Público
Público

elecciones en Andalucía El PP arrastra la campaña en Andalucía al fango y trata de erigirse en la única alternativa al PSOE

Un buen resultado de Ciudadanos en Andalucía, después de la victoria en las catalanas, dejaría a Rivera en situación de disputarle la hegemonía de la derecha a Casado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El líder del PP-A, Juanma Moreno, junto a varios dirigentes de su partido, muestra frente al Club Don Angelo de Sevilla un atestado de la UCO de la Guardia Civil en el que se recoge un gasto con tres tarjetas de la FAFFE de 31.969 euros en doce "juergas" en cinco puticlubs. (JULIO MUÑOZ | EFE)

Los partidos comenzaron ayer a desvelar sus cartas en la precampaña electoral que acaba de arrancar en Andalucía, tras la disolución del Parlamento. El PP, además de arrearle fuerte con la corrupción del pasado a la presidenta, Susana Díaz (PSOE), que busca revalidar una mayoría que le permita seguir gobernando, persigue la cuadratura del círculo: sumar con Ciudadanos la mayoría suficiente para derrocar a Díaz, mientras al mismo tiempo trata de arrebatarle los votos a ese mismo partido. Parte del juego de estos comicios autonómicos, está en ver si el PP mantiene la hegemonía en la derecha o se la disputa Ciudadanos.

El partido de Albert Rivera viene de ganar las elecciones catalanas y busca en las andaluzas, o bien el sorpasso al PP en Andalucía, o bien quedarse lo suficientemente cerca como para que Pablo Casado le vea las orejas al lobo. Andalucía y Catalunya son los dos territorios más poblados del país y, por tanto, decisivos. Un buen resultado de Ciudadanos en Andalucía, además de complicarle el escenario postelectoral al PSOE andaluz, le permitiría a Rivera venderse como alternativa real en el ámbito de la derecha en el resto del país.

Un buen resultado de Ciudadanos en Andalucía permitiría a Rivera venderse como alternativa real al PP en todo el país

Así, el presidente del PP, Juanma Moreno, se aplicó en la estrategia. La única posibilidad de cambio pasa por el voto al PP-A, dijo, ya que "hay una duda más que razonable de que el voto a Ciudadanos servirá para sostener al PSOE, como ha ocurrido en esta legislatura, y de que el voto a Podemos será también para mantener al PSOE”. Moreno agregó que "el voto al PP-A no va servir para pactar con un socialismo de 40 años” y que los comicios son un "referéndum" para los andaluces, quienes deben preguntarse "si quieren que el gobierno socialista se mantenga durante 44 años o si quieren un cambio a mejor”. Ciudadanos está "oxidado" porque ha "fallado" a los andaluces, convirtiéndose en el "guardaespaldas" del PSOE andaluz, dijo Moreno, según recoge Europa Press.

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, también exigió este lunes "transparencia" a Ciudadanos (Cs) y le emplazó a aclarar si "apoyará a Susana Díaz en caso de que exista alternativa en Andalucía”. "La gran pregunta que debe responder Ciudadanos hoy en Andalucía es si van a apoyar o no a Susana Díaz. Lo mismo ocurrió en las anteriores elecciones y, al final, Ciudadanos ha sido el cómplice que ha evitado la transición en Andalucía", dijo García Egea en una rueda de prensa al término de la reunión del comité de dirección que ha presidido el líder de la formación, Pablo Casado, según recoge Europa Press. El problema de estas preguntas es que son, en efecto, retóricas. Ciudadanos ya ha manifestado que optará por el PP y acabará con la infalibilidad del PSOE en Andalucía, si se presenta la ocasión.

El PP nacional, con Casado a la cabeza, se va a volcar en Andalucía. Son los primeros comicios de su nuevo líder

Juan Marín, el presidente de Ciudadanos en Andalucía, que viene de aprobar tres presupuestos al PSOE, aseguró que el escenario político en Andalucía desde hace 40 años se caracteriza por un PSOE "que no presenta alternativas" y por un PP "que tiene llena la vitrina con premios de consolación" y que "nunca ha creído en Andalucía”. "Con esta convocatoria de elecciones se abre una nueva etapa, en la que hay que elegir entre más de lo mismo, la resignación del PP-A o el nuevo proyecto de Ciudadanos”. "El PP solo piensa en quién va a ser presidente, pero yo pienso en qué va a ser de Andalucía los próximos cuatro años porque los sillones nunca nos han importado", replicó Marín a Moreno.

García Egea señaló que el PP nacional se va volcar en los comicios andaluces y todos sus cargos orgánicos viajarán a las distintas provincias. El propio Pablo Casado tiene previsto desplazarse este domingo a Málaga. "La dirección nacional del PP se vuelca con Andalucía. Casado va a estar volcado con Andalucía y todos nuestros cargos públicos y orgánicos vamos a modificar nuestras agendas para orientarlas totalmente con Andalucía, recorriendo pueblos pequeños y medianos”, dijo.

La estrategia del PP revela que no solo Moreno, en sus segundos comicios, se la juega. También Casado, que se estrena en unos comicios como líder de los conservadores. Estas son sus primeras elecciones y también las primeras del ciclo que arranca el próximo año (habrá municipales, autonómicas en una decena de Comunidades, europeas, y está por ver que no haya además, generales y catalanas). El PP, a quien le ha salido un grano por la derecha con Vox, no quiere bromas con su electorado tradicional. Andalucía, en este contexto, es por tanto, clave para Casado y su futuro. Los resultados en la Comunidad tendrán sin duda también una lectura nacional.

Arrastrar la campaña al fango

Está por ver si Moreno y el PP persisten además en el otro pilar de su estrategia: arrastrar la campaña en Andalucía al fango. La pinta que tiene es que el PP no va a dejar de apretar con la corrupción y que va a jugar muy duro en los casi dos meses que quedan hasta el próximo 2 de diciembre. Horas antes de que la presidenta convocase las elecciones, Moreno se plantó, en un gesto teatral, en la puerta de un burdel sevillano para denunciar públicamente -con razón- el gasto de casi 32.000 euros de dinero público en prostitutas por parte de exaltos cargos de una Fundación pública de la Junta de Andalucía, hoy extinta. Un escándalo ciertamente de primera categoría, que está investigado por los tribunales y que obligó a la propia presidenta y a su lugarteniente, Juan Cornejo a ser muy contundentes.

Díaz: "Me parece repugnante la prostitución siempre. Si es con dinero público, más"

"No es digno -dijo Cornejo- que el PP trate de responsabilizar o relacionar al Gobierno de Susana Díaz” con este asunto. El caso es de hace una década, agregó el secretario de Organización del PSOE de Andalucía, y a los socialistas les produce "repugnancia, rechazo e indignación”. "¿Qué más podemos hacer, de verdad puede haber alguien que piense que se le da respaldo a estos hechos?", se preguntó Cornejo. Luego, señaló que la Junta había denunciado lo sucedido en los tribunales, añadió que quiere se esclarezca todo lo ocurrido y que los responsables lo paguen, con la condena que corresponda. "Nadie nos va a dar lecciones sobre sentimientos ante esta situación”, apostilló.

Luego Cornejo lamentó la actitud del PP con este tema, que, para él, solo demuestra que Moreno está "desesperado porque sabe que no va a obtener un respaldo mayoritario" de los ciudadanos en las elecciones autonómicas del 2 de diciembre.

Díaz abundó en estos argumentos en varias entrevistas. La presidenta quiso dejar claro que fue su Gobierno el que puso en conocimiento de la justicia este caso y que se remonta a hace diez años y remachó: ”Me parece repugnante la prostitución siempre, con dinero privado y mucho más cuando es con dinero público. Yo soy una firme defensora de la abolición de la prostitución porque es claramente una forma de explotar a las mujeres, que en su inmensa mayoría han sido objeto de trata y se ha traficado con ellas".