Público
Público

Elecciones andaluzas 2D Podemos buscará influir en Andalucía igual que con el Gobierno, aunque su principal obstáculo sea Susana Díaz

Las encuestas apuntan que Adelante Andalucía será la segunda fuerza más votada y tendrá la llave para facilitar una investidura o negociar acuerdos. Desde Podemos reconocen la diferencias entre Pedro Sánchez y la presidenta andaluza, pero esperan que Díaz "mire hacia la izquierda".

Publicidad
Media: 4.75
Votos: 4

La candidata de Adelante Andalucía a la Presidencia de la Junta, Teresa Rodríguez, junto al secretario general de Podemos, Pablo Iglesias. EFE/Raúl Caro

"El susanismo jamás puede representar el cambio". Desde las filas de Adelante Andalucía lo tienen claro: no formarán parte de un Gobierno con la actual presidenta socialista, Susana Díaz, pero tampoco permitirán que gobierne la derecha. Las últimas encuestas apuntan que pueden ser la segunda fuerza más votada y tendrán la llave para formar un gobierno, dar paso a una investidura o llegar a acuerdos. El panorama andaluz y estatal está marcado de diferencias, pero hay un punto que les une: Podemos tiene la oportunidad de  alzarse como alternativa política, girar al PSOE hacia acuerdos con la izquierda y reforzar una imagen de unidad entre las confluencias que batallarán por ganar las próximas elecciones de 2019.

Este viernes comienza la campaña andaluza. Pablo Iglesias irá a tres actos y Alberto Garzón a cuatro. Son los dirigentes que menos pasarán por Andalucía, aunque sostienen que la implicación de las direcciones estatales de ambas formaciones será muy elevada. No debería ser para menos: con un futuro incierto sobre la legislatura y el Gobierno, esta primera cita con las urnas pueden dibujar un nuevo mapa que condicionará los próximos comicios municipales, autonómicos y europeos. Son, además, las primeras urnas en las que se enfrentan como socios del Gobierno y es la oportunidad de recuperar terreno.

Si se cumplen los pronósticos del partido morado (como está casi asegurado por las encuestas), estas elecciones mostrarán que no habrá más gobiernos en solitario y que la batalla estará entre dos bloques: la derecha, con PP, Ciudadanos y posible entrada de VOX; y la izquierda, con Unidos Podemos y PSOE. La dirección del partido morado apuesta por los gobiernos de coalición en los municipios y comunidades autónomas. Aunque con Andalucía es diferente: "El susanismo no es socialismo" y "con el PSOE ni muerta", ha proclamado a los cuatro vientos Rodríguez. A día de hoy, no ha cambiado de parecer y desde Adelante Andalucía se niegan a cogobernar en posición de subalternidad.

La idea en Andalucía es negociar acuerdos y políticas concretas

La idea de los andaluces va enfocada a negociar acuerdos y políticas concretas. Cierran todas las posibilidades de un pacto que dé estabilidad a ningún gobierno, e insisten en ir tratando las prioridades sociales. Dirigentes andaluces comparan a Público esta situación con las negociaciones para el acuerdo presupuestario con el Gobierno y, aunque la dirección estatal quisiera dar un paso más, reconoce que el 'susanismo' lo complica. Confían, además, en que si son alternativa en estas elecciones, su posición mejorará aún más en los próximos años. 

Pablo Iglesias, Alberto Garzón, Teresa Rodríguez y Antonio Maillo en la entrada del Congreso / Izquierda Unida

El mensaje de Rodríguez ha llegado a la cúspide de Podemos. En las últimas semanas, Iglesias ha asegurado que Díaz es "muy diferente" a Pedro Sánchez. Sobre todo, porque "ha preferido históricamente a socios de la derecha". Y, este mismo jueves, señalaba en La Cafetera: "El PSOE en Andalucía o el susanismo es muy diferente a lo que representa Sánchez y el Gobierno español. Es muy distinto".

"Esperamos que Díaz mire a la izquierda", explican desde Podemos

Por ello, buscan conseguir la suficiente fuerza en las urnas para poder cambiar la agenda andaluza, asumiendo que, sea cual sea el puesto, habrá que llegar a acuerdos. “Esperamos que Díaz mire a la izquierda”, explicaba Noelia Vera, la portavoz de Podemos, el pasado lunes. Para el partido la presidenta "se parece a la derecha, y pactar con ella es complicado porque sus políticas son derechas. Sus preferencias están claras: ella quiere el poder en Madrid y Andalucía es el segundo plato”.

La formación morada considera que la situación actual entre el Gobierno y Unidos Podemos les beneficia. Los andaluces lo comparten e intentarán sacar rédito del  pacto presupuestario. Un proyecto que es tanto del Gobierno como de Unidos Podemos, pero no tanto del PSOE como relató el periodista Pedro Vallín en La Vanguardia. De hecho, Susana Díaz no ha "sacado pecho" de los Presupuestos mientras que Iglesias fue el pasado 8 de noviembre a Sevilla con Rodríguez para reforzar este discurso y dar visibilidad a acuerdos que enarbolarán la campaña de Adelante Andalucía: la subida del salario mínimo a 900 euros, el bono eléctrico para las familias, la recuperación del subsidio por desempleo para mayores de 52 años o la subida de pensiones.

El pulso interno entre Iglesias y Rodríguez

La dirección estatal de Podemos y la líder de Andalucía aseguran que han dejado atrás los enfrentamientos a cuenta de las diferencias en torno a la marca electoral, la configuración de las listas y la autonomía de la dirección regional. Rodríguez ganó el pulso: salió adelante la marca Adelante Andalucía, triunfó en las primarias del partido y está demostrando un proceso de unidad con IU que supera las expectativas puestas sobre el resto de territorios. Ahora, las dos partes dan por zanjadas las diferencias y la dirección estatal asegura que apoyará a Rodriguez. De hecho, Iglesias ha dado vía libre a la andaluza para tomar las decisiones posteriores al 2D. Más autonomía y más 'andaluzismo', que han sido las reivindicaciones constantes de Rodríguez.

Rodríguez espera que la autonomía que está teniendo en las elecciones andaluzas se repita en las generales

Un buen resultado en estas elecciones, allana el camino para que marque agenda con sus reclamaciones. Tanto es así, que en una entrevista en Vozpópuli aseguró que le gustaría que esta autonomía se repitiera en las elecciones generales. “Que los territorios tuviéramos las riendas del proceso de elección, de nuestros representantes en el Congreso y que tuviéramos un protagonismo especial en el nuevo grupo confederal”, explicó. Una forma de darle más voz a Andalucía y a Anticapitalistas. 

Por otra parte, también se comprobará el 2D si es el camino que ha tomado el tándem Maíllo-Rodríguez el que deberían seguir el resto de confluencias. Ambos líderes sostienen que llevan dos años trabajando en este proceso y que la confluencia ha sido el resultado. Una experiencia que queda lejos del resto de territorios, donde no hay ningún tándem entre las dos formaciones y las relaciones son más desiguales. 

Más noticias en Política y Sociedad