Público
Público

Elecciones generales Los vaivenes de Sánchez sobre el adelanto electoral desconciertan al Gobierno y al partido

Algunos dirigentes discrepan de que no se presenten los Presupuestos y miembros de su Gobierno se quejan de no tener un horizonte mínimo para poder ejecutar sus proyectos. Los "barones" del PSOE se oponen a un "macrodomingo" electoral y también a unas elecciones en primavera porque creen que "contaminaría" la investidura posterior y su propios comicios

Publicidad
Media: 2.33
Votos: 3

Los periodistas esperan al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a su llegada al foro económico organizado por 'The Economist'. REUTERS

Los vaivenes de Pedro Sánchez ante un posible adelanto electoral tienen completamente desconcertado a su propio Gobierno y a su partido que, además de no tener información de lo que de verdad quiere hacer el presidente, admiten que ya no saben ni qué decir en público ni a qué atenerse en su acción política.

Y la situación no es para menos. Baste recordar que hace menos de una semana, en una sesión de control en sede parlamentaria, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció que su Ejecutivo traería en diciembre los Presupuestos Generales del Estado para 2019 a la Cámara Baja, y sólo unas horas después se filtró que renunciaría a llevarlos al Congreso de no tener el respaldo necesario.

A esto habría que añadir que hace cuatro días, Sánchez afirmó en un acto en Chiclana (Cádiz) que su proyecto no era sólo para unos meses, mientras este martes se descolgó admitiendo por primera vez que podría renunciar a su ambición de agotar la Legislatura en el caso de no aprobarse los Presupuestos.

Algunos diputados y asesores de algunas ministras consultados por Público se quejan de la incertidumbre en la que están por el permanente debate del adelanto electoral y de no tener un mínimo horizonte temporal para poder planificar qué proyectos o iniciativas pueden llevar adelante, y que no todo se quede una batería de meros anuncios.

Pero, además, no son pocos los que discrepan de que se esté planteando no presentar los Presupuestos al Congreso sino se garantiza una mayoría suficiente para que salgan aprobados. Quienes así piensan creen que el Gobierno no puede desaprovechar la oportunidad de dar a conocer su proyecto presupuestario y político para el país, aunque no salga aprobado, y además poner en evidencia los motivos espúreos que, en su opinión, tienen otras formaciones para rechazarlos.

A todo esto hay que añadir el malestar que hay entre los barones del PSOE al volver a abrirse la hipótesis de que las elecciones generales puedan coincidir con las municipales, autonómicas y europeas del 26 de mayo de 2019. Era una posibilidad que ya tenían totalmente descartada, pero la interpretación que se dio de las palabras del secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, han vuelto a encender todas las alarmas.

Uno de los primeros en mostrar su oposición al “macrodomingo” electoral, fue el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, quien afirmó: “Quiero elecciones propias, igual que los andaluces” y rechazó de plano una coincidencia electoral con las generales.

García-Page es uno de los máximos interesados en que no coincidan todos los comicios, porque en su comunidad se da la particularidad de que la ciudadanía distingue mucho su voto entre unas elecciones generales y autonómicas.

Pero no fue el único que mostró su disconformidad. El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, no sólo dijo que no era partidario de “acumular elecciones”, sino que defendió que se agotara la legislatura, “porque España necesita estabilidad”, dijo.

Parecidos argumentos defendió el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, quien defendió que las elecciones autonómicas “deben celebrarse solas”, para no verse contaminadas por una generales, “y por el bien del país”. El máximo dirigente de Extremadura ya aconsejó a Sánchez en su visita a La Moncloa que hiciera todo lo posible para agotar la legislatura

Además, tampoco convence a algunos dirigentes territoriales la hipótesis que se ha abierto en las últimas horas de que se puedan adelantar las elecciones a febrero o primavera. Desde Castilla-La Mancha se considera otro error, ya que ante la evidencia de que no es probable que ningún partido obtenga mayoría absoluta en unas elecciones generales, el proceso de investidura sí que contaminaría los comicios autonómicos, además de dificultar cualquier acuerdo para formar Gobierno.

Pese a que el tema está en ebullición, fuentes del Gobierno mantienen que el escenario no ha cambiado, y achacan a los medios de comunicación y a las interpretaciones que hacen de algunas declaraciones que vuelva a estar en primera línea del debate político el adelanto electoral.

De hecho, apuntan que la única novedad informativa ha sido el reconocimiento este martes del presidente del Gobierno de que sin Presupuestos podría no cumplir su ambición de agotar la legislatura. Pero, explican que eso no significa que se vayan a convocar los comicios en poco tiempo. Además, siguen manteniendo, con enorme prudencia, que no es probable que se convoquen elecciones antes del otoño de 2019. Eso sí, lo dicen "oor poner una fecha".

Más noticias en Política y Sociedad