Público
Público

Emergencia coronavirus Sánchez prepara una nueva prórroga del estado de alarma hasta el 10 de mayo flexibilizando el confinamiento

Dejar salir a la calle con niños, para hacer deporte o permitir la apertura de algunos negocios concretos son algunas de las medidas que se barajan. Se estudia también una desescalada por comunidades y Canarias podría servir de laboratorio. El presidente tomará la decisión tras reunir al Comité Científico.

Sánchez, Illa comité científico
Reunión de Pedro Sánchez y el ministro de Sanidad, Salvador Illa, con el comité científico para el coronavirus / EFE

MANUEL SÁNCHEZ / ALEJANDRO LOPEZ DE MIGUEL

Tal y como anunció en su última comparecencia en el Congreso, el presidente del Gobierno prepara una nueva prórroga del estado de alarma de otros 15 días -hasta el 10 de mayo-, aunque será diferente a las dos aprobadas hasta ahora, ya que el Ejecutivo está buscando fórmulas para flexibilizar el confinamiento de la población, que se prolonga ya desde el 14 de marzo.

Según fuentes del Gobierno, no hay nada decidido todavía y la decisión final se tomará tras escuchar al Comité Científico que, habitualmente, se reúne cada sábado con el presidente del Gobierno.

No obstante, admiten que están estudiando distintas medidas para suavizar el régimen de confinamiento que ha imperado hasta ahora, y que limita las salidas del domicilio a las personas que tienen que ir a trabajar, y a las compras de alimentación o en farmacias.

Estudian permitir salidas de aproximadamente una hora con niños, siempre en las cercanías del domicilio, y respetando las normas de distancia social

Como ya anunció el propio ministro de Sanidad, Salvador Illa, llevan días contemplándose distintas fórmulas para permitir salir con menores a la calle, aunque no está concretado en qué condiciones.

Una de las posibilidades que se apunta es que sea durante un corto espacio de tiempo -alrededor de una hora- y en las cercanías del domicilio. Y, además, siempre respetándose las normas de distanciamiento social.

Otros países como Francia o Alemania han adoptado medidas en este sentido, y Sanidad ha pedido a la Asociación Española de Pediatría que elabore un informe sobre las variables y condicionantes a tener en cuenta. De hecho, no es descartable que se pueda poner en marcha este medida antes, incluso, del 26 de abril.

También Illa se refirió a la posibilidad de permitir hacer deporte de forma individual, lo que también estará condicionado por unos horarios, por la cercanía domiciliaria y por evitar el contacto lo más posible. 

Además, no se descartan otras medidas como la apertura de algunos pequeños negocios emulando lo hecho en Italia -se ha permitido abrir librerías y tiendas de ropa para niños y niñas- siempre bajo estrictas condiciones de seguridad.

Como en las anteriores ocasiones, además, el Ejecutivo necesitará la autorización de la Cámara Baja, por lo que deberá comparecer en el Congreso a este fin en el pleno del próximo 22 de abril, que ya ha sido convocado.

Hasta la fecha se han mantenido las condiciones de confinamiento desde el 14 de marzo, exceptuando la caducidad del permiso retribuido recuperable, que permitió a parte de los trabajadores no acudir a sus centros de trabajo durante la Semana Santa, y en la semana inmediatamente anterior.

Distinción entre comunidades

Otro tema que está encima de la mesa es si aplicar estas u otra medidas por comunidades autónomas, dependiendo del grado de contagios que se haya registrado en cada una. De hecho, hay dirigentes socialistas como el presidente de Asturias, Adrián Barbón, que ya han planteado esta posibilidad con condiciones; o el presidente canario, Ángel Víctor Torres, quien defendió abiertamente que el archipiélago sirva como laboratorio para la desescalada, debido a la baja incidencia del coronavirus con respecto al resto de España.

El grupo de trabajo que preside la ministra Ribera, para preparar la desescalada, aún no se ha reunido

De hecho, la posibilidad de que sea Canarias la primera comunidad que inicie la desescalada se está valorando seriamente, según fuentes consultadas.

Paralelamente, bajo el mando de la vicepresidenta cuarta, Teresa Ribera, se está constituyendo un grupo de trabajo para dar respuestas de cara al futuro sobre las medidas de desescalada.

El objetivo de este grupo, que todavía no se ha reunido oficialmente, es preparar la vuelta a la normalidad a corto, medio y a largo plazo, y diseñar un calendario de desescalada. Estará integrado por representantes de las comunidades autónomas y partidos políticos, además de científicos, médicos y epidemiólogos.

Una primera decisión sería una nueva flexibilización del confinamiento a partir del 10 de mayo, pero también se trabaja en medidas de cara al verano y sobre cuándo podrá ser el momento de poner final al confinamiento de toda la población.

Todo ello, sin embargo, deberá ser coordinado con la Unión Europea y, sobre todo, estará condicionado por los datos que se vayan conociendo de la pandemia, porque serán esos datos los que dicten las medidas que finalmente se tomarán.

Más noticias