Público
Público

Elecciones 2D Adelante Andalucía llega a la recta final jugándose el segundo puesto con la derecha

El acto de cierre de campaña se ha celebrado entre banderas verdiblancas y puños en alto en la provincia de Málaga. Rodríguez y Maillo han estado arropados por Iglesias y Garzón que han vuelto a pedir el último empujón a sus simpatizantes: en el voto indeciso todavía hay mucho margen para determinar las posiciones de cada partido. 

Publicidad
Media: 4.26
Votos: 19

Teresa Rodríguez, Antonio Maillo, Alberto Garzón y Pablo Iglesias en el acto de cierre de campaña de Adelante Andalucía en Torremolinos / EFE

Adelante Andalucía no se ha rendido ante las hojas de ruta del resto de partidos. No ha entrado en el juego de la derecha de llevar el debate de la campaña electoral al terreno estatal. Ni en el de meter en su discurso a VOX, que Teresa Rodríguez no ha querido mencionar hasta que se le ha preguntado y ha asegurado que es "un grupo extraparlamentario que lo va a seguir siendo”. Su principal apuesta durante estos quince días ha sido competir por el andalucismo con el PSOE-A y Susana Díaz. 

El tándem Rodríguez y Maillo desborda ilusión y ganas. Han hecho 14 actos desde el pasado viernes 16 que comenzó la campaña. Más de 3.200 kilómetros recorridos. Cada uno de ellos se ha llenado de banderas verdiblancas, puños en alto y cánticos de "sí se puede" y "el pueblo unido jamás será vencido". Este viernes han celebrado su último acto de campaña en Torremolinos junto con los líderes estatales de Podemos e Izquierda Unida; Pablo Iglesias y Alberto Garzón.

Los candidatos andaluces celebran esta campaña que les ha llegado a sorprender en algunos momentos. Este viernes han llenado el Auditorio de Torremolinos con más de dos mil personas que ya coreaban antes de que entraran los dirigentes y que han terminado cantando el himno andaluz. Desde la coalición celebran el ímpetu de cada ciudad que han visitado y creen que han conseguido transmitir el mensaje de que la derecha ha dado más importancia a Catalunya que a los problemas de los andaluces. No renuncian al primer puesto, pero son consciente de que disputan por el segundo. Sobre todo, con el PP. Según sus tanteos, varios escaños van a depender de un puñado de votos y no paran de pedir a su militancia el último empujón para conseguir la "sorpresa" del 2D.

Desde que el CIS les situó en una buena posición al darles el segunda puesto, han reforzado su discurso para presentarse como alternativa a la presidenta de la Junta. Una prueba que no se resolverá hasta el 2 de diciembre, aunque ya pongan todo el énfasis en ello. "Por el socialismo hay que vivir, no vivir de él", ha sido una de las muchas recriminaciones de Rodríguez a Díaz durante el último acto. 

"El motivo por el que podemos ganar es que Díaz quiere a la derecha, pero Andalucía no. Y nosotros somos la única barrera de contención de la derecha", ha reclamado Rodríguez, contando que hay quienes le han criticado que en el debate electoral fuera muy blanda con Díaz comparándolo con su papel desde la oposición en el Parlamento. Ante esto ha contestado: "Ya no soy opositora de Susana Diaz. Soy alternativa y le voy a dar un relevo". Esta ha sido la primera vez que Rodríguez ha levantado al público, repitiéndose esto minutos después al grito del "no pasarán".

"Andalucía no se gana hablando mal de otros pueblos, Andalucía
se gana hablando
bien de ella"

El candidato a la vicepresidencia a la Junta tampoco ha dejado de criticar los discursos que han mantenido durante la campaña. "Unos venian aqui a hablar de Catalunya. La otra a decir que hay que parar a la derecha. ¿Ahora? No cuela. No puede parar a la derecha quien permitió la entrada de Rajoy en la Moncloa y Ciudadanos en Andalucía". Así ha insistido en desmarcar a la coalición del resto de formaciones: "Ha habido una campaña de ocho provincias en la que hemos visto la ilusión creciente de gente. A Andalucía no se le gana hablando mal de otros pueblos, a Andalucía se le gana hablando bien de Andalucía". 

Mientras que el secretario general de Podemos no ha dudado en recordar parte de la actuación de Ciudadanos y el PP. "Rivera y Casado se empeñan en lo mismo: hablar de Catalunya. Es una falta de respeto. Andalucía se merece que vengamos aquí a hablar de Andalucía. Mientras que Susana Díaz ha demostrado que Andalucía para ella era un trampolín pero perdió en las primarias. Sospecho que muchos andaluces ya saben quien tiene Andalucía como una prioridad y quien no".  

Garzón ha insistido en esta idea, insistiendo en el último "empuje" a su militancia: "Gentes de izquierda, de valores progresistas que dudan legítimamente. El socialismo está en esta candidatura. Votar a Susana Díaz es abrir la puerta a la derecha en Andalucía".

"Si os organizáis y votáis a Adelante Andalucía, ganamos", ha gritado Maillo para despedirse del acto. Llegan las últimas horas en las que hay mucho en juego y la coalición las enfrentan con esperanza de ser alternativa en el sur.

Más noticias en Política y Sociedad