Público
Público
Únete a nosotros

Elecciones generales Hundimiento del PP: Casado pierde más de la mitad de sus escaños y no dimitirá pese al peor resultado de su historia 

"El resultado ha sido muy malo", han sido las palabras del líder del PP, Pablo Casado, ante una sala de prensa repleta de periodistas, en la que no ha admitido preguntas, donde también se ha reivindicado como líder de la oposición.

Publicidad
Media: 5
Votos: 5

El candidato del Partido Popular a la presidencia del Gobierno, Pablo Casado, valora los resultados electorales en la sede de su partido en Madrid. EFE/Javier Lizón

"El resultado ha sido muy malo", han sido las palabras del líder del PP, Pablo Casado, ante una sala de prensa repleta de periodistas, en la que no ha admitido preguntas, junto a su círculo de confianza. Ha asegurado que el partido dará explicaciones después de celebrar el comité Ejecutivo, programado para este martes 30, en el que "harán un análisis pormenorizado por provincias". 

Casado ha asegurado que se van poner a trabajar desde ya "para recuperar ese apoyo" y se ha erigido como el líder del centro derecha. No obstante, ha recalcado que este espacio convierte en una opción "difícilmente ganadora" con la fragmentación. "Con más votos, o igual cantidad de votos, hemos tenido muchos menos escaños, por eso propusimos acuerdos preelectorales, hacia Ciudadanos en el Senado y con Vox en el Congreso, el tiempo nos ha dado la razón".

El líder de los 'populares' ha apelado a la unión del voto ante las elecciones municipales y europeas que se celebran en menos de un mes y ha agradecido a los más de cuatro millones de votantes su apoyo al partido. "Gracias a aquellos que siguen confiando en el PP, para seguir siendo el partido líder de la oposición y del centro derecha".

El conservador ha llamado al presidente del gobierno, Pedro Sánchez, para felicitarle y ha subrayado que el PSOE "es un gran partido, un partido clave", aunque ha añadido: "Espero que Sánchez pueda llegar a acuerdos de gobernabilidad sin los partidos independentistas", una frase que deja entrever su argumentario durante estas semanas y que utilizará, previsiblemente, para aunar el voto en las elecciones municipales, autonómicas y europeas.

Casado ha perdido en estas elecciones más de la mitad de los escaños (72) logrados por Mariano Rajoy en 2016

Casado ha perdido en estas elecciones más de la mitad de los escaños logrados por Mariano Rajoy en 2016. Se queda en 66 diputados y cosecha un 16,70% de los votos, muy lejos de los 134 de hace tres años. Con más del 60% escrutado, fuentes 'populares' ya han admitido, sin medias tintas, que los resultados no eran buenos, aunque han tratado de echar balones fuera al añadir que "el efecto Vox ha sido devastador", porque "ahí se han perdido miles de votos". 

Los simpatizantes del PP esperan a Pablo Casado en la sede en Génova. REUTERS/Juan Medina

Sobre el buen resultado de Ciudadanos -que ha pasado de 32 escaños a 57- han afirmado que el votante que "temía a Vox" se ha "refugiado" en el partido de Albert Rivera porque "ha sabido canalizar el descontento" del centro derecha. En Génova descartan que Casado dimita y añaden que éste es "un líder como la copa de un pino". Apelan a la reflexión -sin mencionar la palabra autocrítica-  y subrayan que el PP es un partido "curtido en muchos avatares a lo largo de decenios" y "saldrá adelante". 

Feijóo entra en escena

La mirada está puesta  -desde la marcha de Rajoy- en Alberto Núñez Feijóo, el barón con más poder del PP. Feijóo decidió no presentarse al Congreso Extraordinario de julio y Casado acabó imponiéndose ante Soraya Sáenz de Santamaría -ya retirada de la actividad política -e imponiendo un giro discursivo, dando un tibio adiós a la era Rajoy, y resucitando a José María Aznar, para intentar frenar la fuga de votantes a causa de Vox.

Por primera vez en décadas los 'populares' gallegos no han sido el partido más votado en unas elecciones generales. Han pasado de 12 a 9 escaños, pero ante el fracaso del proyecto de Casado en el resto de España, Feijóo ha presumido de que en su Comunidad Autónoma Vox no ha conseguido representación y Ciudadanos ha logrado sólo dos diputados.

Una de las grandes novedades y perdidas para el PP es la de Javier Maroto,  número tres de la formación, director de campaña y vicesecretario de organización, al que Eh Bildu arrebata su escaño por Álava. También se queda sin plaza en el Congreso el jefe de gabinete de Pablo Casado, Javier Fernandez-Lasquetty, que iba de número 10 por Madrid, sumado a la presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo, Marimar Blanco, y el torero Miguel Abellán.

Madrid ha sido uno de los mayores golpes del los conservadores. El PP obtuvo, en 2016, 15 escaños la Comunidad de Madrid; ahora han conseguido 7. El PSOE ha sido primera fuerza con 11 escaños y Ciudadanos supera a los 'populares' por casi 90.000 votos. Los de Casado han perdido entorno a 600.000 votos, algo más de 350.000 solo en la capital.

Tensa situación a nivel interno: fugas a Cs y Vox

Además de la criba en las listas electorales al Congreso- solo repiten 12 de los 52 candidatos de 2016- el cambio de chaqueta de Ángel Garrido cogió por sorpresa al que había sido su partido durante 20 años. El presidente de la Comunidad de Madrid hasta hace unas semanas anunció este miércoles que renunciaba su puesto número cuatro en la lista del PP a las europeas para concurrir como número 13 a la Comunidad de Madrid por Ciudadanos.

La de Garrido no ha sido la única fuga en los últimos meses, aunque sí la más sonada. El expresidente de la comunidad autónoma de Baleares y senador José Ramón Bauzá y la presidenta de las Cortes de Castilla y León, Silvia Clemente, también decidieron cambiar el azul por el naranja. Ella protagonizó un sonado pucherazo en las primarias de Ciudadanos, él está en la lista europea de Garicano.

Ya en campaña, el concejal del Ayuntamiento de Madrid, Íñigo Henríquez de Luna, antiguo hombre de confianza de Esperanza Aguirre, se afilió a Vox a los seis días de conocer que no repetiría en la lista al Consistorio. 24 horas más tarde, trascendía que el veterano edil Fernando Martínez, al que se atribuye la idea del logo de los populares, también se pasaba al partido de Santiago Abascal. La incógnita ahora es si, tras estos resultados, habrá más fugas en el PP de Casado. 

Más noticias en Política y Sociedad