Público
Público

Elecciones autonómicas Canarias: el pacto de progreso acaricia el Gobierno

Los sondeos sitúan a los partidos de la izquierda en condiciones de desalojar del ejecutivo autonómico a CC, que lleva más de un cuarto de siglo en el poder. Mañana te ofrecemos el balance de la última legislatura y las perspectivas para las elecciones en Asturias y La Rioja.

Publicidad
Media: 2
Votos: 1

GRÁFICO CANARIAS 26M

Los ciudadanos de Canarias estrenan sistema electoral el próximo 26 de mayo, una circunstancia que convierte en más inciertos, si cabe, los pronósticos en una comunidad con un sistema propio de circunscripciones insulares (al que ahora se suma otra autonómica) en la que Coalición Canaria lleva un cuarto de siglo gobernando pese a ser hoy el tercer partido en votos, por detrás de PSOE y PP, con los que se ha coaligado y roto en varias ocasiones a lo largo de ese periodo. Es uno de los únicos cuatro territorios, con Aragón, Euskadi y Navarra, en los que nunca nadie ha alcanzado la mayoría.

El sondeo preelectoral del CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas) pronostica un avance del centro izquierda con una amplia mejora del PSOE, que pasaría de 15 diputados a entre 20 y 23; adjudica a Podemos-Equo, que comparece coaligado con los ecosocialistas de Sí Se Puede Canarias pero sin IU, un horizonte incierto en el que podría tanto ganar como perder uno de sus siete escaños, y prevé el mantenimiento de la Agrupación Socialista Gomera de Casimiro Curbelo, que repetiría los tres escaños de su primera comparecencia con los que han ocupado el Grupo Mixto.

En el mejor de los escenarios, y sumando a Nueva Canarias, podrían alcanzar la mayoría absoluta que las nuevas normas, al añadir un escaño en Fuerteventura más los nueve de la nueva circunscripción, sitúan en 36.

En el flanco nacionalista, ese mismo sondeo anticipa una caída de Coalición Canaria, que perdería entre tres y seis de sus actuales 18 escaños tras una agitada legislatura que comenzó aliado con el PSOE para echarlo del Gobierno a mediados de 2017 y seguir en solitario con apenas la cuarta parte de los diputados de la cámara. Nueva Canarias podría pasar de cinco a siete en el mejor de los casos pero también de cinco a cuatro en el peor.

El PSOE, que ya ha anunciado su rechazo a repetir alianza con Coalición Canaria , se deja querer ante la propuesta de un pacto de progreso que le plantean Podemos y Nueva Canarias.

Sería un ejecutivo débil a primera vista, pero menos que el actual y con la garantía de permanencia que ofrece una cámara en la que, tormentas puntuales al margen y según anticipan las encuestas, sacar adelante una moción de censura se antoja mucho más complicado, si cabe, que armar una mayoría de Gobierno.

El declive del PP

Por el centro-derecha, el CIS dibuja un PPque en plenas turbulencias internas, y pese a la ampliación de la cámara, se enfrenta a perder entre uno y tres de los doce escaños que alcanzó hace cuatro años.

Ya perdió uno hace unos meses, cuando la diputada majorera Águeda Montelongo dejó su grupo en medio de una fuerte bronca política con apelaciones a la necesidad de una refundación. Tanto ella como un grupo de concejales de esa isla se presentan a las locales y al cabildo insular con Ganar Fuerteventura.

De confirmarse esos pronósticos, la representación de los populares habrá quedado reducida a la mitad en dos legislaturas, las dos que lleva fuera del Gobierno, para caer a registros cercanos a los de la Alianza Popular de Fraga, mientras Ciudadanos entraría en la cámara con una horquilla de seis a ocho, copando la ampliación del parlamento por el lado conservador, y Vox no tiene asegurado el debut.

La web Electomanía pronostica un empate técnico del eventual pacto de progreso de PSOE, Podemos, NC y ASG, 35 a 35, con CC, PP y C’s, lo que abriría la puerta al juego de las abstenciones para a la investidura del socialista Ángel Víctor Torres en segunda vuelta para encabezar un Gobierno en minoría.

Parlamento de Canarias.

La quinta urna

El sondeo del CIS atribuye una intención de voto (descontados los blancos) del 50,4% al bloque progresista por un 21,9% del centro-derecha y un 16,7% para la Coalición Canaria de Fernando Clavijo, a la que el viraje que supone tomar decisiones como nombrar consejero de Sanidad al presidente de la patronal del ramo, Fernando Baltar, o el cariz político del reparto del Fondo de Desarrollo de Canarias parecen posarle factura.

Parece el inicio del declive del amalgamado partido de insularistas, centristas de Adolfo Suárez, comunistas y nacionalistas de izquierda que nació tras la moción de censura que desalojó del Gobierno canario al socialista Jerónimo Saavedra en 1993 y que, pese a que solo logró ser el más votado en las autonómicas de 2003, lleva más de dos décadas en el poder.

Sin embargo, la distribución de escaños por islas, que da 15 a Gran Canaria y Tenerife, 8 a Fuerteventura, Lanzarote y La Palma, 4 a La Gomera y 3 a El Hierro, relativiza tanto la importancia de ese peso, en el que puede resultar más decisiva la distribución local de los votos que la mera cantidad, como la fiabilidad de los sondeos por la dificultad de basarlos en una muestra representativa.

Tampoco tienen claros los partidos qué resultados van a obtener en la nueva circunscripción insular, a la que CC se refiere como “la lista presidencialista”. Varios de ellos han eludido colocar en ella a sus candidatos a la presidencia ante el riesgo de que no salgan elegidos.

Por otro lado, en estas elecciones, en las que los canarios deberán depositar cinco papeletas (locales, autonómicas de isla y de archipiélago, cabildos y europeas), se introduce un nuevo factor de representatividad que puede afectar a los resultados: el mínimo para obtener un escaño baja del 30% al 15% en cada isla y del 6% al 4% en el conjunto de la comunidad.

Más noticias en Política y Sociedad