Público
Público

Elecciones autonómicas La izquierda se fragmenta en Madrid y se ampara en diferencias sobre programas electorales que aún no existen

Los partidos contemplaban en febrero un “pacto de no agresión” para un escenario con varias candidaturas a la izquierda del PSOE. En IU Madrid insisten en que hay diferencias programáticas que no son matices.

Publicidad
Media: 2.50
Votos: 4

Imagen de archivo de una reunión entre Izquierda Unida y Podemos en la Comunidad de Madrid / PODEMOS

El escenario de las tres candidaturas a la izquierda del PSOE en la Comunidad de Madrid no ha pillado a todo el mundo por sorpresa. En febrero, cuando todavía se apostaba por una candidatura única tras la incorporación de Íñigo Errejón a Más Madrid, los partidos ya hablaban de un “pacto de no agresión” en un escenario de división para no debilitar el voto de un electorado en disputa.

Algunas formaciones se ponían esta venda antes de la herida porque aseguraban, ya entonces, que era innegable que existían “diferencias” que complicarían la unidad de los objetivos de todos los partidos en un acuerdo programático. En febrero el escenario era el de dos candidaturas (el recién aterrizado Más Madrid de Errejón y de Carmena, y Unidos Podemos) que buscaban ser una.

A menos de dos meses de las elecciones, el nuevo escenario contiene tres candidaturas (Más Madrid, Podemos y Madrid en Pie, un proceso que constituirán IU Madrid y Anticapitalistas en las próximas semanas). Sin embargo, hay una semejanza entre ambos momentos: ni entonces, ni tampoco ahora, las formaciones tenían un programa concreto, a pesar de que ese parece ser uno de los motivos de la división.

Las “cuestiones programáticas” ya fueron el escollo que acabaron de forma acelerada con las negociaciones entre Izquierda Unida y Más Madrid a principios de febrero. En una reunión entre los dos equipos fue donde se planteó por primera vez una “línea roja” que parece haberse extendido a todos los procesos de confluencia de la izquierda: la Operación Chamartín.

Desde IU se le pidió Más Madrid que paralizase el proyecto urbanístico (ahora denominado Madrid Nuevo Norte) y, ante la negativa de los de Errejón y Carmena, concluyeron las negociaciones sin llegar a un acuerdo. Los de Iglesias afrontaban entonces la reestructuración del partido en Madrid tras las salidas de Errejón y del secretario general en la región, Ramón Espinar, y defendían la necesidad de construir su propia candidatura para luego poder negociar la confluencia con el resto de partidos; un proceso que concluyó con la designación de Isabel Serra como la candidata de Podemos a presidir la Comunidad.

Tras sacar de la ecuación a Más Madrid, Podemos e IU se centraron en cerrar una coalición que llegó a estar muy cerca, sobre todo después de la reedición de la confluencia de Unidos Podemos a nivel estatal. Sin embargo, Izquierda Unida Madrid también negociaba con Anticapitalistas para construir el espacio denominado Madrid en Pie, al que invitaban a participar a los de Isabel Serra, pero con una condición: la celebración de primarias abiertas entre los candidatos de todas las formaciones.

Los inscritos de Podemos habían decidido en una consulta que a la hora de concurrir a las elecciones, el partido elegiría a sus candidatos a través de la celebración de sus propias y primarias, y que luego se negociarían las listas con el resto de partidos con los que se alcanzase la confluencia. Esta diferencia en las formas es la que aleja hoy por hoy el acuerdo entre Podemos y el germen de Madrid en Pie (IU y Anticapitalistas), sobre todo después de que las bases de IU Madrid hayan decido apostar por este proyecto y no por la fórmula de Unidos Podemos.

Pero la división en las candidaturas de la izquierda no solo se ampara en una cuestión formal. Las diferencias programáticas son, de nuevo, un escollo que aleja la confluencia, a pesar de que, aunque algunos candidatos han adelantado medidas, ninguno de los partidos ha hecho público su programa electoral definitivo.

El modelo urbanístico y las "políticas conformistas"

“Hay cuestiones que sí tienen que ver con programa, como el humanismo. Hoy se aprobaba en el Ayuntamiento el proyecto Berrocales, que es un pelotazo urbanístico. Nosotras estamos en contra de Operación Chamartín” ha asegurado la candidata de IU Madrid a las autonómicas, Sol Sánchez. Para Sánchez, el hecho de que los de Iglesias no hayan presentado un candidato a las elecciones municipales y hayan anunciado su apoyo a Manuela Carmena, no es un “pequeño matiz” entre su propuesta y la de Isabel Serra, que se ha manifestado en diversas ocasiones en contra de este proyecto urbanístico.

No es normal que se diga que se va a apoyar a la alcaldesa si este es su contenido programático”, insistió la candidata de IU. Serra no ha hecho público todavía su programa político.” Nosotros tenemos una candidatura que se va a presentar al Ayuntamiento de Madrid, y no vamos a estar con un modelo de Urbanismo que no defendemos”, ha reiterado.

Pero más allá de Madrid Nuevo Norte, en IU Madrid también han querido distanciarse de las “políticas conformistas que al final no son de izquierdas y que acaban siendo indistinguibles de la propia derecha. Hacen falta políticas valientes y no conformistas”. Fuentes de IU Madrid aseguran confiar en que Podemos se sume finalmente a Madrid en Pie para “no quedarse solos en un terreno en el que están Equo y Más Madrid por un lado, y Anticapitalistas e IU por otro”, pero en Podemos parecen no pensar del mismo modo.

En una entrevista en el Huffington Post, Isabel Serra aseguró que hay que “asumir que ellos tienen un proceso en el que ya han mostrado una lista pactada con los anticapitalistas. Respeto, pero es su decisión”. Habrá que esperar para ver si todavía queda espacio para alguna confluencia (aunque parece difícil, dado el apretado calendario electoral) y si, se confirman las tres candidaturas a la izquierda del PSOE, se avanza hacia un pacto de no agresión.

Más noticias en Política y Sociedad