en 2004, propuso la despenalización de los referéndums ilegales, aprobándose en el 2005 con todos los votos a favor, excepto los del PP.

Sánchez anunció que Nadia Calviño será vicepresidenta económica si llega a gobernar

También quiso remarcar su posición de presidente del Gobierno en funciones y anunció que, si continúa en La Moncloa, nombrará a la ministra de Economía, Nadia Calviño, vicepresidenta económica del Gobierno.

Y, como última sorpresa, anunció que hará los cambios legales "para disolver la Fundación Francisco Franco y todas las organizaciones que se empeñen en sembrar el odio y defender la dictadura franquista", dijo.

El resto de sus intervenciones las hizo leyendo una retahíla de propuestas ya conocidas de forma un tanto automatizada. Sánchez apenas miró a sus adversarios a la cara y constantemente parecía que tomaba nota de las intervenciones de sus rivales o consultaba documentos, en una actitud más bien distante.

También evitó contestar a preguntas directas de Pablo Casado o Albert Rivera sobre cuántas naciones había en España o si aceptaría el voto de los independentistas para ser investido, dando la impresión que se sentía muy incómodo.

Ataques a Iglesias en cada intervención

Y es que Sánchez no entró demasiado en el rifirrafe. Arremetió contra PP y Ciudadanos por su vinculación a Vox; pero no perdió oportunidad de atacar en casi toda sus intervenciones a Unidas Podemos y Pablo Iglesias por su posición sobre Catalunya -recordó que la formación morada defiende un referéndum de autodeterminación-, su rechazo a los ministerios que les propuso para intentar formar un Gobierno de coalición y hasta por las críticas al empresario Amancio Ortega por las donaciones que realiza. Y no olvidó recordar que la formación morada ha votado cuatro veces en contra de que hubiera un Gobierno Socialista. Y se le llegó a escapar: "Unidas Podemos no estará en ningún Gobierno si no está Iglesias".

En su último minuto, Sánchez se refugió en lo que parece que será su principal mensaje de campaña: el PSOE o el bloqueo. Por ello, pidió el voto para que haya "un Gobierno fuerte y estable" y, sobre todo, incidió en que haya una movilización masiva en las urnas.

El PSOE se apresuró a proclamar ganador "en el fondo y en la forma" a Sánchez y a poner en valor que ha sido el único que ha lanzado propuestas. Lo más realistas opinaban que, al menos, creen no le ha perjudicado.

Sánchez, al término del debate, acudió a la sede socialista donde le esperaban un buen número de simpatizantes con un mensaje único: hay que movilizarse. Los socialistas cada vez son más conscientes de que su rival está en la abstención.

Más noticias