Público
Público

Elecciones en Cataluña ERC logra el liderazgo independentista y quiere la presidencia tras su dura pugna con JxCat 

La formación de Pere Aragonès suma 33 diputados, los mismos que un PSC al que iguala en escaños. A diferencia de 2017, los republicanos rebasan por los pelos a JxCat y Aragonès deja claro que quiere estar al frente de la Generalitat con un acuerdo "amplio" que incluya a JxCat, CUP y En Comú Podem.

El candidato de ERC a la presidencia de la Generalitat, Pere Aragonès, interviene durante un mitin de Esquerra Republicana de Catalunya.
El candidato de ERC a la presidencia de la Generalitat, Pere Aragonès, interviene durante un mitin de Esquerra Republicana de Catalunya. Alejandro García / EFE / archivo

"Por primera vez en más de 80 años, ERC volverá a tener la presidencia de la Generalitat". Así de claro y contundente se ha pronunciado el líder de la formación, Oriol Junqueras, en la valoración de los resultados de las elecciones al Parlament de este domingo.

ERC se ha quedado a poco menos de 50.000 votos del PSC -la formación que más apoyo ha logrado- pero gracias a su mejor implantación territorial han empatado a 33 escaños. Y, casi más importante, ha superado por un diputado y casi 35.000 sufragios a JxCat, logrando la hegemonía independentista. Por todo ello, los republicanos quieren volver al frente de la Generalitat, algo que no hacen desde la etapa de Lluís Companys -ejecutado por el franquismo en 1940-.

Y desde entonces ha llovido mucho. El mismo objetivo ha verbalizado el cabeza de lista y vicepresidente en funciones del Govern, Pere Aragonès, quien ha afirmado que "Cataluña necesita iniciar una nueva etapa bajo el liderazgo de ERC". En este sentido, el presidenciable republicano ha emplazado "a todas las fuerzas partidarias de la amnistía y la autodeterminación a sumarse a esta vía amplia para construir un Govern".

Aragonès a Sánchez: "Es la hora de resolver el conflicto, de sentarse y ver cómo resolvemos esto votando en un referéndum"

En otras palabras, Aragonés quiere encabezar un gobierno catalán que sume a JxCat, pero también a la CUP y a En Comú Podem, algo que se antoja improbable. En cualquier caso, podría lograr la investidura sólo con el apoyo explícito de Junts e implícito (abstención) de la CUP. El candidato, quien ha celebrado que el independentismo haya superado el 50% de los votos, también ha lanzado un mensaje al presidente español, Pedro Sánchez -directamente en castellano-: "Es la hora de resolver el conflicto [político], es la hora de sentarse y ver cómo resolvemos esto votando en un referéndum, sin represión". También se ha dirigido a las autoridades europeas, con la misma idea. Sin lograr ser la primera fuerza.

El 20 de noviembre de 1932 seguirá siendo la única fecha en que ERC se habrá impuesto en solitario en unas elecciones al Parlament, en plena II República española. Han pasado más de 88 años y desde entonces los republicanos han ganado comicios europeos (2014), municipales (2019) y estatales (las dos votaciones celebradas en 2019), pero nunca unas elecciones catalanas, aunque nuevamente durante meses las encuestas los habían situado a la cabeza, una situación que ya se había vivido en 2017.

Pese a perder unos 335.000 votos respecto a las anteriores comicios -como consecuencia de la caída de la participación-, los republicanos han casi clavado el mismo nivel de apoyo relativo: han pasado del 21,4% al 21,3%. Además, han vuelto a ser la fuerza con una representación territorial más equilibrada: primeros en la provincia de Tarragona, han ocupado la segunda plaza en las provincias de Barcelona, Girona y Lleida.

A nivel comarcal se han impuesto en diez comarcas: dos en Barcelona (Maresme y Barcelona), seis en Tarragona y Tierras del Ebro (Baix Camp, Conca de Barberà, Priorat, Ribera d'Ebre, Baix Ebre y Terra Alta) y tres en Lleida (Segrià, la Noguera y la Alta Ribagorça). Lo mismo ocurre si ponemos el foco en los municipios: Izquierda sólo impone en Lleida entre las ciudades más pobladas de Catalunya, pero es competitiva en casi todas partes: es segunda fuerza en Barcelona, Hospitalet, Badalona, Terrassa, Sabadell, Santa Coloma de Gramenet, Mataró, Cornellà, Tarragona o Reus -siempre por detrás del PSC-, o en Sant Cugat del Vallès, Manresa o Figueres, en estos casos superada por JxCat.

Más noticias