Público
Público

Elecciones generales Moreno intenta proteger al Gobierno andaluz de la tensión electoral entre Vox, PP y Cs

Dos asuntos, la ruptura en Málaga y las presiones de Vox con la Ley de Memoria Histórica, sacuden al Ejecutivo. El PSOE dice que la Junta es “la casa de los líos”, mientras el presidente Juanma Moreno afirma: “Mi gobierno no va a cerrar por campaña electoral”

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno. - EFE

Unas elecciones generales y la cercanía de las municipales lo cambian todo. De repente, el lunes posterior a la convocatoria del presidente Pedro Sánchez, la escena política en la Comunidad tiene otro color. Las tres fuerzas políticas que sustentan hasta ahora el gobierno de la Junta de Andalucía han entrado en un estado de tensión que ha llevado este lunes en Córdoba al presidente, Juanma Moreno, y, en menor medida, a sus socios de Ciudadanos, a tratar de calmar las aguas, a preservar al Ejecutivo andaluz de la contienda electoral.

Moreno fue contundente: “Mi gobierno no va a cerrar por campaña electoral. No hay ninguna prioridad por encima de la gestión diaria de las soluciones a los andaluces”.

Ha habido dos asuntos fundamentales en estos días que han sacudido la arena política andaluza. Por un lado, la ruptura, a pocos meses de las municipales, del pacto de Gobierno en el Ayuntamiento de Málaga, gobernado por Francisco de la Torre (PP), entre Ciudadanos y PP. La onda expansiva de esta detonación, causada por la investigación penal abierta a dos concejales del PP por un asunto urbanístico, conocido en Málaga como caso Villas del Arenal.

Moreno circunscribió el asunto al ámbito local y bautizó lo sucedido como un “desacuerdo motivado y alentado por el final de la legislatura”. El presidente auguró que ocurrirá en más ciudades. Se está ya en "el ocaso" del mandato, dijo, ”a escasos 80 días de elecciones", por lo que "se van a ver no solo en la ciudad de Málaga, sino en otras ciudades, rupturas de acuerdos", lo que, a su juicio, supone “un clásico en cualquier proceso electoral”, recoge Europa Press.

El portavoz parlamentario de Ciudadanos, Sergio Romero, también desvinculó la inestabilidad en Málaga del funcionamiento del Gobierno andaluz: “Los pactos no se fabrican en serie. Los acuerdos a los que llegan dos formaciones responden a un ámbito concreto, una circunstancia concreta y una necesidad especial”, según recoge Europa Press. Sin embargo, Romero lanzó un mensaje muy claro al PP: “Si hay imputados por corrupción no se puede hacer más que cumplir con el acuerdo o romper. La lucha contra la corrupción debe estar por delante de cualquier acuerdo o de cualquier interés particular de un partido concreto”.

Amenazas de Vox al presupuesto

El otro asunto de cierta entidad que ha puesto en tensión al Ejecutivo, ha venido por el lado de Vox, el cómplice necesario de PP y Ciudadanos en esta legislatura. El partido ultra se ha dedicado estos días a meter presión a Moreno para que liquide, de momento, sin éxito, la Ley de Memoria Histórica. Por el momento, PP y Ciudadanos, que se abstuvieron en su votación, la han defendido con cierta intensidad de los ataques de los ultras. Paradojas de la política de estos tiempos, en la que todos los paradigmas y certezas cambian de manera constante y emerge lo inesperado.

Abascal al PP y Ciudadanos: "Luego querrán aprobar los presupuestos y no podrán"

Santiago Abascal llegó a amenazar a los conservadores con no aprobar los presupuestos por este asunto, lo que dejaría al Ejecutivo en una situación de lo más precaria y podría abocar a unas elecciones, si Vox consumara la amenaza, lo que nadie en este momento, en la oposición, cree posible. A la hora de la verdad, de hecho, los tres partidos hasta ahora han funcionado como un bloque. Aún así, ahí quedó el mensaje de Abascal: “Y otro incumplimiento de lo pactado por el PP con Vox en Andalucía. Suma y sigue. Ni su palabra ni su letra valen nada. Luego querrán aprobar los presupuestos...y no podrán”, escribió el presidente del partido de ultraderecha en su cuenta de Twitter.

Ciudadanos replicó a Vox que aclare "si quiere ser constructivo o si quiere ser destructivo”. “Estamos ante la gran oportunidad que tenemos de demostrarle a los andaluces que se puede y se debe gobernar de otra manera diferente a como lo ha hecho el PSOE durante 37 años”, manifestó Romero. Mientras, el PP achacó este asunto también a la campaña electoral que, en opinión del presidente Moreno, supondrá “un inevitable mayor grado de confrontación”.

La oposición considera, a la vista de las críticas cruzadas entre los partidos que hoy mandan en Andalucía, que el balance del primer mes del nuevo Gobierno andaluz es “desolador”. La portavoz de la Ejecutiva del PSOE de Andalucía, Ángeles Férriz, manifestó que hay "dos gobiernos", uno del PP y otro de Ciudadanos y que "no se acaban de fiar el uno del otro”. “PP y Ciudadanos están convirtiendo la Junta de Andalucía en la casa de los líos”, remachó Férriz.

Pablo Pérez Ganfornina, secretario político de Podemos Andalucía, analizó, por su parte, que PP y Ciudadanos "sabían quién era Vox" y han pactado con una fuerza que quiere estirar “la ventana a un marco político lo más a la derecha posible” y que lo han hecho, porque, en el fondo “les beneficia porque aparentemente los hace moderados y no lo son”, según recoge Europa Press.

Más noticias en Política y Sociedad