Público
Público
Únete a nosotros

Elecciones Andalucía Ciudadanos ve improbable un acuerdo de gobierno en Andalucía antes del día 27

Las negociaciones siguen avanzando y PP y Cs están ultimando un acuerdo programático, si bien están chocando en algunos "escollos" importantes que tienen que ver con la regeneración democrática.

Publicidad
Media: 4
Votos: 1

Juan Marín, presidente de Ciudadanos en Andalucía, retratado por Laura León

Ciudadanos ve improbable poder llegar a un acuerdo de gobierno en Andalucía con el PP para relevar a Susana Díaz antes del 27 de diciembre, que es cuando se constituye la Mesa del Parlamento andaluz, y por eso están ahora dando prioridad a pactar la composición de este órgano. Las negociaciones, según han asegurado fuentes de la negociación de Cs, siguen avanzando y están ultimando un acuerdo programático si bien están chocando en algunos "escollos" importantes que tienen que ver con la regeneración democrática.

Especialmente en la situación de los cargos públicos imputados, que Cs exige su cese inmediato, y en la supresión de los aforamientos políticos que también exige el partido naranja.

Cs se quejó al PP de que su candidato, Juan Manuel Moreno, se reuniera con el líder de Vox en Andalucía, Francisco Serrano, ya que consideran que las negociaciones para pactar un Gobierno alternativo que pueda sacar a Díaz del Gobierno deben ser entre Ciudadanos y los populares. Sin embargo, desde la formación de Casado alegaron que la reunión Vox-PP fue una formalidad para que los candidatos se conocieran e intercambiasen posturas de cara al futuro.

Por eso en la reunión del pasado lunes, Cs preguntó al PP si seguía defendiendo que "no hay negociaciones paralelas a esta mesa" y éste les aseguró que mantenían vigente este compromiso y que no está negociando con Vox.

Sin embargo, las afirmaciones del presidente de este partido de ultraderecha, Santiago Abascal, echan por tierra este compromiso porque esta semana aseguró que empezaban ya a hablar con los populares andaluces para abordar la composición de la Mesa del Parlamento, donde quieren un puesto, y la investidura.

Porque, aunque los de Vox se han descartado para entrar en la Junta, no tienen ninguna duda en que sus doce escaños tienen un precio, ya que son indispensables para que el PP y Ciudadanos puedan forzar el cambio de gobierno una vez que los socialistas han dejado claro que no facilitará el cambio de Díaz con su abstención y para mantener la estabilidad de la legislatura. Son votos también imprescindibles para que PP y Cs tengan el control del órgano de gobierno del Parlamento y se puedan asegurar su Presidencia.

Las mismas fuentes han subrayado que Cs no ha tenido ningún contacto con la formación de Santiago Abascal y que ni ellos les han llamado ni tampoco lo ha hecho Vox.

Y con quien tampoco está hablando Cs es con el PSOE, aunque son conscientes de que el tiempo apremia para acordar la Mesa y tendrán que abordar el tema con los socialistas estos días.

Lo óptimo, han señalado las mismas fuentes de la negociación, sería que se sentaran los tres (PP, PSOE y Cs) a hacerlo, pero no ven a socialistas y populares muy por la labor, por lo que tienen claro que ellos podrían asumir este papel de puente como han hecho en otras ocasiones.

Con la mira puesta en la composición de la Mesa de la Cámara andaluza, los equipos negociadores tutelados por las direcciones de ambas fuerzas se tomarán un justito respiro navideño para poder llegar con los deberes hechos el 27 y lo que se escenifique ese día dará todas las pistas sobre el reparto del Ejecutivo, que sería el primer gobierno en el que entraría Cs.

El partido naranja insiste en que no han tirado la toalla en cuanto a sus aspiraciones de que sea Juan Marín quien presida el Gobierno andaluz, pero todo apunta a que el acuerdo que alcance con el PP pasará sí o sí por ceder el sillón a Juanma Moreno, que pone sobre el tablero sus 26 escaños frente a los 21 de Cs.

No le vale al Partido Popular el argumentario naranja de que es la única formación de las cuatro principales que ha crecido en las elecciones andaluzas y que además no tiene lastres de corrupción.

Por tanto, la pirueta que Cs quiere hacer emulando a "Borgen", la serie danesa en la que el cargo del primer ministro lo ocupa la tercera fuerza, parece que se quedará en la ficción.

Más noticias en Política y Sociedad