Público
Público

Elecciones 2019 La gestión de Ferraz de los debates electorales pone contra la cuerdas a Sánchez

El candidato socialista dice que irá el día 23 a TVE y admite la posibilidad de debatir con quienes envíen los otros partidos. Esto supondría que dejaría la silla vacía en el debate en Atresmedia donde acudirán ese día Casado, Rivera e Iglesias. La decisión de la dirección de RTVE de cambiar la fecha a la que proponía el PSOE provoca la protesta de los profesionales.

Publicidad
Media: 3
Votos: 5

Pedro Sánchez durante un acto de campaña electoral en Catalunya./EFE

La campaña tranquila que quería el PSOE se ha visto alterada por la gestión hecha del debate televisivo por el propio Comité Federal del PSOE, dirigido por José Luis Ábalos e Iván Redondo, que bien por errores propios o por una estrategia política equivocada, han colocado al candidato socialista, Pedro Sánchez, en una situación más que complicada.

En contra de lo que se había hecho en otra ocasiones, donde se gestionaron los debates con discreción y buscando acuerdos pactados de antemano antes de hacerlos público, en esta ocasión el PSOE ha querido utilizar su celebración como un tema más de la campaña.

Primero, de manera un tanto absurda, estuvo días retrasando su decisión sobre en cuántos debates iba a participar y en qué medios de comunicación. Ni ocultaban que formaba parte de una táctica electoral, llegando a reconocer que, aunque lo tuvieran decidido, no lo iban a anunciar hasta que a ellos les interesara hacerlo.

Finalmente, el Comité Electoral rechazó el “cara a cara” y apostó por el debate en Atremedia “a cinco”, incluyendo a Vox, La duda está en que si nadie en el PSOE sabía o advirtió de que la Junta Electoral Central (JEC) no iba a permitir este debates, porque había multitud de precedentes y de jurisprudencia que hacían adivinar esta decisión ante cualquier recurso que se presentase. Cualquier asesor jurídico del partido conoce sobradamente esta circunstancia.

Otro dato que acrecienta la sospecha de que el PSOE sabía que esto iba a ocurrir y que el debate se derivaría finalmente a la televisión pública fueron las numerosas horas que pasaron entre que los partidos de la oposición -sobre todo, Unidas Podemos- y los trabajadores del ente público le reprochaban no haber apostado por la televisión pública, y la explicación dada por el PSOE “desvelando” que la decisión estaba motivada porque Vox no podía participar en un debate en TVE.

Tras el acuerdo de la Junta Electoral Central el PSOE ya sí tuvo más prisa en anunciar que apostaba por TVE, intentado hacer la jugada perfecta; quedaba bien con Atremedia y la responsabilidad era de la decisión de la JEC, y terminaba apostando por la televisión pública.

Pero eran demasiado engaños y demasiados agraviados de por medio, y la reacción de Atremedia de mantener el debate el día 23 y de los lideres de PP, Ciudadanos y Unidas Podemos de acudir al mismo, han llevado all candidato socialista en una situación muy difícil de afrontar.

Sánchez, visiblemente alterado como no se la ha visto en toda la campaña, mantuvo en Onda Cero que acudirá al debate en TVE e, incluso, llegó a insinuar que si no iban los otros candidatos estaría dispuesto a debatir con quien mandasen el resto de las formaciones. Incluso, recordó que él participó en un debate con la entonces vicepresidenta primera del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, porque Mariano Rajoy no quiso acudir en el 2016, dando a entender que admitía esta posibilidad.

Esto supondría que, además de la imagen que puede significar ver al presidente del Gobierno y candidato socialista debatir con los “números dos” que puedan mandar los otros partidos; Sánchez tendrá que soportar también la imagen de su silla vacía en el debate en Atremedia, donde sí estarán debatiendo los otros candidatos a la Presidencia del Gobierno. La situación en la que queda Sánchez es poco menos que esperpéntica.

Todo apunta a que el PSOE intentará buscar una salida en los días que aún faltan para evitar este escenario, y podría abrirse la posibilidad de dos debates, aunque no sea la opción preferida del PSOE y, en un principio, se niegan en rotundo. Lo que no pueden poner el pretexto de que están en campaña, porque la agenda de Sánchez para ese día estaba vacía desde que presentó el PSOE la caravana electoral.

La independencia de RTVE

A todo ese hay que unir que la independencia de la dirección de RTVE ha vuelto a quedar en entredicho, ya que tras decir en un primer momento que esperarían que los partidos llegaran a un acuerdo con la fecha, cambió después de criterio para proponer el día 23, la misma fecha prevista por Atremedia y propuesta unilateralmente por el PSOE para hacer en el ente público. A esto hay que unir que la primera propuesta de RTVE era celebrar el debate el día 22.

La decisión de la dirección provocó inmediatamente la protesta de los Consejos de Informativos de TVE, RNE y RTVE, al considerar que tal decisión pone en duda su imparcialidad al ser la propuesta hecha por un único partido, que, da la casualidad, que es el que está en el Gobierno.

Más noticias en Política y Sociedad