Público
Público

Elecciones Andalucía La primera prueba electoral de un Casado que tratará de evitar una fuga de votos a Ciudadanos y Vox

El Presidente del PP se somete a sus primeras elecciones desde que accedió al cargo y lo hace de la mano de un candidato 'sorayista', Juanma Moreno Bonilla. 

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

El presidente del PP, Pablo Casado, y el presidente del PP-A, Juanma Moreno, clausuran un acto con motivo del Día de la Hispanidad en Málaga. EFE

Andalucía, la histórica comunidad socialista, será la primera cita electoral de Pablo Casado desde que fue elegido presidente del PP en el Comité Extraordinario de junio. El candidato con el que cuenta para presidir la Junta de Andalucía es Juan Manuel Moreno Bonilla, quien, a su vez, apoyó a Soraya Saénz de Santamaría en las primarias del Partido Popular. Ambos se juegan mucho en estas elecciones, Moreno incluso su continuidad.

Casado visitará cada provincia de la comunidad andaluza las próximas dos semanas y asistirá a más de 45 actos electorales, según fuentes del partido. En total recorrerá 9.363 kilómetros, siendo el líder más presente durante la campaña; únicamente irá a Madrid cuando se celebre pleno en el Congreso.

Los conservadores pretenden multiplicar por cuatro su presencia en Andalucía y jugar en clave nacional, por lo que dispondrán de cuatro caravanas para recorrer el territorio andaluz: la de Moreno Bonilla, la de Casado, la de Teodoro García Egea, secretario general del PP, y una última con vicesecretarios y portavoces.

La precampaña del PP hasta la fecha se ha basado en discursos incendiarios con Catalunya muy presente, y las acusaciones a Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, por ser un "rehén" de "los golpistas y los populistas", reiterativas. Además han intentado sortear el escándalo de las grabaciones de Villarejo con Cospedal, que ha acabado con una forzosa dimisión por parte de la misma, hace una semana, y que puede afectarles electoralmente. 

Aunque si algo pasará factura al PP, a pesar de las rectificaciones y matizaciones posteriores, es que la vicesecretaria de Acción Social del PP, Isabel García Tejerina, afirmara en la televisión pública que en "Andalucía te dicen que lo que sabe un niño de diez años es lo que sabe un niño de ocho en Castilla y León" apenas mes y medio antes de las elecciones, porque si de algo están hartos los andaluces es de los tópicos relacionados con su lugar de procedencia.

Los principales escollos del PP: sus aliados naturales

El posible sorpasso de Ciudadanos y la irrupción de Vox son las principales amenazas de Casado, que, de acuerdo con la reciente estimación del CIS, retrocedería hasta los 26 escaños (perdería siete en comparación a 2015), y que se quedarían en prácticamente la mitad de los que cosechó Javier Arenas en 2012, 50.

Tanto Moreno Bonilla como Casado tratarán de situar al partido como la principal oposición al PSOE apelando a los casos de corrupción que allí se han dado tras casi 40 años de feudo socialista. Pero para ello necesitaría el apoyo de Ciudadanos, con quienes se disputa espacio electoral y que ganarán, más que probablemente, votos a su costa.

Juan Manuel Moreno Bonilla y Juan Marín se saludan en los pasillos del Parlamento andaluz. /EFE

Por lo tanto, una de las principales incógnitas de estas elecciones y que tendrá consecuencias para la gobernabilidad, es quien se va a llevar el segundo puesto, Ciudadanos, PP o, incluso, Adelante Andalucía, la candidatura de Podemos e Izquierda Unida. Prácticamente todos los sondeos auguran un triple empate a tres, por lo que quien consiga la ventaja y pueda sumar será clave.

Casado quiere entrar, literalmente, en las casas andaluzas

Una de las estrategias novedosas del PP para esta campaña electoral es impulsar el 'puerta a puerta', una iniciativa de influencias británicas y americanas, conocida como Knocking the door, y que, como su propio nombre indica, se trata de llamar a las puertas de los vecinos y vecinas de la localidad en cuestión para recoger propuestas y dar a conocer a sus candidatos.

Según fuentes del partido, Casado y García Egea, también participarán, por lo que alguno de los 'afortunados' que reciban la visita en los once municipios en los que se va a poner en marcha, podrá invitarle a un café o cerrarle la puerta. 

Génova dice que se trata de "una acción coordinada con la dirección general", cuya intención es "acercar el mensaje y humanizar". La ruta empezará en Córdoba el viernes, el sábado se desplazarán a Lucena y Montilla y el domingo irán a Lepe y Ayamonte y se hará en localidades de más de 5.000 habitantes.

El PP cuenta con unos 170.000 afiliados en Andalucía y para esta campaña esperan una movilización del 10% de la organización. Este método ya fue puesto en práctica en Antequera (Málaga) y en los municipios madrileños de Colmenar Viejo y Boadilla del Monte.

Aunque las predicciones no son demasiado halagüeñas, en el PP confían en sacar un buen resultado fruto de las renovación política del partido desde que Casado y su nuevo equipo llegaron a la dirección. 

Más noticias en Política y Sociedad