Público
Público

La emergencia del coronavirus Teletrabajo, conciliación o las condiciones de las residencias: las medidas que estudiará la comisión de reconstrucción

La Comisión para la Reconstrucción Económica y Social aprueba el plan de trabajo propuesto por el PSOE tras no alcanzar los socialistas un acuerdo con el PP. El jueves se aprobará el calendario y los comparecientes que pasarán por el órgano hasta finales de junio.

Comisión para la Reconstrucción Congreso
Diputados del PSOE y del PP tratan de cerrar un acuerdo este miércoles en la comisión para la reconstrucción / EFE

La Comisión para la Reconstrucción Económica y Social tras la emergencia del coronavirus ha echado a andar definitivamente este miércoles con la aprobación de su plan de trabajo. Aunque todavía falta la puesta en marcha de los cuatro grupos de trabajo que la conforman y la aprobación de su calendario, el órgano ya cuenta con un organigrama inicial para abordar medidas en distintos ámbitos, desde el económico hasta el sanitario.

Finalmente el PSOE y el PP no han alcanzado un gran acuerdo sobre este plan de trabajo, y la propuesta de los socialistas se ha impuesto a la de los conservadores en la votación que ha tenido lugar en la comisión. Los de Sánchez sí que han aceptado enmiendas de varios grupos a su texto inicial, y solo el BNG ha mantenido sus enmiendas "vivas", aunque no han obtenido los apoyos suficientes para ser aceptadas.

Además de los organigramas del Grupo Socialista y del Grupo Popular, ERC también ha presentado una propuesta propia. La comisión tendrá definitivamente cuatro grupos de trabajo sobre distintas materias: Sanidad y salud pública, reactivación económica, políticas sociales y sistemas de cuidados, y Unión Europea. Los de Casado querían introducir un grupo específico sobre "libertades públicas", mientras que los republicanos catalanes habían propuesto crear un grupo específico de fiscalidad (un punto que finalmente se abordará dentro del área de políticas sociales).

Este jueves se constituirán los grupos de trabajo, que estarán formados por 20 miembros cada uno. Como novedad, y a petición de algunos grupos, cada representante de las formaciones políticas podrá contar con un experto, técnico o representante institucional o de la sociedad civil que le asista durante las reuniones. Sin embargo, este 'asesor' no podrá intervenir en las reuniones, y solo los diputados tendrán esta prerrogativa.

Cuando se formen los grupos, y se elija a un coordinador para cada uno, se pondrán sobre la mesa las medidas y reformas concretas que, si hay consenso, se elevarán al plenario de la comisión para su votación. El plan de trabajo, al que ha tenido acceso Público apunta ya a algunas de las cuestiones que se estudiarán en el marco de las distintas áreas, y que se corresponden con muchos de los temas centrales de la emergencia de la covid-19.

En el área de Sanidad y salud pública, los grupos debatirán sobre las reformas necesarias para reforzar el sistema sanitario en base a dos objetivos generales, según recoge el plan de trabajo aprobado: "el fortalecimiento del Sistema Nacional de Salud y sus planificaciones futuras, incluyendo dentro de este objeto las condiciones de salud pública y bienestar a establecer en las residencias de personas mayores, y el reforzamiento del sistema de Salud Pública, en particular, su capacidad de vigilancia, antelación y respuesta ante eventuales emergencias sanitarias, atendiendo a la experiencia de la presente crisis de la covid-19".

El de las residencias de mayores ha sido uno de los asuntos más polémicos de la emergencia sanitaria, y la falta de información todavía existente impide conocer con exactitud su gravedad. Las medidas que se debatan, añade el texto, "se plantearán con respeto al reparto de competencias en dichas materias derivado de la Constitución y los Estatutos de Autonomía".

Reforma horaria y modelos de empleo de conciliación

El objetivo del grupo de reactivación económica será el de "acordar los pilares en los que deberá sustentarse la reactivación económica y la modernización del modelo productivo en sus diversos sectores, con especial atención a aquellos más afectados por la crisis". En este marco, "se dará relevancia al objetivo de acometer una transición ecológica determinada y justa, además de la diversificación productiva, y el impulso a la economía social, solidaria y de proximidad".

También se tratarán "la garantía de los derechos laborales y de conciliación de los trabajadores y las trabajadoras, analizando las fórmulas de teletrabajo, la prevención de la seguridad y la salud en el trabajo, la reforma horaria y los modelos de empleo vinculados a la conciliación de la vida personal y familiar". Muchos de los cambios fundamentales a raíz de la emergencia sanitaria y de las medidas de restricción empleadas para combatirla se han producido en el ámbito laboral.

El teletrabajo se ha impuesto como una de las fórmulas escogidas por algunos sectores (entre aquellos que han podido elegirla) para continuar con su producción, a pesar de no estar extendida de forma general en la cultura del trabajo en España. "Asimismo, se incluirán propuestas relativas a la transformación digital, la ciencia y la investigación, entre otros aspectos, con respeto al marco competencial vigente", añade el texto.

El grupo de Unión Europea buscará alcanzar una posición común para que el Gobierno y Sánchez lleven a las instituciones comunitarias una propuesta de Estado

En el grupo de políticas sociales y sistemas de cuidados se buscarán pactos para impulsar medidas para el "refuerzo de nuestro sistema de protección social y de los cuidados, de forma que se pueda garantizar la dignidad y el bienestar de las personas que resulten más vulnerables como consecuencia de esta crisis. Se tratarán también las políticas educativas y culturales. Las políticas de igualdad efectiva entre mujeres y hombres tendrán también un papel importante".

Es en este grupo donde se abordarán las propuestas sobre reformas fiscales para mejorar el sistema "que ha de contribuir a la financiación de las políticas públicas y al pleno ejercicio de aquellos derechos sociales". En el grupo de Unión Europea el objetivo es de lograr una propuesta conjunta para que Sánchez y el Gobierno puedan llevar a las instituciones comunitarias una posición de Estado.

En cuanto al calendario, que deberá ser ratificado este jueves, las comparecencias se celebrarán durante tres semanas, desde el 18 de mayo hasta el 5 de junio. Los grupos tendrán otras cuatro semanas, del 8 de junio al 3 de julio, para cerrar y aprobar unas conclusiones, que finalmente se elevarán al Pleno del Congreso para su ratificación definitiva.

Más noticias