Público
Público

Elecciones de 2019 Así serán las primarias de Podemos: de la polémica circunscripción única al sistema Desborda

Este proceso interno será muy similar al utilizado en las primarias generales de 2015. Las diferencias son que se usará el sistema de votación ideado por Echenique y que los candidatos deberán escoger previamente la provincia por la que se quieran presentar. 

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 4

Consejo Ciudadano Estatal de Podemos / EFE

La convocatoria de primarias generales de Podemos ya tiene fecha y reglamento fijado. Este lunes, el partido ha anunciado que el proceso interno se celebrará entre el 15 y el 20 de diciembre. Mientras que fuentes del partido aseguraron que el Consejo Ciudadano Estatal aprobó por unanimidad que el reglamento sería "idéntico" al de las pasadas primarias de 2015 y que se usaría el método de votación en los últimos procesos internos, el sistema Desborda.

Aunque se introduce otra novedad. En 2015, había una circunscripción única para elegir a los candidatos, y la provincia que representaría cada uno se asignaba después de la votación e independientemente de su lugar sin residencia. Ahora, se mantiene la circunscripción única pero cada candidato tiene que escoger y explicar previamente la provincia por la que se quiere presentar. "Esta mejora imposibilita la elección de provincia por la que ir una vez realizadas las primarias, y asegura la vinculación de cada candidato a la provincia que objetivamente le corresponde", explican a Público fuentes de la formación morada. 

El reglamento propio para estas primarias no se ha publicado por lo que todavía no ha habido posiciones oficiales de todas los sectores de Podemos. Fue aprobado por unanimidad en el Consejo Ciudadano Estatal, aunque en esta reunión no participó ninguno de los miembros de Anticapitalistas, que fueron los más críticos con el sistema de elección de 2015. De hecho, fuentes de la tercera pata de Podemos explican a Público que están debatiendo su posición y participación ante este proceso de primarias. 

En comparación con el proceso de 2015, hay aspectos iguales. Se votarán tres listas: a la Presidencia del Gobierno, al Congreso por circunscripción única y al Senado por circunscripción autonómica. También coinciden en que los candidatos necesitarán el aval de un círculo o de un órgano electo del partido para presentarse. Aunque los aspectos más polémicos son los que ahora han sido modificados por la dirección del partido. 

La polémica por la circunscripción única 

El foco principal de las críticas estuvo en la circunscripción única para elegir a los candidatos al Congreso, es decir, votar a una lista única a nivel estatal y no a aspirantes a diputados por provincias. Cada candidato podía elegir en función del puesto que se le asignara en las primarias, la provincia por la que presentarse, independientemente de su lugar sin residencia. La ejecutiva estableció una "corrección territorial" pero las voces contrarias consideraron que este método empobrecía la representación territorial ya que los votantes de las comunidades elegirían a candidatos que pueden ser de otras provincias. 

La dirección mantiene la circunscripción única aunque haya cambiado la asignación de las provincias

Desde este sector crítico se alegaba que el sistema permitía imponer desde Madrid una lista de candidatos y que éstos podían presentarse en circunscripciones con las que no tienen ningún tipo de vinculación. Hasta 500 cargos autonómicos y locales del partido, como Teresa Rodríguez Daniel Ripa, hicieron público su rechazo al reglamento. Unas críticas que no reconocieron desde la dirección que sostuvo que era la fórmula que mejor encajaba con el concepto de Podemos sobre la reforma de la Ley Electoral que fuera más igualitaria con todas las provincias.

Ahora, aunque se mantiene la circunscripción única, la dirección del partido ha modificado la asignación de las provincias. Cada candidato deberá elegir previamente por la que se presentará. "Cuando estén los resultados, la conformación de las papeletas es automática, lo que supone una mejora respecto a la conformación de papeletas para las elecciones de diciembre de 2015", sostienen fuentes del partido. 

El sistema Desborda aprobado en Vistalegre II

Como en los últimos procesos internos de Podemos, se utilizará el sistema Desborda, ideado por Pablo Echenique y aprobado en Vistalegre 2. Este sistema es diferente al de 2015, que fue otro de los aspectos del reglamento que más polémica levantó. Se podía votar a equipos completos con un solo click, sistema conocido como 'lista plancha' o a candidaturas individuales. Este mecanismo se recriminó que favorecía a las candidaturas más conocidas, como era la de Pablo Iglesias, al ser más fácil elegir la lista completa. 

El polémico sistema de elección de 2015 se ha modificado y se utilizará el método Desborda, aprobado en Vistalegre II

Con el sistema Desborda cambia el proceso de elección. Cada votante elige a los candidatos individualmente de todas las listas, de forma ordenada, preferencial y abierta. Los candidatos que tengan mayor puntuación son los que resultan elegidos. "La aplicación del sistema Desborda garantiza mayor pluralidad que el de 2015 y mayor representación de la lista que quede en segundo lugar si obtiene los apoyos necesarios", aseguran desde el partido. 

Este sistema tampoco ha estado libre de críticas. Tras Vistalegre II y la victoria de Iglesias, sectores de Podemos alegaron que el Desborda había beneficiado al sector oficialista, otorgándole la mayoría de la dirección y perjudicando tanto al a errejonistas como Anticapitalista. Aún así, es el sistema que ya se ha normalizado en Podemos, votado por las bases y utilizado en la mayoría de primarias realizadas desde entonces. 

Más noticias en Política y Sociedad