Público
Público

Elecciones 26M Cuatro alcaldes franquistas se eternizan con once reelecciones

Los ediles de Beade (Ourense), Almudaina (Alicante), Matillas y Valdarachas (Guadalajara) obtienen el respaldo mayoritario de sus vecinos para superar el medio siglo en el cargo si terminan la legislatura.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ricardo Díez dejará de ser el alcalde más veterano de España el próximo 15 de junio.

Ricardo Díez dejará de ser el 15 de junio, con la constitución de los nuevos ayuntamientos, el decano de los alcaldes españoles: lleva al frente del consistorio de Castillejo de Mesleón, cargo que había ido renovando con diez mayorías consecutivas, desde que en 1964 el gobernador Civil de Segovia lo nombró para ese puesto.

Sin embargo, el pasado domingo su lista, la del PP, pasó de gobernar a no obtener ni uno solo de los cinco concejales del pueblo, que se repartirán entre el PSOE, que sacó cuatro, y Ciudadanos, que se llevó el restante.

Díez, que se presentó a la reelección con noventa años cumplidos, es uno de los cinco alcaldes nombrados por el franquismo que devolverán la vara dentro de tres semanas y después de haber sido elegidos por sus vecinos en diez ocasiones consecutivas a partir de 1979, cuando se celebraron las primeras elecciones municipales de la democracia.

Otros tres son Ángel Gracia, de Banastás (Huesca), Manuel Gallego, de Taboadela (Ourense), y Esmeraldo Marzo, de Mainar (Zaragoza), los dos primeros del PP y el segundo del Par, que ya no optaban a la reelección tras haber llegado al cargo hace 47 años, en 1972.

Reelegidos por undécima vez

Ese mismo año fue nombrado el quinto alcalde designado por la dictadura que dejará de serlo en apenas tres semanas. Se trata de Paulino Collada, candidato también de los conservadores en la localidad segoviana de El Recuenco, un municipio de sesenta vecinos que en lo que va de siglo ha perdido casi otros tantos (54) y donde el PSOE se llevó este domingo dos de los tres concejales para enviarlo a la oposición.

Mientras tanto, otros cuatro alcaldes que se mantienen en el cargo desde la primera mitad de los años 70 consiguieron el domingo la reelección por undécima vez consecutiva. En todos los casos, en las listas del PP.

El más conocido de ellos es el último que llegó a una alcaldía. Se trata de Senén Pousa, de Beade (Ourense), famoso por utilizar Cara a sol, el himno de Falange, como tono de llamada de su teléfono móvil, y por su oposición a cumplir la Ley de Memoria Histórica y a rebautizar la calle Caudillo de su pueblo, una localidad de 404 habitantes en la que el domingo obtuvo una mayoría absoluta de cuatro concejales frente al PSdeG, que se llevó tres mientras el BNG quedaba fuera del ayuntamiento. Se declara admirador del general Franco.

Menos de 700 vecinos los eligen

La lista de Ignacio Gordón se llevó este domingo los tres concejales de Matillas, una localidad alcarreña de 106 habitantes y que ha perdido a la mitad del vecindario en dos décadas, y de la que es alcalde desde 1973.

Un año antes había llegado a la alcaldía de Valdarachas (35 habitantes), también en Guadalajara, Mauricio Martínez, que en las municipales del domingo volvió a conseguir el respaldo de sus escasos vecinos para, si termina la legislatura, ser otro de los cuatro ediles que supera el medio siglo en el cargo.

El listado lo cierra José Luis Seguí, del municipio alicantio de Almudaina (104 vecinos), que el 26 de mayo recibió el apoyo de 38 de esos vecinos para sacar cuatro de los cinco concejales mientras el PSOE se hacía con el restante y Compromís quedaba fuera del consistorio.

Los ayuntamientos que dirigen los cuatro últimos alcaldes del franquismo que continúan en el cargo después de once convocatorias electorales en democracia desde 1979 suman una población de 649 habitantes, dos tercios de ella en Beade.

Más noticias en Política y Sociedad