Público
Público

Emergencia del coronavirus Todos culpables, todos inocentes: Así reaccionaron las autonomías frente a la covid-19

Por imperativo de salud pública, los gobiernos regionales tenían la potestad de aplazar las clases, cerrar bares, clausurar partidos de fútbol y suspender la actividad comercial. Un examen cronológico revela que ninguno tomó medidas restrictivas antes del controvertido 8-M y la mayoría actuó al mismo tiempo que el Ejecutivo central

Vista de la entrada de urgencias del Hospital del Mar de Barcelona, este lunes, vigesimotercer día de confinamiento./ Alejandro García (EFE)
Vista de la entrada de urgencias del Hospital del Mar de Barcelona, este lunes, vigesimotercer día de confinamiento./ Alejandro García (EFE)

A estas alturas, ya pocos discuten que el coronavirus ha arrasado el planeta con la fuerza y el vértigo de un huracán. Prácticamente ninguna institución pública o privada del mundo ponderó adecuadamente la amenaza internacional que representaba un microorganismo que emergió en un lugar remoto de China hace apenas dos meses y medio. La pregunta que ahora vapulea la escena política española es la siguiente: ¿Se podía haber previsto el alcance del cataclismo? ¿Se actuó tarde?

La respuesta no es simple. Sobre todo, en un país con un sistema descentralizado de competencias como el nuestro. Las responsabilidades, por lo tanto, están repartidas entre 17 gobiernos autonómicos y un Ejecutivo central. ¿Por qué? Porque las regiones tenían herramientas para haber actuado frente al coronavirus, sobre todo en los dos ámbitos decisivos de la pandemia: la sanidad y la educación. Por ejemplo: los estatutos de autonomía habilitan a los gobiernos autonómicos para clausurar por razón de salud pública estadios de fútbol, bares y discotecas, conciertos y espectáculos, y la totalidad de la actividad comercial. Ni qué decir que también tenía la competencia para cancelar las clases de todos los niveles educativos, que afectan a nada menos que a 9,8 millones de alumnos en todo el país.

La única prerrogativa exclusiva del Gobierno central se refiere a la suspensión de derechos fundamentales especialmente protegidos por la Constitución. ¿Y cuáles son en este caso? La libre circulación y el derecho de manifestación. Es decir, las concentraciones del 8-M solo podían haber sido anuladas por los subdelegados del Gobierno central en cada una de las provincias apelando al peligro en materia de salud pública que suponían las aglomeraciones.

El examen cronológico de las medidas adoptadas revela que ningún gobierno autonómico activó ninguna de las atribuciones de que disponía antes del controvertido 8-M. Los primeros ejecutivos que decidieron suspender las clases el 11 de marzo fueron los de Madrid, La Rioja y País Vasco (solo en Álava) cuando el avance del virus fue más visible y el pánico ya se apoderó del país. Muchos otros interrumpieron las aulas el 13 de marzo y la mayoría incluso después del estado de alarma activado por el Gobierno central el 15 de marzo.

El fin de semana del 8 de marzo la vida social y comercial del país seguía su curso natural con toda normalidad. Hasta los partidos de fútbol, que aglutinan a cientos de miles de ciudadanos a lo largo de toda España, se celebraron sin incidencias. Los gobiernos regionales pudieron decretar su suspensión. Pero no lo hicieron. En Madrid, por ejemplo, más de 60.000 espectadores acudieron al Wanda para recibir al Sevilla. En Barcelona, el Camp Nou acogió a nada menos que 77.000 personas frente a la Real Sociedad. Y en Sevilla, el Real Madrid visitó al Betis ante un récord de taquilla: 51.000 entradas vendidas. Ni la Junta de Andalucía, ni la Comunidad de Madrid, ni la Generalitat amagaron si quiera con limitar el aforo.

Hasta el sábado 14 de marzo, un día antes de la entrada en vigor del estado de alarma, ninguna autonomía decretó el cierre de bares, espectáculos y comercios. Podían haberlo hecho pero no lo hicieron. Y hablamos de una constelación de espacios cerrados que aglutinan cada fin de semana a cientos de miles de personas a lo largo y ancho de todo el país. Es evidente que ninguno de los ejecutivos regionales, en manos de partidos de todos los colores del arco parlamentario, calibraron en su justa medida los efectos de un ciclón llamado coronarivus.

Público ha consultado a dos profesores de Derecho Constitucional para tratar de identificar las armas competenciales a disposición de las autonomías y el Gobierno central. Y los dos coinciden en sus apreciaciones. Para Joaquín Urías, profesor de la Universidad de Sevilla y ex letrado del TC, la única autoridad con poder para prohibir una manifestación es el delegado del Gobierno central en cada provincia, al tratarse de un derecho fundamental. "Ahora bien", precisa el experto, "las comunidades autónomas podrían haber suspendido los partidos de fútbol, cerrado los bares, clausurado negocios y aplazado las clases. La misma Junta de Andalucía sacó un decreto el 15 de marzo con casi las mismas medidas que el Gobierno central". Todos los estatutos de autonomía se reservan la competencia en salud pública. Y esa es la clave, explica Joaquín Urías.

José Luis López, profesor de la UAM, coincide en lo principal con su colega. Y recuerda que, además de las manifestaciones, la libre circulación es también "un derecho fundamental residenciado en el poder central". Por eso, ha sido el Gobierno quien ha podido limitar su ejercicio a través del decreto de estado de alarma. Hay supuestos en que las autonomías pueden restringirlo igualmente, pero de forma parcial. "Por ejemplo, en un vertido peligroso", puntualiza. "En ese caso sí podrían intervenir las comunidades autónomas". En todo lo demás, señala el jurista madrileño, los gobiernos regionales disponían de prerrogativas suficientes para haber actuado sin esperar el estado de alarma como, por ejemplo, el cierre de establecimientos, la clausura de espectáculos y, por supuesto, el aplazamiento de las clases.

Los sistemas de prevención sanitaria han fracasado en todo el planeta, seguramente porque es prácticamente imposible anticipar lo que nunca ha sucedido antes en la historia contemporánea. Y, si hay que buscar responsables, todo indica que es preciso apuntar en dirección a todos los partidos políticos. Así lo certifica el análisis cronológico de los hechos que se exponen a continuación

7 de marzo

MADRID (PP + Cs): Cierre de parte de los centros de mayores.

8 de marzo

Manifestación internacional del Día de la Mujer (8M).

10 de marzo

GOBIERNO CENTRAL (PSOE + UP): Se suspenden los viajes del Imserso.

11 de marzo

LA RIOJA (PSOE): Suspensión de las clases.

Total alumnos: 70.000.

Contagiados: 155.

MADRID (PP + Cs): Suspensión de las clases.

Total de alumnos: 1,5 millones.

Contagiados: 578.

Fallecidos: 17.

ALAVA (PNV): Suspensión de las clases.

Total alumnos: 60.000.

Contagiados: 201.

VALENCIA (PSOE + Compromís + UP): Suspensión de las Fallas.

12 de marzo

El CONGRESO suspende sus sesiones.

13 de marzo

ASTURIAS (PSOE): Suspensión de las clases.

Total alumnos: 155.000.

Contagiados: 68.

CANARIAS (PSOE + NC + SP): Suspensión de las clases.

Total alumnos: 300.000.

Contagiados: 70.

CASTILLA LA MANCHA (PSOE): Suspensión de las clases.

 Total alumnos: 390.000.

Contagiados: 194.

CASTILLA Y LEÓN (PP + Cs): Cierre de los centros de mayores y suspende el transporte público.

CATALUÑA (JpCat + ERC): Suspensión de las clases.

Total alumnos: 1,8 millones.

Contagiados: 509.

VALENCIA (PSOE + Compromís + UP): Suspensión de los actos culturales, de ocio y deportivos. 

NAVARRA (PSOE + Gbai + Podemos): Suspensión de las clases.

Total alumnos: 114.600.

Contagiados: 92.

PAÍS VASCO (PNV): Suspensión de las clases.

Total Alumnos: 455.000.

Contagiados: 346.

Fallecidos: 11.

14 de marzo

GOBIERNO CENTRAL (PSOE + UP): Se decreta el estado de alarma.

ANDALUCÍA (PP + Cs): Suspensión de la Semana Santa.

ASTURIAS (PSOE): Cierre de bares, comercios y locales de ocio.

BALEARES (PSOE + Podemos + Més): Cierre de bares, comercios y locales de ocio.

CATALUÑA (JpCat + ERC): Cierre de bares y locales de ocio.

MADRID (PP + Cs): Cierre de bares y locales de ocio.

MURCIA (PP + Cs): Se ordena el confinamiento de zonas turísticas.

15 de marzo

El GOBIERNO (PSOE + UP): Se activa el confinamiento en toda España.

ANDALUCÍA (PP + Cs): Cierre de bares, comercio y locales de ocio.

ARAGÓN (PSOE + Podemos + Par + Chunta): Cierre de bares, comercio y ocio.

CANARIAS (PSOE + NC + SP): Cierre de bares, comercio y locales de ocio.

CANTABRIA (PRC + PSOE): Cierre de bares, comercio y locales de ocio.

CASTILLA LA MANCHA (PSOE): Cierre de bares, comercio y locales de ocio.

CASTILLA Y LEÓN (PP + Cs): Cierre de bares, comercio y locales de ocio.

EXTREMADURA (PSOE): Cierre de bares, comercio y locales de ocio.

GALICIA (PP): Cierre de bares, comercio y locales de ocio.

LA RIOJA (PSOE): Cierre de bares, comercio y locales de ocio.

MURCIA (PP + Cs): Cierre de bares, comercio y locales de ocio.

NAVARRA (PSOE + Gbai + Podemos): Cierre de bares, comercio y locales de ocio.

PAÍS VASCO (PNV): Cierre de bares, comercio y locales de ocio.

VALENCIA (PSOE + Compromís + UP): Cierre de bares, comercio y locales de ocio.

16 de marzo

ANDALUCÍA (PP + Cs): Suspensión de las clases.

Total alumnos: 2 millones.

Contagiados: 554.

Fallecidos: 7.

ARAGÓN (PSOE + Podemos + Par + Chunta): Suspensión de las clases.

Total alumnos: 155.000.

Contagiados: 147.

Fallecidos: 7.

BALEARES (PSOE + Podemos + Més): Suspensión de las clases.

Total alumnos: 195.000.

Contagiados: 26.

Fallecidos: 1.

CANTABRIA (PRC + PSOE): Suspensión de las clases.

Total alumnos: 106.000.

Contagiados: 58.

CASTILLA Y LEÓN (PP + Cs): Suspensión de las clases.

Total alumnos: 610.000.

Contagiados: 334.

Fallecidos: 2.

EXTREMADURA (PSOE): Suspensión de las clases.

Total alumnos: 195.000.

Contagiados: 128.

Fallecidos: 3.

GALICIA (PP): Suspensión de las clases.

Total alumnos: 464.000.

Contagiados: 239.

Fallecidos: 3.

MURCIA (PP + Cs): Suspensión de las clases.

Total alumnos: 315.000.

Contagiados: 100.

VALENCIA (PSOE + Compromís + UP): Suspensión de las clases.
Total alumnos: 700.000.

Contagiados: 490.

Fallecidos: 13.

17 de marzo

GALICIA (PP): Suspensión de las elecciones del 5-A.

PAÍS VASCO (PNV): Suspensión de las elecciones del 5-A.

30 de marzo

GOBIERNO CENTRAL (PSOE + UP): Suspensión de todas las actividades no esenciales.

Más noticias de Política y Sociedad