Público
Público

Elecciones 26-M Rivera se vuelca en Madrid para escenificar su autoproclamado estatus de líder de la oposición

No hay ninguna norma como tal en la Cámara Baja que regule esta figura, sin embargo, es un "cargo honorífico" reflejado oficialmente en 1982 por medio de una resolución de la Mesa del Congreso durante la presidencia de Felipe González.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

El líder de Ciudadanos Albert Rivera (c), junto a Inés Arrimadas (i), la noche electoral del 28-A en la sede del partido en Madrid.

Albert Rivera se centra en Madrid y delega en Inés Arrimadas -portavoz nacional de la formación, recién elegida diputada en el Congreso- los actos sectoriales para esta campaña para las elecciones autonómicas, municipales y europeas, que culmina el 26 de mayo. En el calendario confeccionado para la primera semana en la que se pide el voto de manera oficial, Rivera tiene programados 6 actos, cuatro de ellos en Madrid, uno en Manresa (Barcelona) y otro en Ávila, además del acto de cierre, que también se celebrará en la capital.

En el mismo periodo, la exlíder de la oposición en el Parlament visita 11 ciudades distintas, doblando las previsiones de Rivera: Manresa, Hospitalet de Llobregat  -un mitin al que acudió con Manuel Valls, el candidato independiente al que apoya la formación 'naranja' para competir por la alcadía de Barcelona, que, por el contrario, no coincide con Rivera-, Jerez (Cádiz), Zaragoza, Logroño, Pamplona, Santander, Oviedo, Barcelona, Tarragona y Sevilla.

Fuentes de la dirección del partido explican a Público que este desigual reparto responde a una estrategia electoral: situar a Rivera en Madrid para que éste adquiera más visibilidad en la capital y pueda autoproclamarse como líder de la oposición -un cargo que reinvindica desde el 28 de abril- disputándole el liderazgo del espacio de centro derecha a Pablo Casado, con un PP débil, y en unas elecciones en las que los 'populares' se juegan plazas clave, entre ellas, la Comunidad de Madrid, gobernada durante 23 años por el PP. 

Este mismo lunes Rivera ha convocado a los 57 diputados que conformarán el grupo parlamentario de Ciudadanos en el Congreso -antes, si quiera, de conformarse la mesa del Congreso, prevista para el 21 de mayo- para presidir su primera reunión de la legislatura. Allí, Rivera se ha comprometido a "liderar la oposición" de la Cámara y ha subrayado que "liderar no es titulitis, no es un cargo, es una forma de comportarse, de entender distinta la política como hasta ahora ha hecho el bipartidismo", una puntualización que ya hizo después de la reunión mantenida con Pedro Sánchez en La Moncloa la pasada semana.

Por su parte, Casado defiende que, tras las elecciones generales de 2016, no se cuestionó que el PSOE fuera el partido de la oposición a pesar de que solo sacaba 300.000 votos y 14 escaños a la formación de Pablo Iglesias, y que entrar en si Ciudadanos lidera la oposición es "un debate absurdo", "estéril y algo pueril" porque "las cifras y el reglamento son los que son". El presidente del PP está confrontando mucho más con Rivera durante esta campaña porque, a su juicio, uno de los errores que han llevado a su partido a la debacle electoral ha sido no atacar más a Santiago Abascal, el candidato de Vox, y al de Ciudadanos.

¿Qué dice el Congreso sobre el papel del líder de la oposición?

No hay ninguna norma como tal en la Cámara Baja que regule esta figura, sin embargo, es un "cargo honorífico" -más mediático que político-reflejado oficialmente en 1982 por medio de una resolución de la Mesa del Congreso durante la presidencia del socialista Felipe González. El Parlamento consideró a Manuel Fraga, presidente de Alianza Popular, "Jefe de la Oposición".

 Manuel Fraga en una imagen de 2004. EFE

Acorde a la resolución de la Mesa -recogida en un artículo de el diario El País en 1986- el jefe de la oposición no debe tener un nombramiento de carácter formal, tiene que atender a criterios de preeminencia numérica, que no debe plantear cuestiones de compatibilidad y que no tendrá una retribución económica propiamente dicha. Como avanzaba Maldita.es sólo el Parlament de Catalunya tiene regulado el cargo de Jefe de la Oposición en su reglamento (página 53).

Según el Decreto 2099/1983 -al que el PP se acoge- que regula el orden de precedencia de las diferentes autoridades del Estado, el número 18 del mismo incluye la figura del "jefe de la oposición" justo por delante del alcalde de Madrid. La finalidad de este decreto es protocolaria, pero es fruto del consenso político de los primeros años de la transición, al que tanto apela Rivera en sus discursos y que, sin embargo, ahora desafía.

Más noticias en Política y Sociedad