Público
Público

Elecciones en Madrid Los partidos minoritarios que aspiran a entrar en la 'Superliga' del 4M reivindican otra forma de hacer política

Catorce partidos aspiran a entrar por primera vez en la Asamblea de Madrid tras las elecciones. Es la lucha de David contra Goliath: no aparecen en las encuestas y apenas se asoman a los titulares de los grandes medios de comunicación pero ven en la convocatoria electoral una oportunidad de difundir sus mensaje.

Belén Blanco
Belén Blanco, cabeza de lista del partido Por un Mundo Más Justo durante un acto electoral. Por un Mundo Más Justo (PUM+J)

"Esto es como el fútbol. Se ha creado una Superliga de partidos y nosotros somos un equipo modesto". La frase, pronunciada por un miembro del Partido Libertario (P-LIB), resume con humor la situación que afrontan los 14 partidos que aspiran a entrar por primera vez en la Asamblea de Madrid tras las elecciones del 4M. Es la lucha de David contra Goliath: no aparecen en las encuestas y apenas se asoman a los titulares de los grandes medios de comunicación, salvo casos excepcionales. Las preguntas surgen, inevitables: ¿Cómo se afronta una campaña electoral cuando es misión casi imposible obtener representación parlamentaria? ¿Es una decepción, un fracaso, o por contra el solo hecho de difundir tu mensaje es ya un triunfo?

Las 14 candidaturas de las que casi nadie habla cubren todo el espectro ideológico: desde el marxismo-leninismo y los derechos de la clase obrera que proclama la Coalición por la unidad comunista PCOE-PCPE hasta el fascismo más rancio de Falange Española de las J.O.N.S. Entre medias, la defensa de los derechos de los animales que representa el Partido Animalista (Pacma), la redistribución de la riqueza que propugna la candidatura de Recortes Cero-Partido Castellano-Tierra Comunera-Grupo Verde-Municipalistas (Recortes Cero-PCAS-TC-GV-M) o la erradicación de la pobreza y la lucha contra la desigualdad en el mundo por la que aboga el partido Por un Mundo Más Justo (PUM+J).

Hay varios rasgos comunes que caracterizan a estos partidos extraparlamentarios independientemente de su ideología: lejos de percirbirlas como una inmolación, consideran que las elecciones son una oportunidad para crecer y difundir su mensaje, pero también ven como una carrera de obstáculos la actual ley electoral. 

Hay una tercera característica que comparten casi todas estas candidaturas alternativas a los grandes partidos: reivindican una forma diferente de hacer y estar en política y exhiben la máxima ambición por conseguir un escaño en la Asamblea de Madrid pese a que todos son plenamente conscientes de que las "las dificultades son muchas". "Sin embargo, eso a nosotras nos nos frena, al contrario, nos estimula", resume Sara Montero, cabeza de lista por la candidatura unitaria de Recortes Cero. Una actitud hasta cierto punto rebelde que podría aplicarse a casi todas las fuerzas extraparlamentarias que se presentan el 4M.

Sara Montero, cabeza de lista de la candidatura unitaria de Recortes Cero. Recortes Cero / Gabinete de prensa

"El período electoral nos hace crecer: se movilizan recursos, llegamos a más gente y crecemos en militancia y en seguidores en las redes sociales. Es como un toque de trompeta generalizado en el que vamos todos a una", explica Gloria Rodríguez, candidata del Partido Libertario, la primera cabeza de lista transexual en unas elecciones madrileñas.

"Las elecciones son claramente una oportunidad para visibilizar nuestro posicionamiento político, para afianzarnos ante nuestros afiliados y para crecer. No lograr un escaño en la Asamblea de Madrid no sería un fracaso porque la política no es ganar elecciones u ocupar sillones: la política es intercambiar ideas, participar, dialogar y consensuar con unos y con otros", abunda Belén Blanco, candidata de Por un Mundo Más Justo.

Laura Duarte, la cabeza de cartel de Pacma, considera también que elecciones "son siempre una oportunidad precisamente por lo que nosotras defendemos". Duarte cree que es el mejor momento para afianzar el mensaje de su partido: "Somos el único partido político que defiende los derechos de los animales y que visibiliza una realidad de la que nadie más quiere hablar".

"Nosotras queremos que la redistribución de la riqueza entre en la Asamblea de Madrid. Ese es el centro de nuestro programa. Tenemos un compromiso y una alternativa muy clara y en ese sentido sí que pensamos que las elecciones son una oportunidad", afirma Sara Montero, de Recortes Cero.

A pesar de que la ambición es máxima y de que la mayoría de estos partidos tienen una larga trayectoria detrás y acumulan una amplia experiencia en citas electorales, siempre chocan contra un muro: La ley electoral y la casi nula atención de los medios de comunicación. En Madrid hace falta obtener un 5% de los sufragios para poder acceder a la Asamblea, lo que traducido en números implica, dado el nivel de participación de elecciones anteriores, lograr unos 250.000 votos como mínimos, una cifra que que para la mayoría de estas formaciones que en las pasadas elecciones autonómicas de 2019 apenas superaron los 2.000 votos. De hecho, el Pacma fue el primer partido extraparlamentario con 24.446 sufragios.

"No competimos al mismo nivel que los grandes partidos"

La batalla con los grandes partidos que acaparan un titular tras otro es muy desigual. "Por desgracia y por culpa de la ley electoral no competimos al mismo nivel que los grandes partidos, que cuentan con muchos recursos y con el apoyo de los grandes medios de comunicación", se lamenta Laura Duarte.

Gloria Rodríguez, candidata del Partido Libertario en las elecciones autonómicas de Madrid. Partido Libertario / Gabinete de prensa

Las quejas sobre la ley electoral y el sistema de asignación de escaños elegido –el método D'Hondt, que favorece a los partidos mayoritarios– son unánimes y compartidas. "El actual sistema electoral provoca que un voto no valga lo mismo según donde votes y beneficia a los grandes partidos", certifica Sara Montero. "La ley electoral está llena de trabas para los partidos extraparlamentarios: los avales y las listas cerradas son las principales. De hecho, nosotras formamos parte, junto a otros partidos de la Plataforma por un voto igual para cambiar la ley. De hecho, en nuestro programa proponemos, en la línea de otros países europeos, eliminar el tope del 5% en Madrid y del 3% en las elecciones generales", añade Gloria Rodríguez.

Belén Blanco, además de señalar "las consecuencias negativas que tiene el sistema D'Hondt para los partidos pequeños", señala otra piedra en el camino para estos partidos minoritarios, sobre todo en un ambiente tan polarizado como en el que se van a celebrar las elecciones madrileñas: la apelación al voto útil. "Decir voto útil parece querer decir que hay un voto que es inútil y eso es profundamente paradójico con los principios de la democracia. La democracia se basa en una persona, un voto y el voto tiene el mismo valor para todos". "El voto útil nos puede perjudicar, pero lo de voto útil es algo muy viejo y además falso, porque si hubiese sido por el voto útil no hubieran surgido partidos como Podemos o Ciudadanos", afirma Sara Montero.

Tampoco faltan referencias al papel de los grandes medios de comunicación y su contribución a polarizar aún más el debate. Laura Duarte lamenta que el vídeo electoral del Pacma quede relegado a horarios de madrugada en la televisión pública mientras se da alas a Vox en la prensa. "Todos los partidos deberíamos tener las mismas oportunidades. Los medios deberían disponer de espacios para dar a conocer los programas de todos los partidos. Eso contribuiría, además, a la participación de los ciudadanos y a un mayor compromiso de la sociedad civil con la política", secunda Belén Blanco.

"Quizás hay mayor nivel de polarización en la sociedad y más tensión pero al final los mensajes que se están mandando son los de siempre: el voto útil, el de que esta vez no se puede fallar y que hay que votar a este para contrarrestar al otro. Estamos acostumbrados a ese tipo de mensajes, pero nosotras queremos poner nuestra ideas y nuestros mensaje encima de la mesa y que llegue lo más lejos posible", apunta en este sentido Gloria Rodríguez.

Otro obstáculo para estos partidos es la escasez de recursos. "Es un problema, las posibilidades que tenemos son muy escasas". Todas explican que sus campañas son "humildes" y que se gastarán poco: Pacma invertirá unos 7.000 euros en la campaña electoral, el Partido Libertario entre 3.000 y 4.000 y Recortes Cero, unos 30.000. Todo a base de donaciones y aportaciones de militantes y simpatizantes. Internet y las redes sociales son su tabla de salvación: "Es complicado por la limitación de medios, pero gracias a las redes sociales se pueden hacer cosas hoy en día y básicamente estamos bastante enfocadas en lo digital", resume Gloria Rodríguez.

Para ninguna de las candidatas sería un fracaso no entrar en la Asamblea de Madrid, pese a que todas reconocen que acceder a las instituciones públicas les daría visibilidad y mayor difusión de su mensaje. Cuando se les pregunta cuál sería un resultado óptimo, todas las candidatas eligen el mismo verbo: "Crecer". Y todas señalan, que pase lo que pase el 4M, van a seguir peleando, aunque sea con gigantes de molino.

Catorce candidaturas aspiran a entrar por primera vez en la Asamblea de Madrid

Los madrileños podrán optar entre 20 candidaturas diferentes a la hora de depositar su voto el próximo día 4 de mayo. Además de los seis partidos con representación en la Asamblea en esta legislatura –PP, PSOE, Ciudadanos, Más Madrid, Unidas Podemos-IU y Vox–, los electores llamados a las urnas contarán con otras 14 opciones que van desde la ultraderecha al comunismo, pasando por animalistas, humanistas, europeístas o defensores de mejoras para jubilados o autónomos. Siete de ellas obtuvieron más de mil votos en los pasados comicios, mientras que las otras siete, de más reciente creación, debutan por primera vez en los comicios para 'testar' su apoyo en la región. Estas cuatro son las que ha hablado Público.

Partido Animalista (Pacma)

Laura Duarte, líder nacional del Pacma desde septiembre de 2019, será la cabeza de lista de esta formación que se define como la voz de los animales. Nacida en Vigo en 1986 y licenciada en Periodismo Universidad Juan Carlos I, Duarte ya encabezó la lista del partido en 2019, logrando el 0,76% de los votos (24.446 sufragios). Pacma fue el primero entre los partidos extraparlamentarios.

Por un Mundo Más Justo (PUM+J)

María Belén Blanco encabeza la lista de este partido nacido en 2004 y cuyos principios fundacionales son la erradicación de la pobreza y la lucha contra la desigualdad en el mundo. De 46 años y licenciada en Geografía e Historia y en Ciencias Religiosas, es actualmente responsable pedagógica de 20 colegios en toda España. En los comicios de 2019, la lista entonces encabezada de PUM+J logró el 0,10% de los votos (3.178 sufragios).

Recortes Cero-Partido Castellano-Tierra Comunera-Grupo Verde-Municipalistas (Recortes Cero-PCAS-TC-GV-M)

Esta coalición formada por organizaciones progresistas, verdes y municipalistas llevará como cabeza de lista a Sara Montero, madrileña de 36 años, trabaja de cartera y vive en el barrio de Hortaleza. La lista electoral cuenta con candidatos de más de 30 organizaciones unidas por la redistribución de la riqueza. "Nos jugamos mucho en estas elecciones: más recortes o redistribuir la riqueza, Hay que dar una alternativa a la crisis sanitaria, social y económica. Nosotros no aceptamos ni un recorte más y podemos salir de la crisis redistribuyendo la riqueza y elevando los salarios y las pensiones", explica Montero. En los pasados comicios, la lista de Partido Castellano-Tierra Comunera concurrió en solitario, cosechando el 0,06% de los votos (1.794 sufragios).

Partido Libertario (P-LIB)

Nacido en 2009 como Partido de la Libertad Individual, propugna la libertad de la persona como valor supremo y, en este sentido, defiende que el orden espontáneo de la sociedad y de la economía es superior a cualquier forma de organización y planificación estatal. El Partido Libertario se presenta a estas elecciones autonómicas con un programa electoral de 61 medidas, centrado según la formación libertaria, "en lo que de verdad importa a los madrileños". Repite como cabeza de lista la coordinadora regional del partido, Gloria Rodríguez González, programadora de 39 años y primera  candidata transexual a la presidencia de la Comunidad de Madrid. En los comicios de 2019, logró el 0,04% de los votos (1.246 sufragios).

Además de estas cuatro candidaturas otras diez que aspiran a pisar por primera la moqueta de la Asamblea de Madrid: Partido Comunista de los Trabajadores de España (PCTE), Falange Española de las J.O.N.S. (FE de las JONS), Partido Humanista (PH), Tercera Edad en Acción (3e en acción), Partido Autónomos, Coalición por la unidad comunista PCOE-PCPE (PCOE-PCPE), Volt España (VOLT), Orden y ley (POLE), Escaños en Blanco (EB), Unidad de Centro (UDEC). 

Más noticias de Política y Sociedad