Público
Público

Emergencia del coronavirus La derecha se contradice a sí misma en su afán de desgastar al Gobierno

La oposición conservadora pasa de reclamar medidas más contundentes a criticar las nuevas iniciativas del Ejecutivo. Politólogos y analistas advierten que PP, Ciudadanos y Vox "no quieren quedarse atrás en el posconfinamiento".

Casado ordenador
El presidente del Partido Popular Pablo Casado, durante una videoconferencia con la Comisión de seguimiento de la Covid-19 de su partido. IMAGEN CEDIDA POR EL PP

MARTA MONFORTE 

/DANILO ALBIN

Inesperado (o no tanto) giro de los acontecimientos. Si hasta hace unos días el PP criticaba al Gobierno por no adoptar iniciativas contundentes en el marco de la emergencia del coronavirus, ahora le ataca por tomar, precisamente, medidas más duras, entre las que destaca la paralización de la actividad económica no esencial. No en vano, distintos politólogos destacan que lo esencial para la derecha es, ahora mismo, desgastar al Ejecutivo. Cueste lo que cueste.

"Están percibiendo que la irritación ciudadana va en aumento, y la necesidad de buscar culpables también", resume a Público Guillermo Fernández, sociólogo e investigador de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid. Pero no sólo eso. "Esta crisis lo va a cambiar todo tanto, que no quieren quedarse atrás en el pos-confinamiento", dice en alusión a PP, Vox y, tal vez en menor medida, Ciudadanos.

El caso del PP es, de momento, el más claro. Hasta el pasado fin de semana, los populares reclamaban que el Ejecutivo adoptase nuevas y aún más restrictivas medidas para hacer frente a la emergencia sanitaria.

El pasado 9 de marzo, cuando la situación aún no había llegado a niveles similares al actual, Pablo Casado pidió iniciativas "urgentes e inmediatas" para "contener la expansión del virus" y hacer frente a sus consecuencias económicas.

No hay que irse tan atrás. El 23 de marzo, la vicesecretaria de Política Social del PP, Cuca Gamarra, instó al Ejecutivo a "aumentar" las medidas de aislamiento comunitario en caso de ser necesario. También dijo que faltaba "eficacia y liderazgo" en este asunto.

Esta semana, tras conocerse la paralización de actividades no esenciales y el paquete de medidas para reducir el impacto socioeconómico de la crisis, el PP ha lanzado duras críticas al Gobierno por las medidas adoptadas, precisamente, para hacer frente a esta situación.

La estrategia de Casado

En esa línea, Casado utiliza a sus presidentes autonómicos para hacer la oposición al Gobierno. Ahora que el líder del PP ha perdido el foco mediático tras haberse paralizado la actividad habitual del Congreso por el estado de alarma, son los dirigentes territoriales quienes adquieren protagonismo y lideran la oposición desde un mismo bloque.

Cobra especial protagonismo la presidenta madrileña Isabel Díaz Ayuso, que durante el estado de alarma se ha dedicado a atacar al Gobierno central culpándole de todos los males en la región, la más afectada por el coronavirus. Ayuso ha llegado incluso a acusar al ministerio de Sanidad de bloquear la llegada de material sanitario a Madrid.

Álvarez de Toledo denuncia que estamos "ante el peor gobierno, en el peor momento y sin control"

Especialmente beligerantes han sido las críticas no solo de Casado sino de su equipo de dirección: su número dos, Teodoro García Egea, hace responsable al socialista "de todo lo que ocurra", la portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, denuncia que estamos "ante el peor gobierno, en el peor momento y sin control". También la portavoz de los populares en el Parlamento Europeo, Dolors Montserrat, asegura que nos encontramos con "la mentira hecha Gobierno".

El líder del PP, Pablo Casado junto con otros miembros del partido, Cayetana Álvarez de Toledo, Teodoro García Egea y Adolfo Suárez Illana en los pasillos del Congreso tras el pleno extraordinario celebrado este miércoles para explicar la declaración del estado de alarma y las medidas para paliar las consecuencias de la pandemia provocada por el coronavirus. EFE/Mariscal POOL

Por su parte, el portavoz del partido conservador en el Senado, Javier Maroto, mostró este miércoles sus dudas sobre el alcance de las medidas planteadas por el Gobierno, e incluso advirtió que muchas de esas iniciativas tendrán "gravísimas consecuencias de destrozo económico por la carga ideológica de izquierda que tienen".

Por lo que respecta a Vox, Santiago Abascal pidió este martes a Sánchez que dimitiera y dejara paso a un gobierno de "Emergencia Nacional" formado por los tres partidos mayoritarios (PSOE, PP y Vox), que contaría con cuatro ministerios, para gestionar la crisis del coronavirus.

Tanto el PP como Vox utilizan las marchas feministas del 8-M para atacar al Gobierno

Además, tanto el PP como Vox utilizan las marchas feministas del 8-M –en las que los populares participaron por primera vez en años– para atacar al Gobierno por "alentarlas". A esa crítica se le han unido algunos miembros de Cs, como el portavoz de Ciudadanos en las Cortes Valencianas, Toni Cantó, que acusó al Gobierno central de "amoral" por haber preferido "alimentar los fastos del 8 de marzo antes que proteger nuestras vidas".

La vía de Ciudadanos

Las posiciones de ambos partidos contrastan frontalmente con la de la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas. La jerezana se ha desmarcado de los ataques de PP y Vox y ha tendido la mano al Gobierno desde el primer momento, en ocasiones proponiendo medidas al margen de lo acordado por Ejecutivo central, pero sin acusar al Gobierno de cometer "graves negligencias", como defiende Pablo Casado, ni de actuar "tarde y mal", como asegura Santiago Abascal.

La oposición de Arrimadas no está exenta de críticas –la pasada semana cargó contra la compra de de tests de coronavirus defectuosos o las caceroladas contra el Rey vinculando a Unidas Podemos–, pero sí se aleja claramente de la postura que venía manteniendo su partido los pasados meses.

"Nerviosos"

Para la politóloga María Corrales, "la derecha ha tomado una estrategia de no querer compartir los costes políticos que creen que vendrán aparejados con la crisis sanitaria". Destaca incluso que la derecha y extrema derecha impulsan actualmente una "guerrilla comunicativa" que persigue el "acoso y derribo" del Ejecutivo. 

"Antes el PP criticaba al Gobierno por no tomar medidas, y ahora le critica por tomar esas medidas. Habrá que ver cómo influye todo esto en la opinión pública", afirma por su parte el analista e investigador Javier Alberdi, quien remarca que la derecha busca, ante todo, el "desgaste" del Ejecutivo de coalición entre PSOE y Unidas Podemos.

"PP y Vox están presionando para que cuanto antes, probablemente a la vuelta del verano, el gobierno esté tan extenuado que tenga que caer"

"Es muy probable que las críticas en los próximos días se acentúen, sobre todo cuanto más nerviosos se pongan los partidos", afirma por su parte Fernández. En tal sentido, observa un "intento muy agresivo" de PP, Vox y –en menor medida– Ciudadanos para "asentar la idea de que este gobierno no da la talla". "PP y Vox están presionando para que cuanto antes, probablemente a la vuelta del verano, el gobierno esté tan extenuado que tenga que caer", subraya.

El politólogo Stephan Zhao también observa "una transformación en la forma de hacer oposición por parte de los partidos de derecha" en la emergencia del coronavirus, principalmente durante la última semana. "La actitud inicial de apoyo al Gobierno, sin reforzarlo en exceso, se ha ido diluyendo a raíz de las últimas decisiones económicas tomadas por el Ejecutivo", señala Zhao.

A su juicio, el debate "se ha trasladado al plano de lo económico", lo cual "abre una ventana de oportunidad más clara para confrontar con el Gobierno, más allá de la cuestión de la pandemia". "A medida que la crisis sanitaria se vaya superando y las consecuencias económicas acaparen el protagonismo del debate político, las críticas aumentarán", añadió.

En ese sentido, Corrales destaca que tanto el gobierno como la oposición "saben que la legislatura tal como se había planteado se acaba, y que lo que viene se centrará básicamente en la recuperación de la normalidad y en las medidas políticas que se vayan a tomar". "La oposición es consciente de eso y no quiere correr el riesgo de ser el salvavidas de un gobierno que ahora mismo se está jugando su legitimidad y su continuidad", afirma.

Más noticias de Política y Sociedad