Público
Público

Elecciones en Madrid Las claves más importantes de las estrategias de los partidos en Madrid

Expertos en comunicación política analizan en 'Público' lo más destacado de las tácticas de campaña llevadas a cabo por los diferentes partidos para las elecciones del 4 de mayo en la Comunidad de Madrid.

Candidatos Madrid
Pablo Iglesias, Rocío Monasterio, Mónica García, Isabel Díaz Ayuso, Ángel Gabilondo y Edmundo Bal. J. Hellín. POOL / Europa Press

La campaña electoral en la Comunidad Madrid establece un escenario en el que los partidos políticos disputan una batalla, especialmente, en clave nacional. El Partido Popular quiere mantener el poder de la región aunque necesite a Vox para lograr ese propósito, que pasa por conservar el papel de oposición por defecto al Gobierno de Pedro Sánchez. Verónica Crespo, consultora en comunicación estratégica y directora de La Revista de ACOP (Asociación de Comunicación Política), afirma que los comicios "traspasan los límites de la autonomía y se han convertido en una campaña nacional".

El politólogo Guillermo Fernández, del mismo modo, defiende que "de lo que ocurra en Madrid depende una parte de lo que pueda pasar en España en los próximos meses, sobre todo, en el mundo de la derecha y muy particularmente en el tipo de estrategia que adopte el PP", a lo que hay que sumar el futuro de Ciudadanos, una formación en caída libre y sin frenos tal y como dibujan la mayoría de encuestas: algunas ni siquiera le proporcionan un resultado que supere la barrera del 5%.

La izquierda, entretanto, busca el apoyo de los electores de los barrios desmovilizados para conseguir vencer a Ayuso. Los líderes del PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos parecen haber firmado un pacto de no agresión para evitar, a diferencia de otros encuentros electorales, que una gran parte de sus posibles votantes acaben no acudiendo a las urnas. "Pablo, tenemos doce días para ganar las elecciones", expresó el candidato socialista, Ángel Gabilondo, a Iglesias en el debate de Telemadrid.

Gabilondo y el riesgo de captar al votante de Ciudadanos

'Soso, serio y formal' fue la estrategia de vacunación del equipo de campaña de Gabilondo. Los asesores del catedrático universitario optaron por dar un giro a sus debilidades para convertirlas en fortalezas. Mientras Pablo Iglesias y Mónica García se encargan de recabar el apoyo de los votantes situados a la izquierda del PSOE, los socialistas miran a su derecha para conseguir mejorar sus resultados con aquellos ciudadanos que en algún momento prestaron su confianza a los naranjas. 

"Los socialistas harían mejor en ir con su marca a los distritos del sur de la ciudad de Madrid", apunta Fernández

Una estrategia arriesgada, según Fernández, porque "las encuestas muestran que el porcentaje de exvotantes de Ciudadanos dispuestos a votar por Gabilondo es realmente pequeño". Para el experto en comunicación política, "menos del 10% de los exelectores de Ciudadanos optan por dar su voto a los socialistas, que harían mejor en ir con su marca a los distritos del sur de la ciudad de Madrid y de las ciudades del cinturón rojo a buscar una movilización fuerte de sus ciudadanos" para sumar más al bloque progresista.

Pedro Sánchez, además, participa en la campaña como una especie de escudero de Gabilondo, al que eclipsa en el terreno mediático y político hasta tal punto que Ayuso ya lo ha calificado como su principal rival. "Implicarse tanto en la campaña puede perjudicar al presidente si su partido pierde. Por otro lado, flaco favor le presta a Gabilondo, haciéndole sombra a diario", reflexiona Crespo.

Ayuso y la "trascendencia" del PP

La imagen del Partido Popular ha quedado relegada frente a la figura de Ayuso, que ha conseguido construir su liderazgo gracias, fundamentalmente, a su jefe de campaña, Miguel Ángel Rodríguez. "Ayuso está buscando trascender la marca del PP. Ser algo así como la personificación de una idea y, ante todo, de un modo de vida. En particular, del supuesto modo de vida madrileño, que se identifica con el gusto por divertirse, la afición a las terrazas, a la calle, a la movilidad y al dinamismo económico", agrega Fernández.

"Los treinta y dos años del PP no pueden ser fácilmente desplazados por una de sus líderes", señala Marcos

No obstante, la politóloga y socióloga Marta Marcos matiza que, aunque "el PP actualmente lidera la batalla ideológica en Madrid, los treinta y dos años del partido —con toda su herencia— no pueden ser fácilmente desplazados por una de sus líderes: sería simplificar en exceso la historia de la formación" y considera que "los liderazgos fuertes con los que cuenta actualmente el PP pueden servir, en todo caso, para impulsar la imagen del partido a nivel nacional, primordialmente cuando sus estrategias pasan por confrontar con Moncloa".

Ayuso ha sabido sacar una gran rentabilidad del concepto 'libertad', término que ha trasladado a todos sus anuncios electorales. "El lema 'libertad' es coherente con la marca de Ayuso, se entiende y es creíble", sostiene Crespo. En la misma línea, Fernández remarca que la candidata popular "lleva 1 año tratando de representar la idea de libertad, de liberación de las restricciones, de las reglamentaciones, de las coacciones a la movilidad que pone el Gobierno, y en buena medida se puede decir que lo ha conseguido para mucha gente".

El también investigador en la Universidad Complutense de Madrid y especialista en derechas radicales europeas razona que el intento por parte de la oposición, concretamente de Unidas Podemos, de fijar la campaña "como un combate entre fascismo y antifascismo o entre fascismo y libertad resulta contra-intuitivo para todo aquel que no esté muy metido en política, porque al ciudadano normal el fascismo le suena a normas, a coacción, a reglamentación, a dictadura; y Ayuso se ha pasado todo un año tratando de representar lo contrario".

Iglesias y la movilización de la izquierda

El anuncio de Pablo Iglesias de abandonar el Gabinete de Sánchez para concurrir a los comicios autonómicos dio un vuelco al tablero político. El movimiento del exvicepresidente del Gobierno, atendiendo a la mayoría de encuestas, asegura la permanencia de Unidas Podemos en la Asamblea de Madrid, superando la barrera del 5%.

En un principio, la campaña electoral se definió, principalmente, como una "batalla" protagonizada entre Ayuso e Iglesias. Para Marcos, ambos candidatos "comparten un objetivo similar: volver a unificar sus espacios electorales en pro de su proyecto". El representante de Unidas Podemos busca movilizar a los votantes de izquierdas, algo que le ha llevado a reiterar en numerosas ocasiones que no tendrá "ni una mala palabra con ninguna de las candidaturas progresistas".

El eslogan de Unidas Podemos "tiene como finalidad la movilización de un electorado callado", destaca Crespo 

Su estrategia pasa, de hecho, por no pedir el voto directo para su formación y apelar a la gente de los barrios desmovilizados para que vaya a votar. Algo que su equipo, encabezado por el director de campaña Manu Levin, ha decidido reflejar en su lema electoral: 'Que hable la mayoría'. Crespo apunta que "su teoría se basa en una mayoría silenciosa, de clase media y baja, que tradicionalmente recurre a la abstención y es cercana a la izquierda". Este eslogan "nos dice que la derecha gana en Madrid porque hacen mucho ruido, pero que son minoría; tiene como finalidad la movilización de un electorado callado, pero que puede ser muy útil para el bloque de la izquierda".

Unidas Podemos, aun así, debe hacer frente a algunos riesgos relacionados con la imagen del propio Iglesias. "Han sido excesivamente optimistas en cuanto a las potencialidades actuales de Pablo como líder carismático. Al final, por muchos motivos —y uno no menor es el auténtico acoso que ha sufrido en los últimos años—, la imagen de Pablo Iglesias está muy dañada en el conjunto de la sociedad, incluso en la izquierda", subraya Fernández.

Mónica García y su perfil profesional

El líder de Podemos ofreció a Más Madrid la posibilidad de conformar una candidatura conjunta para presentarse a los comicios. Pero la formación liderada por la médica Mónica García decidió rechazar la propuesta, manteniendo a la profesional sanitaria como número uno en sus listas. Marcos explica que "la presencia de Iglesias llegó como una amenaza para Más Madrid" y recalca que, si bien es cierto que "Mónica García es mucho menos conocida que el dirigente morado y puede quedar eclipsada, en Más Madrid están sabiendo aprovechar su trayectoria y han optado por cimentar una imagen de mujer frente a la pandemia, en un intento de cara a cara con Ayuso, pero en el frente de guerra, como médica", algo que intentaron transmitir en el debate de Telemadrid.

"Estuvo durante el tramo más duro de la pandemia trabajando como anestesista", recuerda Fernández

Los expertos en comunicación política consultados por Público destacan el papel de García como sanitaria. "Estuvo, voluntariamente, durante el tramo más duro de la pandemia, compaginando su labor como política con su trabajo como anestesista en el 12 de octubre. Ese es un gran valor, un enorme valor, en contraste con una Isabel Díaz Ayuso que estuvo alojada en un ático de lujo, cedido en circunstancias extrañas y mintiendo a los ciudadanos", manifiesta Fernández.

'Por lo que de verdad importa' es el mensaje principal de campaña elaborado por el equipo de García. Crespo lo describe como "un lema planteado en el contexto de pandemia que hace referencia a las cosas cotidianas y verdaderamente importantes, frente a la política de la crispación de Ayuso; y destaca la sonrisa, la mascarilla, la mirada hacia el futuro: es coherente con el perfil profesional de Mónica García".

Una visión distinta mantiene Marcos, que asegura que para que un eslogan sea efectivo "debe cumplir una serie de características, que no siempre atienden desde Más Madrid" y recuerda que, "en democracia, los eslóganes han evolucionado hacia formas del universo comercial; por ejemplo, en las primeras elecciones, 'Votar centro es votar Suárez' o 'PSUC: el partido de los comunistas de Catalunya' eran eslóganes que trataban de definir al partido y, por tanto, al electorado". La politóloga señala: "Las formas han cambiado, pero pecar en exceso de despojar de ideas al mensaje puede ser contraproducente. Es el caso de ‘Por lo que de verdad importa’ o aquel ‘Vota bonito’ en la campaña electoral del 26M".

Ciudadanos y una estrategia incomprensible

La estrategia electoral de Ciudadanos, con Edmundo Bal a la cabeza, es la que despierta mayor incomprensión en los analistas. "Ciudadanos se enfrenta a sus elecciones más difíciles y solo con una estrategia muy arriesgada podría lograr rédito. Sin embargo, tanto el lema ('Vota Edmundo, elige centro') como la propia campaña, presentan un perfil bajo, poco llamativo y deslucido respecto al resto de opciones políticas", defiende Crespo. La formación no pasa por su mejor momento y algunas encuestas prevén un escenario en el que ni siquiera conseguiría representación en la Asamblea de Madrid.

Miembros de la dirección del partido confirmaron a este periódico que la intención de los naranjas es reiterar el pacto con la presidenta madrileña, calificándolo como un acuerdo "preferible", en lugar de apoyar al candidato socialista. "Por un lado, expresan su malestar con Isabel Díaz Ayuso, pero, por otro, dicen que van a apoyar sí o sí a la candidata popular. En esas condiciones, si uno quiere un Gobierno de Ayuso, no hay demasiados alicientes para votar a Ciudadanos en lugar de apoyar directamente al PP", aclara Fernández.

Marcos cree, con todo, que "la única virtud de la formación naranja de cara al 4M es su candidato, porque sus potenciales votantes lo conocen y genera simpatías"; y añade que el objetivo del partido "es dejar a Vox arrinconado y presentarse como garantía de que los de Abascal no entren en el Gobierno de la Comunidad de Madrid, pero Ciudadanos —matiza— ha alcanzado ya un alto nivel de descrédito político, por lo que no está en posición de exigir ni prometer".

Vox y sus mensajes de odio

Vox continúa con su campaña de ruido y de crispación para conseguir visibilidad ante la ventaja mediática que capta Ayuso. Esto ha llevado a los de Abascal a sacar toda la artillería pesada, con la celebración de un acto de provocación en Vallecas, histórico bastión de la izquierda en Madrid, o con la colocación de un cartel xenófobo en la estación de Cercanías de Sol. Fernández, que es autor del libro Qué hacer con la extrema derecha en Europa. El caso del Frente Nacional, advierte que la formación liderada por Monasterio en Madrid podrá "mantenerse o incluso ganar algún diputado'' y calcula que "las previsiones que auguran que Vox puede quedarse fuera de la Asamblea de Madrid son excesivamente pesimistas con ellos".

"Monasterio no puede competir con la visibilidad de Abascal", indica Marcos

De manera similar a otras campañas, han enfocado su estrategia en torno a los marcos de la seguridad y la criminalidad, que relacionan directamente con la migración. Un mensaje plasmado en su lema, 'Protege Madrid'. Abascal ha decidido formar parte de manera activa de la campaña respaldando este discurso; de hecho, aparece junto a Monasterio en los carteles electorales.

Esta táctica atiende a dos lecturas, como evidencia Crespo: "La presencia de los líderes nacionales puede beneficiar a una campaña dándole visibilidad. Pero también puede llegar a eclipsar al candidato". Marcos, por su parte, comenta que "Rocío Monasterio no puede competir con la visibilidad mediática del líder de su formación y mucho menos con la de Isabel Díaz Ayuso, por lo que necesita a Abascal a su lado".

En un ambiente electoral tenso, donde el Gobierno de la región dependerá de unos pocos escaños en la Asamblea, la actual presidenta de la Comunidad de Madrid ha conseguido convertirse en la viva imagen de la oposición al Gobierno de Sánchez, ocultando al resto de formaciones con las que comparte espacio político. Las expectativas sobre sus resultados son muy positivas, pero cabe la posibilidad de que termine "muriendo de éxito'' si Vox no entra en la Asamblea de Madrid. La izquierda, al mismo tiempo, tiene la oportunidad de aprovechar esta ocasión histórica y provocar lo que supondría un seísmo en el terreno de la derecha: desbancar al PP de la región después de ostentar el poder durante más de 25 años.

Más noticias de Política y Sociedad