Público
Público

Elecciones generales Casado dice, ante un grupo de niños, que Torra la está "liando parda" y que Puigdemont "tiene que ir a la Policía"

El líder del Partido Popular ha tenido que contestar por si aplicaría el artículo 155, si elegiría de pareja a Santiago Abascal o Albert Rivera, o si optaría por Torra o Puigdemont para ir en un ascensor.

Publicidad
Media: 2
Votos: 1

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado en la sección titulada '28-A. Érase una vez... en Moncloa. Twitter

El líder del PP, Pablo Casado, ha asegurado ante un grupo de niños que el expresidente de Catalunya Carles Puigdemont y su sucesor, Quim Torra, "se han portado muy mal" y ha criticado que el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, les deje hacer lo que "les da la gana". Según ha agregado, él quiere "ponerles en orden".

Casado se ha enfrentado a las preguntas de los más pequeños en Telecinco, cadena que ha inaugurado una sección titulada 28-A. Érase una vez.... en Moncloa. Entre las cuestiones de actualidad política, le han interrogado si aplicaría el artículo 155, si elegiría de pareja a Santiago Abascal o Albert Rivera, o si optaría por Torra o Puigdemont en caso de tener que elegir en un ascensor.

A esta última pregunta, ha dicho que no elegiría a "ninguno de los dos" porque "se han portado muy mal". "Y uno de ellos en cuanto llegue a España tiene que ir a la policía", ha dicho, en alusión a Puigdemont, que reside en Bruselas desde el año pasado. "Y el otro está muy desobediente y, como decís vosotros, la está liando parda en Catalunya", ha apostillado.

"Alguien tiene que poner orden porque si no esto es un desastre", ha asegurado Casado a los niños

Casado ha afirmado ante los niños que "alguien tiene que poner orden" porque si no "esto es un desastre". "La verdad, la verdad, la verdad es que no me gustaría encontrarme con ninguno de los dos porque una de las cosas que quiero hacer es ponerles en orden, porque ahora nuestro amigo Pedro Sánchez les deja hacer lo que les da la gana", ha manifestado.

En el caso de tener que elegir, al ser preguntado de nuevo por los niños, ha dicho que "es peor Puigdemont porque le está buscando la Policía". "Y si me encuentro en un ascensor con Puigdemont tendría que llamar a la Policía y decir aquí está, se había escapado", ha señalado.

También ha defendido ante los pequeños la aplicación del artículo 155 de la Constitución, que es la "ley" que dice a todos lo que tienen que hacer. "Si hay una persona, como Torra, que está haciendo cosas que están mal hechas tiene que venir el Gobierno de España a decir así no se hacen y cumplir con la ley", ha agregado.

La izquierda y la derecha

Uno de los pequeños le ha preguntado por la diferencia entre derecha y centro, pero Casado lo ha focalizado entre izquierda y derecha. "La izquierda lo que hace es, como coger unos vasos y entonces ve a las personas por sus distintas características; habla de las mujeres, de los mayores, de los niños... Lo que llamamos colectivos, grupos de personas", ha indicado.

A renglón seguido, ha dicho que el centro-derecha "se fija en las personas, independientemente de que sea sean niños o niñas, hayan nacido en un sitio u otro y tengan una religión u otra". "Yo soy de centro-derecha porque pienso que hay que apoyar a las personas", ha asegurado.

Además, Casado ha rechazado que todos "sean iguales" y ha afirmado que se trata de que todos tengan "las mismas oportunidades". "Hay países que dicen que como somos todos iguales, nadie se esfuerza. Por ejemplo, hay un país que se llama Cuba y hagas lo que hagas tienen la misma comida, la misma casa y la misma ropa. Y de ahí no puedes salir. Y llevan así 50 años", ha manifestado.

Competir con sus rivales políticos como en el fútbol

Casado ha afirmado que conoció a casi todos sus contrincantes políticos hace una década en un programa de televisión, en el que estaban Albert Rivera, Alberto Garzón, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. "Solo faltaba Abascal. Eso fue hace casi 10 años y entonces no éramos jedes del partido y hemos ido al final teniendo más responsabilidades", ha agregado.

Eso sí, ha dicho que a nivel personal se llevan "bien" pero que tienen que "competir" como cuando se juega "al fútbol". "La relación personal es buena pero luego tenemos puntos de vista distintos", ha enfatizado.

Preguntado después a quién elegiría como pareja, si a Albert Rivera o a Santiago Abascal, ha replicado que optaría por el presidente de Ciudadanos porque ya han "jugado juntos" en otras elecciones y ha ido "bien". "Tenemos diferencias pero ya hemos sido equipo y ya sé como juega", ha manifestado.

Preguntas sobre Trump y Maduro

En cuanto a qué piensa del presidente de Estados Unidos, Casado ha afirmado que siendo "sincero" no le cae "muy bien" porque dice "cosas un poco distintas" a las que él piensa. Sin embargo, ha recordado que preside un país "muy grande e importante" y que si él es presidente del Gobierno de España tienen que llevarse bien porque "lo importante es que "a los españoles le vaya bien".

En el caso de Nicolás Maduro, ha dicho que es "muy malo" porque hay personas que "se mueren de hambre" en Venezuela. "Y estoy muy enfadado con algún político como Pablo Iglesias porque no le regañan nada", ha apostillado.

Los niños incluso le han preguntado cuándo fue la última vez que lloró y ha respondido que lo hizo cuando su hijo estuvo "muy malito" y lo pasó "muy mal". "Estuvo en una incubadora que era como su nave espacial, le cuidaron muchísimo y ahora está como vosotros", ha contado.

Otras preguntas de los niños

En el caso de que le tocara la lotería, les ha explicado lo que es una hipoteca y cómo dedicaría ese dinero a "devolver" al banco lo que le ha prestado para comprar su casa. Ha revelado también que E.T, el extraterrestre era su película favorita de pequeño y que Melchor es su "rey mago favorito", aunque "nunca" le ha traído carbón.

También ha dicho que si su hijo, que tiene cinco años, quiere disfrazarse de princesa, le dirá que "elija una". Finalmente, ha contado que estudió en un internado "tipo Harry Potter", aunque no "tan bonito" como el de la película, al tiempo que ha confesado que aprendió a conducir con su amigo David de Palencia en un "cuatro latas, un coche que es como una lavadora y tenía el cambio de marchas en el salpicadero".

Más noticias en Política y Sociedad