Público
Público

Elecciones Galicia La oposición pide a Feijóo que no vaya a rebufo de Urkullu con las elecciones y que no arriesgue a la población

El acuerdo entre el Gobierno central y el PNV que permite celebrar elecciones autonómicas durante el estado de alarma ha puesto en bandeja a Feijóo la convocatoria electoral en Galicia. Las fuerzas políticas rechazan hablar de comicios y tachan al presidente de irresponsable.

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo.
El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo. 

El Gobierno necesitaba sumar apoyos para la votación de la prórroga del estado de alarma y el PNV pidió la celebración de las elecciones autonómicas durante este escenario excepcional. Las mismas estaban fijadas en País Vasco y Galicia el pasado 5 de abril y se tuvieron que cancelar debido a la crisis sanitaria. Es habitual que el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, haga coincidir la fecha electoral con el lehendakari vasco, Iñigo Urkullu. Después de unos días rechazando la prórroga, Feijóo se ha mostrado comprensivo con el Ejecutivo estatal tras una llamada de la vicepresidenta, Carmen Calvo.

El PNV incluía un artículo en el texto aprobado por el Gobierno: "La vigencia del estado de alarma no supondrá obstáculo alguno al desenvolvimiento y realización de las actuaciones electorales precisas para el desarrollo de elecciones convocadas a Parlamentos de comunidades autónomas". Este escenario le permitirá al barón gallego convocar elecciones con el País Vasco, algo que hasta el momento le ha favorecido tras 11 años de mandato con mayoría absoluta.

De esta manera no tendrá que esperar hasta que se agote su legislatura y no se tendrá que arriesgar a unas posibles elecciones en otoño, que se pueden complicar por un posible repunte de la covid-19 que ya esperan algunos sanitarios. Por el momento se desconoce la fórmula en la que se retomarán los comicios que apuntan a verano, pero Feijóo pretende retomar el periodo electoral en donde se había dejado en marzo, en precampaña, aunque no encaja del todo en el ordenamiento jurídico.

Si bien durante todo el estado de alarma Feijóo negó ante los medios que los comicios formasen parte de la agenda del Ejecutivo autonómico, habló de ellos el pasado domingo en una rueda de prensa, y la oposición criticó que los únicos intereses del presidente eran las elecciones autonómicas. Cuando el 24 de abril Urkullu anunció su propuesta de convocar elecciones en julio saltaron las alarmas en Galicia, y las fuerzas políticas parlamentarias avisaron al líder del PP gallego de que se centrase en "salvar vidas" y no en imitar al lehendakari vasco.

Feijóo se desligó de Casado y se mostró favorable a la gestión del Gobierno Central 

Sin embargo, la historia se vuelve a repetir. La estrategia de Feijóo ante la gestión del coronavirus se desligó en el comienzo del estado de emergencia de su compañero de partido, Pablo Casado, y se mostró favorable a la gestión del Gobierno Central. En las últimas semanas, la crítica ha aumentado a Madrid por la "falta de información" a las autonomías y ha culminado estos últimos días con la prolongación del estado de alarma, algo que demostraba su claro interés por convocar elecciones antes de octubre.

En Galicia el decreto electoral establecía que los comicios podrían celebrarse una vez pasase el estado de alarma y se desactivase el estado de emergencia en la comunidad. Por ello, este nuevo texto y acuerdo permitirá al presidente de la Xunta celebrar los comicios autonómicos en 2020 donde pretende renovar su mayoría absoluta, aunque el panorama se dibuje muy distinto y los últimos sondeos anoten una pérdida de votos. A pesar de que haya manifestado en rueda de prensa que no tiene interés en alargar su mandato, sí que dejó caer una posible "improvisación legal" y posponer los comicios hasta 2021.

No obstante, aunque la oposición haya solicitado diálogo con el mandatario gallego, Feijóo canceló hasta tres veces la reunión con los portavoces y solo ha acudido dos veces a la Diputación Permanente, una al comienzo del estado de alarma y otra este jueves, en donde tendrá que rendir cuentas de su gestión del coronavirus en Galicia y principalmente de la grave situación de las residencias.

Aunque Feijóo haya aceptado la prolongación del estado de alarma después de la llamada de Carmen Calvo, desde el grupo parlamentario del PP aseguraban este miércoles que las elecciones "no son una prioridad" para el Gobierno gallego y que la oposición está "obsesionada" con ellas.

Para la oposición, no es prioritario convocar elecciones

Para el resto de fuerzas políticas lo prioritario es convocar elecciones cuando se den las garantías sanitarias para la población. El secretario xeral del PSdeG-PSOE, Gonzalo Caballero, considera que Feijóo se mueve por sus "intereses electorales" y "evita" el debate electoral para "eximirse de sus responsabilidades". Afeó que no apoyase el estado de alarma en un principio y que el actual presidente pretenda "liderar la confrontación" contra el Gobierno estatal. En el caso de ir a elecciones, Caballero apunta que los socialistas están "preparados".

Coincide el portavoz de Galicia en Común-Anova Mareas, Antón Gómez-Reino, que sostiene que "la postura de Feijóo es irresponsable" y que "nadie puede estar pensando en elecciones cuando los datos indican que la situación epidemiológica en Galicia sigue siendo crítica". Recuerda que "los contagios siguen creciendo" y que "arriesgar la salud de la población por el interés electoral es indigno". Desde el BNG han criticado firmemente la tradición de Feijóo de convocar elecciones con Urkullu, y esperan que "no vuelva a ser el lehendakari quien diga cuándo tenemos que votar, mientras que Feijóo se limita a hacer seguidismo e ir a rebufo".

Más noticias de Política y Sociedad