Público
Público

Elecciones en Galicia En Marea reaparece en las elecciones gallegas y amplía la fragmentación de la izquierda

El grupo no se iba a presentar a los comicios del 5 de abril después de la retirada de Luís Villares. Es el único partido progresista que apoya la convocatoria electoral de verano y busca coalición, aunque evita dirigirse a sus antiguos compañeros de Galicia en Común.

A la izquierda, el portavoz de En Marea, Pancho Casal y a la derecha el candidato a la Xunta, Antón Gómez Reino.
A la izquierda, el portavoz de En Marea, Pancho Casal y a la derecha el candidato a la Xunta, Antón Gómez Reino.

Las fuerzas políticas llegan a la convocatoria de julio con las listas hechas de los comicios anteriores, cancelados el 5 de abril por la covid-19. No se esperaban cambios. La sorpresa vino de la mano de En Marea, que no se había presentado después de la dimisión de Luís Villares, cuando el grupo anunció que concurrirá. Junto con el PP y Ciudadanos, aceptó una convocatoria electoral en julio, el único partido progresista que la respalda. Sus inscritas decidieron que la fórmula para presentarse sea la coalición y el En Marea descarta contactar con Galicia en Común.

Hace cuatro años, Podemos, Esquerda Unida y Anova formaron una alianza en las elecciones autonómicas bajo la marca de En Marea. Lograron 14 diputados, los mismos que el PSdeG-PSOE y se convirtieron en la principal fuerza de oposición al PP de Feijóo. En 2019, Podemos, EU y Anova decidieron salir de En Marea por discrepancias con su líder, Villares. En Marea continuó por su cuenta y constituyó en la Cámara gallega el Grupo Mixto con cuatro diputados. Los demás formaron otro grupo y se presentan como Galicia en Común a las autonómicas con Antón Gómez Reino como candidato al Ejecutivo autonómico.

Un mes antes de la convocatoria de abril y de la emergencia sanitaria, el que había sido candidato por En Marea a la presidencia de la Xunta, Luís Villares, anunció en precampaña que se retiraba. Su intención era unir a la izquierda gallega para ser uno y batir al Gobierno de Feijóo. No lo consiguió y cargó contra los grupos: "Estamos asistiendo a un combate de sillones". Desde entonces, la formación continúa activa ya que tiene representantes en el Parlamento y fue llamada a reunirse con Feijóo y el resto de grupos políticos para abordar el tema electoral.

Inesperadamente, En Marea votó "sí" a la propuesta del PP de ir a las urnas el 12J y después de realizar asambleas telemáticas, sus inscritas consideraron que la mejor fórmula para presentarse a las autonómicas es a través de una coalición. Fuentes del partido trasladan a Público que van a contar con las fuerzas y plataformas municipalistas para esta convocatoria y que las alianzas van por "buen camino". También los integrantes se han dirigido a los partidos progresistas y galleguistas como Compromiso por Galicia y Partido Galeguista, con los que es probable una alianza. De la misma manera, contactaron con Anova y BNG, pero no hubo respuesta. No lo intentaron con los que formaron coalición hace cuatro años, Galicia en Común.

Pancho Casal, portavoz en el Parlamento de En Marea y diputado, explica que el grupo que encabeza Gómez Reino "tiene un camino muy marcado" pero que no cierra la puerta si, por su parte, estuviese dispuesto a dialogar. La formación de En Marea ha pasado de no presentarse a las elecciones a tener un proyecto "a largo plazo". Desde el partido consideran que las alternativas actuales "no son suficientes al PP" y pretenden conformar una opción "lo más transversal posible".

"No me voy a presentar como candidato", responde Casal a Público. "Lo que intentamos es que el monopolio de presencia política deje de tenerlo el PP". Su programa electoral van a centrarlo en la "sustentabilidad social y ambiental". Preguntado por si Feijóo se dirigió al grupo para pedir apoyos en la convocatoria electoral, cuenta que "en absoluto" y que al presidente le "daba igual" lo que dijesen los demás.

Crítica abierta a la oposición

Casal reprocha el "silencio" de la oposición al no "marcar respuestas" a las imposiciones del mando único del presidente de la Xunta en la gestión del coronavirus. El PSdeG-PSOE, Galicia en Común y BNG rechazaron unas elecciones desde que Urkullu dio pasos en el País Vasco sabiendo que la comunidad gallega haría eco por el seguidismo de Feijóo, y desde en Marea afean que no es una posición "valiente" y que lo fácil es "decir no a lo que diga el PP". Sin embargo, creen que elegir la misma opción que el PP y Ciudadanos no es apoyar al partido de Feijóo, sino que es la "menos mala" y que en verano existe la "protección" de todo el "tiempo de esfuerzo" por el confinamiento.

"Para nosotros era un suicidio decir que no", comenta Casal, que considera que sería peor para él que Feijóo acabase su mandato y continuase como "presidente en funciones". El partido no había confeccionado listas el 5 de abril y tendrá que elaborarlas desde el principio, pero lo primero por ahora es conformar una coalición, ya que es el próximo jueves 28 cuando termina el plazo para registrar coaliciones.

La oposición evita pronunciarse ante la reaparición de En Marea y este lunes, Antón Gómez Reino comunicó que "respeta" la decisión, pero que no tiene "nada que decir" de otras fuerzas. Sin embargo, sí se refirió al grupo en el momento de tratar los debates entre las fuerzas cuando añadió que "una foto artificial de la política no beneficia a nadie", algo que salpicaría también a Ciudadanos y a Vox, que no tienen representación. Gómez Reino cree que a Galicia le espera un Gobierno de coalición después del 12J, algo a lo que En Marea también está abierto.

La llegada de En Marea al escenario electoral de las autonómicas gallegas supone todavía más la fragmentación del escenario político de la izquierda. Que el partido de Casal haya pasado de no presentarse a las elecciones de abril a querer afrontar un proyecto de futuro en mayo ha levantado suspicacias entre el restante de grupos políticos. Una nueva dirección con nuevas caras es uno de los motivos que pueden impulsar su proyecto y si llegan al Parlamento, Casal dice que "van a ser muy duros". Añade: "Más que echar a Feijóo, hay que cambiar las políticas".

Más noticias de Política y Sociedad