Público
Público

Elecciones 2019 Casado teme no sumar con Cs y Vox y se prepara para el peor resultado de su historia

El líder del PP -el más joven y desconocido de los cuatro- afronta sus primeras elecciones generales desde que fue nombrado líder del partido el pasado mes de julio. Si los números no le dan, su liderazgo puede llegar a ser cuestionado.

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 3

El líder del PP, Pablo Casado, en un acto previo al arranque de la campaña electoral para el 28-A. REUTERS/Juan Medina

Con el arranque oficial de campaña este viernes a las 00:00 y la tradicional pegada de carteles, en la que Pablo Casado no participará, a diferencia del resto de líderes políticos - será su número dos, Teodoro García Egea, quien lo haga en un acto programado en la plaza de Santo Domingo de Murcia- los partidos disponen de 15 días para convencer al electorado indeciso -un 25,3% según el último CIS- para que depositen en ellos su confianza y, cómo no, su voto. Sin embargo, ya desde el anuncio de la convocatoria de elecciones, los partidos han acabado de definir sus estrategias, rediseñado sus listas, lanzado mensajes, realizado entrevistas y presentado un número más que elevado de propuestas.

El líder del PP -el más joven y desconocido de los cuatro aspirantes de los grandes partidos- afronta sus primeras elecciones generales desde que fue nombrado líder del partido el pasado mes de julio. Estos comicios marcarán su trayectoria en el partido: si los números le dan para sumar con Ciudadanos y Vox, puede convertirse en el próximo presidente del Gobierno. Si, como apuntan los sondeos, el bloque de derechas no suma, su liderazgo puede empezar a ser cuestionado entre sus filas.

El candidato 'popular' confía en reeditar este pacto a la andaluza, donde actualmente gobiernan en coalición junto a los de Rivera, gracias a los votos de la extrema derecha. Sin embargo, el CIS de marzo augura que la suma de los escaños de PP, Ciudadanos y Vox con las mayores cifras de sus horquillas es de 166 diputados (contando con los escaños de Navarra Suma, la coalición de PP, Cs y UPN en la Comunidad foral), siendo la mayoría necesaria de 176. La suma de los escaños en las estimaciones menores es de 138 escaños. 

Ya en febrero, sus encuestas internas les situaban entorno a 100 escaños (actualmente cuentan con 137) y durante estos meses han experimentado un declive importante

Casado llega a esta campaña temiendo el peor resultado de su historia. Ya en febrero, sus encuestas internas les situaban entorno a 100 escaños (actualmente cuentan con 137) y durante estos meses han experimentado un declive importante. El votante que confió en ellos en el pasado les deja en favor de Ciudadanos, y, especialmente, de Vox. No ayuda que, tanto Casado como su equipo se hayan visto obligados a rectificar informaciones y apagar fuegos que ellos mismos habían provocado, especialmente en materia de género.

De conformarse las predicciones, el PP empeoraría el resultado cosechado en el  año 1989 cuando, nueve meses después de su refundación y con Jose María Aznar al frente del partido, los conservadores lograron un 25,79% de los sufragios y 107 diputados. Para ser justos -y en palabras del propio expresidente del gobierno- la situación de Casado es la más complicada que ha tenido el PP desde su nacimiento; el bipartidismo hace años que acabó y son 5 las formaciones que, en principio, lograrán una representación parlamentaria por encima del 10%, tres de ellas (PP, Cs y Vox), disputándose el espacio de la derecha.

Casado ha dejado atrás los rastros del 'marianismo'

Las listas electorales suponen un revulsivo para las formaciones y Casado afronta estos comicios dejando atrás los rastros del 'marianismo'. "Nos dejaron el partido en 50 escaños", protestaba un reconocido dirigente 'popular', -previa disolución de las Cortes- a modo de resumen de la situación interna del partido. Miembros del actual equipo directivo consideran que el PP de Rajoy gestionó de manera errónea el referéndum del 1 de Octubre en Catalunya, la posterior declaración de independencia y la puesta en marcha del artículo 155 de la Constitución, a su juicio, aplicado de manera "muy suave". 

Sólo 12 de los 52 cabezas de lista de las elecciones generales aspiran a repetir, lo que se traduce en un 80% de caras nuevas

Con este renovado PP, algunos vuelven al partido que les dejó de representar, otros se conforman con revalidar la plaza y a otros cuantos se les ha invitado a salir, sin hacer mucho ruido, por la puerta de atrás. A pesar de que Casado decía estar "orgulloso" de la integración en el seno del partido y defendía que "a nadie se le ha preguntado a quién apoyó en las primarias", del dicho al hecho, hubo listas de por medio. Sólo 12 de los 52 cabezas de lista de las elecciones generales aspiran a repetir, lo que se traduce en un 80% de caras nuevas. De los gobiernos de Rajoy sobreviven en primera línea Ana Pastor, número uno por Pontevedra, Rafael Catalá, que encabeza la lista por Cuenca, e Isabel García Tejerina, actual vicesecretaria de Acción Social, que presidirá por Valladolid.

Hay quien reprocha el protagonismo de Aznar y su equipo -las listas parecen extraídas, directamente, del consejo ejecutivo de FAES, la fundación liberal conservadora presidida por el expresidente del Gobierno- y mientras barones como Ángel Garrido piden a Casado "centrar el discurso", éste se ha derechizado a la caza de los votantes tentados por Vox. El 'popular' también ha endurecido el tono contra Sánchez -acusándolo de preferir las "manos manchadas de sangre" a las "manos blancas"- y le ha dedicado diversos calificativos , como felón, traidor, okupa, incapaz, mentiroso compulsivo, mediocre e incompetente. Palabras que no han gustado en el seno del partido.

El liderazgo de Casado podría ser cuestionado si su estrategia no es efectiva y su resultado les relega a la oposición. Entre las quinielas para sustituirlo suena el nombre del presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, alejado de algunos de los planteamientos de su líder, que reivindica al PP como "un partido de centro" y -añade- que "cada vez" que se han presentado a las elecciones como un partido de "centro derecha" han sacado "un excelente resultado electoral".

 "Cuanto más Vox, más Sánchez"

Estas dos semanas de campaña oficia están estratégicamente diseñadas a cargo del jefe de campaña, Javier Maroto, de cara a las provincias en la que los conservadores creen -según sus encuestas internas- en las que se disputa uno o varios escaños. Casado apelará al voto útil y utilizará como 'leitmotiv': "Cuanto más Vox, más Sánchez". No estará solo, el expresidente Aznar acudirá algunas de las provincias en las que Vox le disputa el voto al PP para hacer campaña por él. 

En Génova defienden que la selección tiene que ver con una estrategia compartida para reivindicar el 'valor seguro' de Pablo Casado para "las pensiones, la economía y para la unidad territorial". Los 'populares' tirarán del argumentario del voto útil, y explicarán que "la división del voto del centro derecha beneficia a Sánchez y a Iglesias", según apuntan fuentes 'populares'.

Los conservadores están convencidos de que el bloque de derechas sumará más que el de izquierdas (PSOE, Unidas Podemos y los partidos nacionalistas de izquierdas como Compromís o ERC). En votos, no así en escaños, perjudicando a Ciudadanos, y también al partido de Santiago Abascal. Inciden en que el debate estará en las pequeñas provincias, pero también en las grandes urbes.

El candidato a la presidencia del Gobierno no coincidirá con los expresidentes del Gobierno -Rajoy y Aznar celebran mítines por separado el mismo día, el viernes 12 de abril- y no compartirá actos -salvo contadas excepciones-con la cúpula del PP, que tendrá sus propias caravanas. Casado recorrerá un total de 15.000 kilómetros y estará en todas las comunidades autónomas durante estas dos semanas. Visitará 21 provincias y las 3 islas, celebrando un total de 25 actos electorales.

Más noticias en Política y Sociedad