Público
Público

Elecciones en Madrid Gobierno y PSOE creen que los mensajes de radicalización de Vox tienen seguidores que los ejecutan

La ministra portavoz también denuncia "las incitaciones al odio que producen algunas formaciones políticas", tras conocerse que el autor de la carta amenazante contra Reyes Maroto está emparentado con un diputado de Vox.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, junto a la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto (d), y la directora de la Guardia Civil, María Gámez, durante un acto de campaña del candidato socialista a las elecciones de la Comunid
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, junto a la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto (d), y la directora de la Guardia Civil, María Gámez, durante un acto de campaña del candidato socialista a las elecciones de la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo  Chema Moya / EFE

Desde el PSOE y desde el propio Gobierno se alzó este martes la voz para denunciar directamente que los mensajes de radicalización de la ultraderecha  son los que están incitando al odio y al actual clima de crispación que se está viviendo en los últimos días, con amenazas de muerte a dirigentes políticos.

Fuentes de la dirección del PSOE indicaron a Público que, al final, "el discurso del odio cala hasta en los más vulnerables", y aseguran que no tienen dudas que tras este discurso está la ultraderecha. "Los mensajes de radicalización de Vox tienen seguidores que los ejecutan", afirmaron fuentes socialistas.

Sánchez ya advirtió en la Ejecutiva del pasado lunes que hay que parar "las actitudes fascistas" y no ocultó a la dirección del PSOE su preocupación por el clima que se estaba creando en Madrid.

También Ángel Gabilondo en un acto matinal se refirió "al clima de odio que nos afecta a todos", y consideró intolerable que en los últimos días cuatro cargos público hayan recibido cartas amenazantes.

Gabilondo se comprometió a combatir el odio y la mentira, "y en el Gobierno de Madrid no queremos las ideas de Vox, que blanquea y extiende Ayuso". Y añadió: "Debemos frenar ya al extremismo de la ultraderecha".

Asimismo, desde el Gobierno se quiso mostrar su preocupación "por el clima de incitación al odio que se promueve por parte de algunas formaciones", según afirmó la ministra Portavoz, María Jesús Montero tras el Consejo de Ministros.

La ministra se refirió a la carta con una navaja y amenazas de muerte recibida por la ministra de Industria, Reyes Maroto, y dijo que en este clima, "pueden aparecer conductas protagonizadas por personas que en otro contexto no se atreverían a expresarlas. Hay que utilizar los códigos de comunicación adecuados para no estigmatizar a las personas que sufren enfermedades mentales. La responsabilidad de los que tenemos algún tipo de tarea pública es contribuir al clima de inclusión y no hacer descalificaciones con comentarios que minimizan hechos con consecuencias graves; algunos minimizan y convierten en espectáculo todo aquello que lleve a una realidad que no les interesa. Y hasta ahí puedo decir, porque hay que respetar las reglas electorales”, afirmó.

La cortina de humo del PP

Las palabras de la ministra se pronunciaron después de que se conociera que el autor de la cara amenazante a la ministra de Industria está emparentado con el diputado de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, y pertenece a su saga familiar.

Aunque Montero intentó ser más que prudente desde la Mesa del Consejo de Ministros al estar en periodo electoral, añadió a ese respecto que "hay algunas formaciones políticas que resten importancia al odio, y no solo pone en riesgo la vida de las personas amenazadas, sino la democracia y la convivencia".

Además, censuró la valoración de las amenazas recibidas por distintos dirigentes políticos hecha por la candidata del PP, Isabel Díaz Ayuso, que calificó de "circo" el hecho de hacer públicas estas denuncias. "El PP quiere poner una cortina de humo para no hablar de lo que realmente importa. Que una dirigente política hable de circo cuando hablamos de amenazas a dirigentes y a sus familias me parece un desatino".

La ministra Portavoz, además, abogó por poner un cordón sanitario a las formaciones que no condenan hechos tan graves y protagonizan discursos de odio, y añadió: "El PP intenta justificar el no hacer ese cordón sanitario porque cuentan con la ultraderecha para hacer sus gobiernos y saben que tienen consecuencias electorales".

Más noticias de Política y Sociedad