Público
Público

Elecciones en Madrid Ayuso recupera las ayudas para los "concebidos no nacidos" en su programa electoral del 4M

El programa electoral del PP madrileño no nombra, en ninguna de las 164 páginas, la violencia machista ni al colectivo LGTBI. Lo que sí hace es equiparar la "violencia doméstica" con la "violencia contra la mujer".

La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, durante un acto de campaña electoral del Partido Popular en San Sebastián de los Reyes, Madrid.
La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, durante un acto de campaña electoral. EFE

Isabel Díaz Ayuso vuelve a recurrir a los clásicos de su anterior campaña. La presidenta madrileña y candidata del PP a la reelección en los próximos comicios del 4 de mayo ha incluido en su programa electoral que se considere a los "concebidos no nacido" como un miembro más de la unidad familiar. Es decir, que el embrión sea tenido en cuenta a la hora de solicitar plaza escolar o tramitar el título de familia numerosa. Sin embargo, Ayuso no concretó qué sucedería si finalmente el embarazo no llegaba a término. "No lo he pensado (...) No lo tengo claro, creo que no. A la hora de solicitar una plaza evidentemente no, pero a la hora de expedir el título lo sopesaré", dijo en 2019.

Según las fuentes consultadas por Público esta propuesta no llegó a concretarse de ningún modo en el acuerdo de Gobierno de PP y Ciudadanos, que han gobernado conjuntamente estos dos últimos años hasta el momento en que Ayuso pulsó el botón del adelanto electoral y cesó a todos los consejeros 'naranjas' del Ejecutivo. La consejería de Políticas Sociales, Familias, Igualdad y Natalidad cayó del lado de Ciudadanos. Un puesto al que accedió Javier Luengo tras la dimisión de Alberto Reyero en octubre de 2020. 

En Ciudadanos aseguran que aquella propuesta fue una " ocurrencia sin sentido" del PP "que no estuvo nunca en el acuerdo de gobierno de 155 puntos Cs-PP". Es más, el PP ni quiso incluirlo. La propia Ayuso admitió que ni siquiera había pensado cómo hacerlo", detallan en conversación con este diario. 

Sin embargo, el PP vuelve a prometer estas ayudas en su programa electoral de 2021. "El concebido se considerará como nacido y como un miembro más de la unidad familiar a todos los efectos que sean beneficiosos para el niño o niños todavía no nacidos, la madre gestante o la unidad familiar en que se inserten ambos", señala el punto 168 del programa electoral del PP. Un compromiso que, según los populares, "está en curso", pese a que desde Ciudadanos niegan que el PP tuviera interés en esta propuesta. 

Feijóo y Camps aprobaron leyes para dar ayudas para los "concebidos no nacidos" en 2009

No es la primera vez que una dirigente del PP propone considerar a un embrión como miembro del núcleo familiar. Ya lo hicieron el gallego Alberto Nuñez Feijóo y el valenciano Francisco Camps en el año 2009. En el caso de la Xunta de Galicia, en la que Feijóo lleva gobernando más de una década, esta norma sigue en vigor y según la Consellería de Política Social de la Xunta, a fecha de 2019, se habían concedido poco más de 400 certificados. Público se ha puesto contacto con el Gobierno gallego para obtener el dato actualizado, aunque todavía no ha obtenido respuesta. En el caso valenciano la ley fue apodada como 'ley Cotino', en referencia el exconseller que la impulsó, y fue derogada en el año 2017 tras la entrada del tripartit con la oposición de PP y Cs. 

"Apoyar la vida de los no nacidos"

En un apartado titulado 'apoyo a la maternidad', el PP asegura que ha "cumplido" en adoptar "todas las medidas para apoyar la vida de los no nacidos, dando alternativas a las madres embarazadas: información de las ayudas existentes, enlazar con las personas que no encuentran niños en adopción, acogimiento o con las personas que plantean una gestación subrogada en el extranjero". 

Programa electoral PP 2021.

Los conservadores no esconden que esta medida se impulsa "con el fin de evitar los abortos" que, a su modo de entender, "se producen por falta de información sobre alternativas". "Hay que desplegar un conjunto de medidas que den posibilidades a las mujeres que deciden abortar ante la falta de apoyo a su situación", señalan. La presidenta madrileña dijo que el aborto no era un "derecho" sino "un fracaso" porque "el embarazo no deseado se puede evitar". 

En medio de un debate sobre el aborto con la portavoz de Unidas Podemos en la Asamblea, Isa Serra, la presidenta madrileña dijo que ella era partidaria de "cumplir con las leyes" aunque no le gustase. "Yo cumplo las leyes, me gusten o no, porque yo desde aquí tampoco las voy a poder cambiar", señaló. El debate surgió después de que la viceconsejera de Asistencia Sanitaria de la Comunidad de Madrid, Ana Dávila, dijera que se han incrementado en un 50% el número de abortos tras cambiar la ley de supuestos por la de plazos. 

El PP equipara la violencia doméstica con la violencia contra la mujer

En las 164 páginas del programa electoral de Ayuso no se nombra, en ninguna de ellas, la violencia machista ni incluye iniciativas para combatir el machismo. Sí recoge en un apartado titulado 'Por la igualdad efectiva entre hombres y mujeres' su compromiso de luchar contra la "violencia doméstica" que equiparan indistintamente con "la violencia contra la mujer". Es el mismo texto que la candidatura de Ayuso presentó en el programa electoral de 2019. 

El PP madrileño asegura que tiene un "compromiso firme en la lucha contra la violencia doméstica", que describe como "una terrible lacra que exige de la unión de la sociedad y de la puesta en marcha de medidas efectivas que persigan al maltratador y ofrezca apoyo y asistencia integral a la víctima". Y apostilla: "Resulta imprescindible, de la misma manera, hacer hincapié en la sensibilización y en la educación para conformar una sociedad libre de violencia contra la mujer". 

El programa de Ayuso, diseñado por el consejero de Educación Enrique Ossorio, asegura que el PP "continuará luchando con todos los recursos a nuestro alcance contra la violencia doméstica". Un reto que todavía marcan como "pendiente". En el siguiente punto señalan que van a diseñar "un protocolo para promover programas de protección para las víctimas de violencia contra la mujer que lo deseen con perros donados".

Los conservadores también se muestran en contra de la "imposición de políticas de cuotas" y del "dogmatismo de otras fuerzas políticas" y propone "no hacer diferencias de sexo" como "primer paso" para "alcanzar la equidad" y  "construir una de las sociedades más avanzadas e igualitarias de Europa" sin "imposiciones". Un discurso que se asemeja al de la formación ultraderechista Vox. 

Ninguna medida para el colectivo LGTBI

En el texto del PP tampoco se hace alusión expresa al colectivo de lesbianas, gays, transexuales, bisexuales e intersexuales (LGTBI), aunque recientemente el PP incluía la bandera en sus carpas de precampaña tras la visita de la presidenta madrileña al barrio de Chueca. La única referencia que incluyen en el programa es el compromiso de no discriminación "por razón de lugar de procedencia, etnia, sexo o cualquier otra circunstancia personal". 

"Garantizaremos la igualdad de trato y la no discriminación de las personas por su orientación sexual. Seguiremos avanzando en todas las medidas necesarias para evitar que las que las personas puedan ser discriminadas por su orientación sexual, actuando en particular para prevenir situaciones de violencia o acoso", resumen, sin llegar a concretar ninguna de estas medidas. 

En una intervención en la Asamblea el verano pasado, Ayuso redujo a "casos puntuales" las agresiones LGTBI, "de las que ya se ocupa la Ley". "No se puede vivir permanentemente en un estigma, antes porque eran perseguidos y ahora porque algunos partidos políticos crean víctimas como estilo de vida", apuntó. En la campaña de 2019, Ayuso recomendó un polémico artículo titulado 'Defensa de la homosexualidad' que aseguraba que "el homosexual es un ser monstruoso".

placeholder

Más noticias de Política y Sociedad