Público
Público

Elecciones Los socialistas se aferran a Pedro Sánchez para hacer campaña en Barcelona y Bruselas

Jaume Collboni se presenta como el candidato contra el pacto entre Ernest Maragall y Ada Colau que "subordinaría" la ciudad al independentismo. Borrell critica el Brexit inglés y lo compara con el 'procés': “¿Cómo se pudieron pensar desde Catalunya que podían salir de España de la noche a la mañana, si los ingleses llevan tres años?".

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, conversa con el secretario general del PSC , Miquel Iceta, en Barcelona. (ANDREU DALMAU | EFE)

Los socialistas quieren marcar distancias con el independentismo, también en Barcelona. De nuevo, pero con toda la plana mayor de su partido, Jaume Collboni ha querido salir de la sombra donde lo ha dejado el cara a cara entre Ernest Maragall y Ada Colau: "En Barcelona, ganaremos porqué el independentismo no someta la ciudad de Barcelona. Ni por la puerta de delante, como quiere Maragall, ni por la puerta trasera, como quiere hacer Colau”. También lo han hecho sus homólogos en las europeas, quienes se disputan las elecciones en una ajustada contienda en Catalunya con las candidaturas de los dos grandes símbolos de la represión contra la independentismo: Carles Puigdemont y Oriol Junqueras. Y para hacerlo, a pocos días de las elecciones, los socialistas han llevado la mejor carta que tienen, Pedro Sánchez, quien ha compartido escenario con todos ellos.

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta ha abierto la cita y no ha dejado escapar la oportunidad de hacer mención a la polémica sobre su frustrada candidatura a presidir el Senado: "Vetando una persona se pensaban que paraban nuestro proyecto. El sectarismo de los independentistas con la complicidad de la derecha no nos parará. Queríamos un presidente del Senado federalista catalanista y lo tendremos. Aquí lo tenemos. ¡Manuel Cruz!". Quien no ha podido venir, en cambio, ha sido la presidenta del Congreso, la también dirigente del PSC Meritxell Batet, a causa de la reunión de la mesa sobre la posibilidad de suspender los presos electos.

Jaume Collboni también ha reivindicado al líder estatal del partido: "Gracias Pedro Sánchez por enseñar en todo el país que una nueva España, una nueva Catalunya y una nueva Barcelona, son posibles y están a punto de llegar". En esta línea, Collboni se ha reforzado en su distancia con las candidaturas independentistas: "Maragall es amigo del señor Torra. Yo soy amigo de Pedro Sánchez". Y con un cierto tono trumpista no intencionado, ha añadido: "Barcelona será lo primero. Los barceloneses y las barcelonesas serán lo primero. Nunca subordinaré a Barcelona al proceso independentista".

De nuevo, el alcaldable socialista ha situado su discurso trazando la dicotomía entre las candidaturas de ERC y Barcelona en Comú y la suya, sabedor de la más que probable tercera posición del PSC: "En Barcelona, ganaremos para que el independentismo no someta la ciudad de Barcelona. Ni por la puerta de delante, como quiere Maragall, ni por la puerta trasera, como quiere hacer Colau". Así mismo, ha querido reivindicar su candidatura como la que suma "los progresistas, los catalanistas moderados y los patriotas de Barcelona”, y ha criticado la "inacción" del ejecutivo de Barcelona en común frente los gobiernos socialistas, con una clara alusión al pasado maragallista (el socialista, claro): "Si soy alcalde, haré políticas de transformación de verdad. Les pido su confianza si quieren tener un buen gobierno. Un gobierno que dé seguridad, que vuelva a gobernar Barcelona, como se ha hecho siempre".

El proceso catalán y el Brèxit, una "irresponsabilidad"

En su turno, el candidato del PSOE a las europeas, Josep Borrell ha empezado haciendo referencia a uno de los grandes temas de las elecciones, quién sabe si para corregir su criticada intervención en un debate electoral donde hizo unas declaraciones sobre el acuerdo con Turquía: "Fue una solución para curar la hemorragia de inmigrantes". Este jueves se ha querido dirigir en positivo y en clave nacional: "Dicen que el inmigrante es un peligro y que tenemos que cerrar las puertas. ¿Cómo podemos pensar en Catalunya que el inmigrante es un peligro? ¿Cuánta gente ha venido migrando a Catalunya?".

Borrell también ha reivindicado el espacio de la Unión Europea en un discurso ligado a la política catalana, siguiendo con la dinámica de una campaña que ha estado especialmente marcada más por la actualidad nacional que por la europea: "Es imprescindible que los europeos nos juntemos más, porque de la unión viene la fuerza". El cabeza de lista del PSOE ha criticado el Brèxit británico, todavía por resolver, por alejarse del proyecto paneuropeísta, y lo ha conectado con el proceso catalán: "¿Cómo se pudieron pensar desde Catalunya que podían salir de la noche a la mañana, si los ingleses llevan tres años? Es una irresponsabilidad. Tenemos que estar más juntos".

Por su parte, el candidato socialista a liderar la Comisión Europea, Franz Timmermans, ha iniciado su intervención con un "no pasarán" en contra de las candidaturas de ultraderecha, ante su presencia destacada a las instituciones europeas: "Nosotros no miramos al pasado. Miramos al futuro. No permitimos que ganen estos partidos nostálgicos". Timmermans también ha cargado contra el independentismo: "Fuera del marco legal, fuera del estado de derecho, no hay democracia. No hay solución a nada. Las leyes garantizan nuestros derechos y se cambian a través del diálogo para sumar mayorías". Y ha añadido uno "¡Viva España!", que no ha obtenido el retorno del público.

Sánchez conecta el 28 de abril con el 26 de mayo

El presidente español, Pedro Sánchez, ha hecho hincapié en conectar la victoria conseguida durante las elecciones generales con este 26 de mayo: "El pasado 28 todos respiramos tranquilos. El PSOE volvía a ganar las elecciones generales. Hay gente que considera que el trabajo ya está hecho, pero si quieren que este avance sea más rotundo todavía, tenemos que conseguir muchos escaños en el Parlamento Europeo y que en Barcelona tengamos un alcalde socialista". También ha querido resaltar la importancia del combate contra cambio climático, ligando uno de los temas estrellas de Bruselas con la contienda electoral en la capital catalana: "Necesitamos aliados en Barcelona que crean en la transición ecológica. Por eso, necesitamos votar Collboni".

Además, también ha cargado contra el independentismo por el veto a Iceta en el Senado y ha relacionado la primera frustración socialista después de las elecciones con la caída de los presupuestos del anterior, que no recibieron el aval de las fuerzas independentistas: "Vetaron justicia social. Vetaron Miquel Iceta. ¿Sabéis por qué siempre vetan a los socialistas? Porque representamos una Catalunya que quiere España y una España que quiere Catalunya. La diferencia entre ellos y nosotros es que lo que nosotros consideramos hogar es una donde cabemos todos y todas".

Más noticias en Política y Sociedad