Público
Público

Elecciones generales 10-N Génova vuelve a imponer sus candidatos en Euskadi y tensa las relaciones con Alfonso Alonso

Las designaciones de Bea Fanjul e Iñigo Arcauz, quienes repetirán como candidatos por Bizkaia y Gipuzkoa respectivamente, no han sentado nada bien entre los populares vascos, que buscaban nuevos nombres.

El presidente del PP, Pablo Casado (d), y el líder de los populares vascos, Alfonso Alonso (c), y la secretaria general del PP Vasco, Amaya Fernández (i), durante la clausura este sábado en Vitoria de la Convención del PP vasco. EFE/David Aguilar

danilo albin/marta monforte

La tormenta vuelve a cubrir las relaciones entre el PP vasco y la dirección del partido que encabeza Pablo Casado. Tras el terremoto que provocaron las declaraciones de la portavoz en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, sobre la supuesta "tibieza" de los populares vascos ante el nacionalismo, ahora llega otra fractura: las listas para las próximas elecciones del 10 de noviembre.

"Se está apurando hasta el último momento", decían a finales de la semana pasada fuentes próximas a Alfonso Alonso. El domingo, cuando ya se veían venir los nubarrones, afirmaban que las noticias sobre quiénes irían al frente de las papeletas por Bizkaia, Gipuzkoa y Araba llegarían desde Madrid. Y así fue.

Este lunes, la militancia del PP vasco desayunó con las informaciones que indicaban que el enésimo pulso había sido ganado por la dirección nacional del partido. Pese a las reticencias que existían entre los miembros de esa formación en Bizkaia, la lista de ese territorio volverá a ser encabezada por Bea Fanjul, la representante de Nuevas Generaciones que cuenta con el aval de Casado.

De nada valieron los intentos de encontrar un nuevo nombre para el primer puesto de la plancha vizcaína, tal como llevaban varias semanas sugiriendo desde filas populares. Fanjul, que defendía abiertamente la posibilidad de alcanzar un pacto al estilo País Vasco Suma con Ciudadanos y Vox, representa precisamente al sector opuesto a Alfonso Alonso, presidente del PP vasco y acérrimo enemigo de cualquier acuerdo en Euskadi que incluyese a la extrema derecha.

Por su parte, la lista de Guipúzcoa volverá a estar encabezada por Iñigo Arcauz, un dirigente al que se llegó a acusar de captar dirigentes para Vox y con el que la otra cara visible del PP guipuzcoano, Borja Semper, mantiene grandes diferencias. La designación de Arcauz también fue decretada por Génova.

En el caso de Araba, donde los conservadores aspiran -aupados por algunos sondeos- a recuperar el escaño por ese territorio, la dirección nacional ha decidido que la lista esté liderada por Marimar Blanco -hermana de Miguel Angel Blanco, asesinado por ETA en julio de 1997-. Será ella quien finalmente sustituirá a Javier Maroto, quien en las elecciones de abril pasado no consiguió el escaño por Araba y acabó de senador por Castilla y León. Blanco, en realidad, tampoco está asentada en Euskadi: la dirigente popular lleva varios años en Madrid.

Alonso: "Son los candidatos del PP vasco"

Este lunes, Alonso dijo que todos ellos son "los candidatos del PP vasco" y se mostró especialmente contento por el caso de Marimar Blanco en Araba. El dirigente evitó cualquier crítica a Madrid por los nombramientos de Fanjul y Arcauz, apuntando que se trata de una repetición electoral. En ese contexto, según aseguran desde Génova, el nombre de Marimar Blanco ha sido consensuado entre el PP de Euskadi y la dirección nacional del partido. Han destacado que la hermana de Miguel Ángel Blanco, el concejal de Ermua (Bizkaia) asesinado por ETA, es "muy querida" en esa provincia, a la que "siempre ha estado muy ligada" y en la que residen sus padres.

Por su parte, el secretario general del PP, Teodoro García Egea, encargado de coordinar las listas electorales, ha asegurado -al ser preguntado específicamente por esta cuestión- que la dirección nacional ha trabajado con presidentes autonómicos "para conseguir centrarnos en todo lo que nos une". Una afirmación que desmienten en privado desde el PP vasco. "Alonso no va a hacer sangre ahora, pero está contrariado", señalan.

Hace apenas un mes, Alonso aseguraba a través de su cuenta de Twitter que Fanjul había sido una "buena candidata", pero a continuación añadía: "Si hubiera elecciones generales, los candidatos se decidirán cuando toque y donde toca". Un mensaje dirigido a Génova, tras meses de críticas por obviar el criterio de las organizaciones territoriales en la elaboración de las listas al Congreso y Senado.

Voces del grupo 'popular' no esconden que Alonso y Casado tienen posturas enfrentadas respecto a las necesidades del PP en Euskadi. "Es un territorio complejo, como también lo es Catalunya, con su propia idiosincrasia. Las imposiciones no sientan bien nunca, pero allí escuecen más", subrayan. "El discurso duro de Casado, junto a los guiños a Vox, no funciona ni funcionará nunca allí", sentencian.

Si bien Alonso ha alabado el giro discursivo de Casado en una supuesta "vuelta a la moderación" por parte del presidente del PP, todavía escuece el nombramiento de Cayetana Álvarez de Toledo como portavoz en la Cámara Baja. Además, los guiños del actual líder del PP a Rosa Díez, expresidenta de UPyD, no han sentado demasiado bien a los conservadores vascos. Fuentes de la dirección 'popular' situaban a Díez como la sustituta de Alonso al frente de los 'populares' vascos.

Más noticias