Público
Público

La emergencia del coronavirus El debate en el Senado saca a flote las tensiones entre Gobierno y autonomías en la gestión de la covid-19

Las comunidades gobernadas por el PP aprovechan el foro para cargar contra Sánchez, al que varios territorios afean la falta de información y coordinación en determinadas decisiones. Otras autonomías advierten del peligro de "aprovechar" la pandemia para tratar de "desgastar" al Ejecutivo, que pide que la cohesión esté por encima del "ruido".

Isabel Díaz Ayuso y Carolina Darias en el Senado
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, saluda a la ministra de Política Territorial, Carolina Darias, en el Senado / EFE, Pool

"Esta reunión es un fracaso. Está devaluada. Qué ocasión estamos perdiendo de encontrarle una virtualidad al Senado como Cámara territorial". Miguel Ángel Revilla fue el primer presidente autonómico en tomar la palabra este jueves en la Comisión General de Comunidades Autónomas celebrada en el Senado, y sus declaraciones ya sonaban a epitafio cuando la reunión no había hecho más que comenzar.

Sin Pedro Sánchez ni la mayoría de presidentes autonómicos, con la ministra de Política Territorial, Carolina Darias, en representación del Gobierno, y con la presencia de varios consejeros de Sanidad, en la comisión se abría paso una oportunidad para alejar del Senado la batalla política del coronavirus y, por lo menos, construir un espacio de diálogo de perfil técnico en tiempos de 'desescalada', crisis económica y emergencia sanitaria.

Pero la ausencia del presidente del Ejecutivo acabó siendo la primera piedra de un cruce de reproches que se trasladó del ámbito partidista al territorial. Si la Comisión General de las Comunidades Autónomas es el único espacio parlamentario capaz de reunir al Gobierno, a las autonomías y a las formaciones políticas (a través de sus representantes en la Cámara Alta), tampoco resultó tan extraño que las tensiones y enfrentamientos en todos estos ámbitos terminasen por monopolizar el debate. Quizá lo importante no es el foro.

La sesión sirvió para sacar a flote y poner de relieve las tensiones existentes entre el Gobierno y las autonomías en la gestión de la pandemia. Algunas de estas tensiones y problemas respondían a la coordinación territorial y sus déficits; otras, simplemente fueron síntomas de una batalla partidista que, como el virus, parece no entender de fronteras o de ámbitos competenciales.

La primera en tomar la palabra fue la ministra de Política Territorial, a la que el PP le colgó el "papelón" de suplir a Sánchez en la comisión. Darias puso de relieve el esfuerzo institucional que comunidades y Gobierno habían efectuado para sacar adelante medidas con el fin de proteger la salud y las condiciones de vida de los ciudadanos en plena emergencia sanitaria, y pidió (casi en un intento de paliar los efectos de las intervenciones que vendrían a continuación) que los representantes de los territorios encontraran "voces" que pusieran el consenso por delante del "ruido" de la batalla política.

Isabel Díaz Ayuso (Comunidad de Madrid), Fernando López Miras (Región de Murcia), Alfonso Fernández Mañueco (Castilla y León) y Juan Jesús Vivas (Ciudad de Ceuta), todos del PP, sumaban cuatro de las cinco presidencias autonómicas representadas este jueves en el Senado (el quinto fue el presidente de Cantabria).El resto de territorios fueron representados por consejeros, a excepción de Canarias, Baleares y Melilla (que no acudieron por las dificultades en el transporte que causan el virus y el estado de alarma), y Catalunya.

Todos los presidentes autonómicos presentes afearon al Gobierno la falta de información y de comunicación a la hora de sacar adelante determinadas medidas, sobre todo el plan de desescalada anunciado por el Ejecutivo este martes. "El Gobierno de la Región ha actuado con absoluta lealtad hacia el Gobierno de España, hemos apoyado todas sus decisiones, entendiendo que estábamos en una situación excepcional, pero esto no es un cheque en blanco. No hay respuesta a nuestras peticiones", dijo el presidente de Murcia.

"Nos va a arruinar y va a ser una catástrofe social y económica sin precendentes. Mi comunidad se ha sentido francamente sola", lamentó Ayuso. "Nunca hemos tenido la impresión de que lo que estábamos planteando se fuese a llevar a cabo", añadió Revilla que, como el resto de presidentes presentes, afeó a Sánchez su ausencia en la comisión.

Atribuir errores y compartir aciertos

La ministra de Política Territorial no quiso responder de forma directa a todas las críticas, aunque sí que dudó de las quejas de la presidenta de la Comunidad de Madrid: "Siendo la comunidad más golpeada, es la que ha recibido más material que ninguna otra, como tiene que ser. Supongo que eso es sentirse sola". También afeó que algunos presidentes tratasen de "atribuir de forma exclusiva los errores al Gobierno a la vez que se comparten los aciertos". "Las comunidades autónomas siguen conservando y manteniendo sus competencias en la gestión", recordó.

Si el tono de la ministra, que también le apuntó al Grupo Popular las ausencias de presidentes como Feijóo (Galicia) o Moreno Bonilla (Andalucía), quiso alejarse de un choque directo, la colisión llegó de la mano del portavoz del Grupo Socialista en el Senado, Ander Gil. Tras las intervenciones de los presidentes autonómicos del PP, Gil afeó las palabras de Ayuso (también las de López Miras, que acusó a Sánchez de dedicarse a "difundir bulos") y le advirtió de que estaba poniendo rumbo a "la colisión con el Gobierno de España". 

"Se queja de falta de recursos mientras perdona impuestos a las clases más altas;
anuncia homenajes a sanitarios mientras despide al personal contratado para hacer frente a esta crisis, unos 10.000 sanitarios que Ayuso anunció que iba a despedir; la Comunidad de Madrid ha recibido más de 500.000 kits de diagnostico rápido y han utilizado 34.000... Nos hubiera gustado una explicación sobre todo esto", afirmó el portavoz del PSOE en el Senado.

José María Vergeles: "Nos haríamos un flaco favor si aprovechamos el bicho para desgastar a los Gobiernos de las comunidades y de los diferentes países. No se puede entender el Estado de las autonomías si no es desde la cohesión. No se entiende nada"

Los representantes de los gobiernos autonómicos socialistas no entraron de lleno en el cruce de reproches entre Gobierno y comunidades del PP, pero sí que advirtieron sobre los riesgos de utilizar la pandemia para desgastar políticamente al Ejecutivo. "Nos haríamos un flaco favor si aprovechamos el bicho para desgastar a los Gobiernos de las comunidades y de los diferentes países.  Ya habrá tiempo de analizar responsabilidades. No se puede entender el Estado de las autonomías si no es desde la cohesión. Sin esto, no se entiende nada", aseguró el vicepresidente segundo y consejero de Sanidad y Servicios Sociales de Extremadura, José María Vergeles.

Al final, no hubo conclusiones claras ni propuestas sobre cómo mejorar la coordinación entre Gobiernos y autonomías. "¿Por qué es más fácil pactar o acordar en el ámbito municipal, o a nivel de consejeros y técnicos de las distintas administraciones, y no a otros niveles?", se preguntó Darias. Pero la pregunta quedó en el aire, y la ausencia de Sánchez y el cruce de reproches también se abrieron paso en la comisión que pretendía servir para mejorar la coordinación entre territorios para dar respuesta a la pandemia. O no.

Más noticias