Público
Público

La emergencia del coronavirus Patxi López, elegido presidente de la comisión parlamentaria para la reconstrucción social y económica

El exlehendakari y expresidente del Congreso será el presidente de la comisión encargada de acordar las medidas para reforzar el sistema sanitario y hacer frente a la crisis económica derivada de la emergencia de la covid-19. PSOE y Unidas Podemos tendrán tres puestos en la Mesa del órgano y el PP, dos.

Patxi López Congreso
El expresidente del Congreso y exlehendakari, Patxi López / EFE

La Comisión para la Reconstrucción Social y Económica tras la emergencia sanitaria del coronavirus ha arrancado este jueves en el Congreso, casi 20 días después del acuerdo alcanzado entre Pedro Sánchez y Pablo Casado para poner en marcha este foro en la Cámara Baja. En su sesión constitutiva se ha decidido que el presidente del órgano sea el diputado del PSOE Patxi López, exlehendakari y expresidente del Congreso.

López se ha medido en la votación con la candidata del PP, la también expresidenta del Congreso y actual vicepresidenta segunda, Ana Pastor. El diputado socialista ha superado a la candidata conservadora en segunda votación con 165 votos a favor frente a los 91 de Pastor; en la primera no resultó elegido por no obtener la mayoría absoluta exigida en el Reglamento del Congreso.

La Mesa de la comisión estará formada por dos diputados socialistas, dos diputados del PP y uno de Unidas Podemos, por lo que los partidos que respaldan al Gobierno tendrán mayoría. Los vicepresidentes serán Enrique Santiago, de Unidas Podemos (vicepresidente primero) y Guillermo Mariscal, del PP (vicepresidente segundo). Las secretarías las ocuparán Luz Martínez Seijo, del PSOE (secretaria primera) e Isabel Borrego, del PP (secretaria segunda).

Tanto Santiago como Seijo han recibido 157 votos, mientras que Mariscal y Borrego han recibido 92. La votación para elegir a los miembros de la Mesa de la comisión se ha realizado a mano alzada y mediante voto ponderado, ya que el número de diputados de la comisión no es directamente proporcional al del Pleno (el resto de comisiones de la Cámara cuentan con 37 miembros, mientras que la de reconstrucción tiene a 46 parlamentarios).

El Grupo Parlamentario de Vox ha solicitado que la votación se hiciera de forma secreta en urna y papeleta, una petición que la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, ha denegado, ya que en el artículo 85.1 del Reglamento se establece que "en ningún caso podrá ser secreta la votación en los procedimientos legislativos o en aquellos casos en los que los acuerdos hayan de adoptarse en función del criterio de voto ponderado". Además del criterio del Reglamento, Batet le ha recordado al grupo de ultraderecha que la situación sanitaria también recomendaba que la votación se realiazara a través de mano alzada.

Tras denegar esta opción la presidenta, los diputados de Vox se han negado a participar en las votaciones para elegir a los miembros de la Mesa de la comisión. Patxi López ha estrenado su presidencia con un minuto de silencio por las víctimas de la pandemia y con un discurso sobre los objetivos y ejes que, a su juicio, deben guiar los trabajos de la comisión.

López: "Esta comisión no es una sesión de control"

"El objetivo es buscar acuerdos y consensos entre los que pensamos distinto para la reconstrucción social y económica de España. La crisis sanitaria es ya una crisis económica y social que se va a agravar y que si no hacemos nada tendrá efectos devastadores. No es una opción no hacer nada", ha asegurado. También ha advertido a los grupos que la comisión no iba a servir para "fiscalizar" la gestión del Gobierno, como propuso el PP en un principio.

"Esta comisión no es una sesión de control, no es una mesa de negociación entre oposición y Gobierno. Es la búsqueda de una salida a la crisis. Asumamos nuestra responsabilidad y tengamos la voluntad de superar las rencillas partidarias. No vengamos a ganar o a perder", ha advertido López.

Tras la sesión constitutiva, la Mesa y los portavoces de la comisión han acordado reunir de nuevo al órgano la próxima semana para aprobar un plan de trabajo. Los grupos ya negocian ese plan para que en la próxima reunión haya un consenso claro. El objetivo es que la comisión pueda tener unas conclusiones en el plazo de dos meses.

Más noticias