Público
Público

Elecciones catalanas Intrascendente y pobre subida del PSC

El único consuelo de los socialistas catalanes es que es su primer avance electoral en dieciocho años

El líder del PSC Miquel Iceta, en el momento de votar en su colegio electoral de Barcelona, más de cinco millones y medio de catalanes están llamados a las urnas en esta jornada de elecciones autonómicas. EFE/Javier Etxezarreta

MANUEL SÁNCHEZ

Se rompió el maleficio de Pedro Sánchez y, por primera vez desde que está al frente del PSOE, mejora en una contienda electoral en votos, escaños y porcentaje. También paró su caída el PSC que, desde 1999, en cada cita con las urnas perdía apoyo ciudadano.

Sin embargo, nada ocultó la sensación de decepción que reinaba la noche de jueves en las sedes socialistas de Madrid y Barcelona, por un resultado que es intrascendente desde el punto de vista político y, además, muy escaso y pobre frente a las expectativas que se manejaban durante la campaña electoral.

El mensaje de reconciliación de Iceta apenas le ha servido para subir uno o dos diputados en el Parlament (un escaño todavía no estaba del todo consolidado), llegar al 14% de los sufragios (había conseguido el 12%) y superar ampliamente el medio millón de votos.

En Ferraz, el consuelo sólo llega más por el catastrófico resultado del Partido Popular en Catalunya e, incluso, se destaca que se ha ampliado la diferencia electoral con respecto a En Comú. Sin embargo, se es consciente en la sede federal que no eran los resultados que esperaban y que Sánchez apuntó el Día de la Constitución.

La lectura política que se hace es que ha primado el voto útil a Ciudadanos y, aunque el PSC ha sufrido menor desgaste que el Partido Popular, se considera que mucho votante socialista ha buscado el refugio en el partido de Inés Arrimada para frenar al independentismo.

No obstante, Sánchez tiene ahora el desafío de cómo afrontar las decisiones que pueda tomar un Gobierno independentista, si seguirá apoyando la aplicación del artículo 155 -que, en teoría, deja de aplicarse en cuanto se forme un Ejecutivo en Catalunya-, y si continuará manteniendo una acción conjunta con el Gobierno de Mariano Rajoy.

De momento, Sánchez, junto con Adriana Lastra y José Luis Ábalos, se desplazarán este mismo viernes a Barcelona para asistir a la Comisión Ejecutiva del PSC donde se empezarán a tomar las primeras decisiones.

En cuanto al PSC, es más que probable que se plantee una renovación a medio plazo y que Iceta vaya dando paso a otra cabeza visible en el partido, aunque mantenga la Portavocía en el Grupo Parlamentario.