Público
Público

Elecciones generales Los diputados acuerdan mantener sus sueldos pese a la disolución de las Cortes

La Mesa ha acordado que los integrantes de la Diputación Permanente cobren lo mismo que venían haciendo, o bien hasta las elecciones si los que no integren este órgano solicitan la "indemnización de transición". La Diputación la forman 60 diputados más los cinco que compondrán su Mesa y 60 suplentes. Todos ellos percibirán lo mismo a pesar de las que las Cortes queden disueltas y cese la actividad parlamentaria.

Publicidad
Media: 4
Votos: 2

Pedro Sánchez , durante su comparecencia este miércoles en el último pleno del Congreso antes de la convocatoria de elecciones | EFE/ J.P.Gandul

Los diputados podrán mantener íntegramente su sueldo hasta la constitución de las nuevas Cortes Generales si forman parte de la Diputación Permanente, o bien hasta las elecciones si los que no integren este órgano solicitan la "indemnización de transición".

Así lo ha acordado la Mesa del Congreso durante la reunión que ha celebrado este lunes, la última de la legislatura, ya que este martes se publica en el Boletín Oficial del Estado el decreto de convocatoria electoral y las Cortes, en consecuencia, quedarán disueltas. 

Fuentes de la Mesa han explicado que la sesión ha servido para ultimar asuntos de intendencia y logística cara al periodo electoral que se abre desde este martes hasta el 28 de abril, día de los comicios, y cara, además, al proceso que viene después, el de la constitución de las Cortes para la XIII Legislatura.

Por un lado, la Mesa ha acordado que los integrantes de la Diputación Permanente, el órgano que dirigirá el Congreso desde mañana, cobren lo mismo que venían haciendo. La Diputación la forman 60 diputados más los cinco que compondrán su Mesa (presidenta, dos vicepresidentes y dos secretarios) y 60 suplentes.

Todos ellos percibirán lo mismo a pesar de las que las Cortes queden disueltas y cese la actividad parlamentaria

Todos ellos percibirán lo mismo a pesar de las que las Cortes queden disueltas y cese la actividad parlamentaria. Así, a la asignación constitucional común que tienen todos, de 2.900 euros al mes, hay que sumar los complementos provenientes de su pertenencia a una circunscripción que no sea la de Madrid, otros 1.874 (894 euros si son de Madrid) y de función como integrante de Mesa, presidencia de comisión o portavocía de comisión. Estas cuantías, sujetas a tributación, no se verán afectadas.

Para los diputados que no integren la Diputación Permanente, la Mesa del Congreso permite que se acojan a la llamada "indemnización de transición", que percibirán hasta el día de las elecciones. Tendrán que solicitarlo, no obstante, y acreditar que durante ese tiempo no recibirán ninguna clase de ingresos. Además, los asistentes de los grupos parlamentarios cobrarán la cuantía idéntica que hasta ahora.

De acuerdo con la distribución parlamentaria en número de escaños, al PP le ha correspondido esta legislatura 103 asistentes; al PSOE, 65; a Unidos Podemos, 52; a Ciudadanos, 25; a ERC, 7; al PNV, 4; y al Grupo Mixto, 15. Son un total de 271 asistentes para los 350 diputados.

El cobro durará hasta la constitución de las Cortes de la próxima legislatura, la XIII, el cual se ha publicado este martes con el decreto de convocatoria electoral en el BOE

Asimismo, en la Mesa de este lunes se ha acordado que los diputados que cesen mañana puedan adquirir los teléfonos móviles y las tabletas electrónicas que les concedió el Congreso cuando tomaron posesión a un precio más económico, aunque dentro de los parámetros del mercado.

Fuentes de la Mesa han informado, además, de que el escrito de Ciudadanos con el que pedía la remisión a la Fiscalía del dictamen de la Comisión de investigación sobre la crisis financiera se analizará en una reunión posterior, pero será ya de la Mesa de la Diputación Permanente, que forman cinco integrantes (Ana Pastor, José Ignacio Prendes, Micaela Navarra, Gloria Elizo y Alicia Sánchez Camacho).

Los 221 diputados podrán cobrar un 'finiquito'

Los 221 diputados que dejarán de serlo a partir de las 00:00 horas de este martes, cuando se disuelva el Congreso, podrán cobrar una indemnización de transición en un pago único correspondiente a 52 días de su sueldo, según ha acordado este lunes la Mesa del Congreso.

Se trata, en concreto, de los 221 parlamentarios que no forman parte de la Diputación Permanente, el único órgano de la Cámara que seguirá existiendo a hasta la constitución del nuevo Congreso que surja de las elecciones generales.

Este 'finiquito', que los potenciales beneficiarios han de solicitar expresamente es incompatible con cualquier otro ingreso, se abona en un solo pago y tributa a Hacienda, según han informado fuentes parlamentarias.

Corresponde a la retribución que cobrarían sus señorías de seguir en activo durante los 52 días que median entre la disolución y el día de reflexión, es decir, incluye la denominada retribución constitucional (2.972,94 euros), la indemnización para cubrir gastos de su actividad parlamentaria (917,03 euros para los de Madrid y 1.191,20 para el resto), y también los complementos que pudieran recibir en función de sus responsabilidades en el Congreso.

Una vez se publicado el decreto de disolución del Congreso sólo mantendrán la condición de diputados los 129 que integran la Diputación Permanente, ya sea como miembros titulares o como suplentes.

Después pueden cobrar el 'paro'

Estos últimos continuarán siendo diputados hasta que se constituye el nuevo Congreso, lo que tendrá que suceder en los 25 días posteriores a las elecciones. Al ser los comicios el 28 de abril, la constitución de la Cámara Baja no puede postergarse a más allá del 23 de mayo, aunque la fecha exacta se conocerá cuando se haga público el decreto de disolución.

Celebradas las elecciones, los diputados que no repitan escaño y que no perciban ningún otro sueldo público podrán pedir una indemnización por cese, siempre que hayan estado en el Parlamento un mínimo de dos años.

Ese 'paro' será el equivalente a una mensualidad de la asignación constitucional, fijada actualmente en 2.972,94 euros, por cada año de mandato y con un máximo de 24 meses. Esta prestación no se abonará de golpe, sino mes a mes para dar tiempo a ajustes y poder cesar el abono si hay un cambio en la situación laboral del exparlamentario.

Más noticias en Política y Sociedad