Público
Público

Elecciones Barcelona Colau intenta movilizar a los barrios populares para mantener la alcaldía que se juega con Maragall

En un mitín en el barrio del Carmel, la alcaldesa plantea que su continuidad al frente del gobierno de Barcelona es la única garantía de que seguirán las “políticas valientes” que plantan cara a los “los poderes y los lobbies”. Pablo Iglesias elogia a Colau porque “no se ha vendido” a los que “siempre han mandado”.

Publicidad
Media: 5
Votos: 4

Pablo Iglesias y Alberto Garzón acompañan a la alcaldesa Ada Colau en el mitin de Barcelona / EFE Alejandro García

A siete días de pasar por las urnas, las últimas encuestas publicadas pronostican una batalla muy ajustada en Barcelona entre la candidatura que encabeza Ada Colau (Bcomú) y la de Ernest Maragall (ERC), con una ligera ventaja para el segundo. Consciente de ello, la formación de la alcaldesa toca a arrebato e intenta movilizar al máximo a los votantes de los barrios populares, aquellos en los que cimentó su triunfo de 2015. Con la compañía de los líderes de Podemos e Izquierda Unida, Pablo Iglesias y Alberto Garzón, Colau ha pedido el voto este domingo en un acto en el barrio del Carmel porque “lo que está en juega es que sigan las políticas valientes y de cambio”. “Somos la única garantía de un gobierno progresista”, ha proclamado la candidata de Barcelona en Comú.

Como en lo que llevamos de campaña, Colau ha marcado perfil social y de izquierdas en su discurso, para mostrar las diferencias entre su proyecto y los de ERC y PSC -las otras formaciones que, muy probablemente, completarán el podio municipal-. Según ella, sólo cuatro años más de gobierno de Bcomú permitirán continuar con políticas que suponen “enfrentarse” a los “lobbies”, algo que considera que ni Maragall (ERC) ni Collboni (PSC) harán. “Maragall estuvo en el gobierno durante décadas [como concejal del PSC] y nunca se atrevió a enfrentarse a los poderes”, ha subrayado.

La creación de la eléctrica pública -BCN Energia-, la decisión de obligar a los privados a reservar el 30% de cada nueva promoción inmobiliaria a vivienda asequible, las multas a las fondos buitres, la persecución del fraude fiscal de “los que más tienen”, la apuesta por conseguir una gestión pública del agua o la voluntad de crear una funeraria pública son algunos de los ejemplos de las “políticas valientes” que, según el relato de Bcomú, están en juego en función de lo que ocurra el domingo. “Con nuestra llegada al poder, las reglas del juego han cambiado y lo han hecho para siempre”, ha afirmado la candidata, que jugaba en casa, en un barrio que el 2015 le dio casi el 35% de los votos -diez puntos por encima de su media en la ciudad-, el doble que la segunda fuerza, que fue el PSC.

Consciente de que la época de las mayorías absolutas es historia, Colau ha interpelado a PSC y a ERC para que aclaren con quien pactarían, ya que hasta ahora “somos los únicos que hemos dicho que queremos gobernar sólo con fuerzas de izquierdas”. “Esto puede ir de muy pocos votos y depende de quién gane, Barcelona seguirá teniendo a una alcaldesa o volverá a tener a un alcalde, esto va entre yo y Maragall y por eso es fundamental que los barrios se movilicen”, ha insistido. “El 26 de mayo está en juego volver a la vieja política y continuar con cuatro años más de una política valiente que ha demostrado que efectivamente sí se puede gobernar con la gente y para la gente”, ha cerrado Colau.

Iglesias: “Colau demuestra que la política sirve para cambiar las cosas”
Tanto Pablo Iglesias como Alberto Garzón han puesto el acento en que el gobierno de Bcomú supone, justamente, no ceder a los intereses de los más poderosos. El secretario general de Podemos ha empezado su intervención comentando el artículo que publicó ayer Jordi Évole en La Vanguardia -Colau y los príncipes destronados- para proclamar que la alcaldesa “despierta odio en los que han mandado siempre en Barcelona porque no se ha vendido”. “Y creerme, no venderse tiene muchísimo mérito, porque toda la estructura de poder está hecha para que te vendas. (…) No soportan de Ada Colau que no se ha olvidado nunca de a quien representa ni donde viene”, ha insistido Iglesias, que ha asegurado a los asistentes que “tenéis un tesoro precioso que tenéis que conservar”.

Iglesias ha añadido que el ejemplo del gobierno de Colau “nos llena de energía para negociar un Gobierno [en el Estado] y demuestra que algunas cosas sí que se pueden cambiar y que se puede trabajar para la gente humilde de este país”. “Si la política no sirviera para cambiar las cosas, las grandes empresas no se comprarían a políticos para sus consejos de administración para que representen sus intereses”, ha remachado.

Garzón, por su parte, ha pedido un empujón para “conseguir todos los votos posibles para revalidar la alcaldía, los necesitamos”. El coordinador federal de IU considera que Colau “representa un proyecto político puramente democrático, que se expresa en su rendición de cuentas, en su bajada a los barrios” y en poner en el centro cuestiones como “tener acceso a una vivienda, a un trabajo y a los servicios públicos”. En su opinión, la alcaldesa simboliza la lucha para “revertir” las “reformas laborales, las privatizaciones y los recortes acumulados durante la última década”.

Más noticias en Política y Sociedad