Público
Público

Entrevista al expresidente del Gobierno Zapatero: "La izquierda mayoritaria debe asumir que hay recetas útiles en la izquierda minoritaria"

El expresidente del Gobierno asegura que recibió “una presión recriminatoria” por parte de George Bush y de “centros de poder norteamericanos” cuando retiró las tropas españolas de Irak

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 6

El expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero.- EFE

Las izquierdas están condenadas a entenderse en una suerte de “inteligencia compartida”. Esta es la reflexión que lanza, como clave de futuro, el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero. En una entrevista en el programa de radio “La Pizarra”, el expresidente analiza la situación actual de las izquierdas en la política y el papel que a su juicio deben desempeñar frente a desafíos como el auge de la extrema derecha.

A su juicio, es bueno que en la izquierda haya “una inteligencia compartida del papel histórico que cada uno tiene y una capacidad de entendimiento”. Para Zapatero, el principal escollo en este sentido es que “la izquierda que normalmente es minoritaria tiene una tendencia a tener una cierta superioridad moral; y la izquierda mayoritaria tiende a pensar la inutilidad de la otra izquierda”.

Por ello, ha pedido “flexibilidad”, y ha reconocido que ambas partes deben reflexionar sobre su criterio y avanzar hacia el entendimiento. La minoritaria, ha asegurado, debe desprenderse de esa tendencia a la superioridad moral, mientras que la mayoritaria “tiene que asumir que puede haber recetas útiles, constructivas y positivas para políticas públicas en la izquierda hasta ahora no mayoritaria”.

También ha abordado el expresidente el papel de las izquierdas y su relevancia histórica en cuestiones como el auge de la extrema derecha en contextos geográficos como el latinoamericano o en el seno de la Unión Europea, con movimientos que abogan por la destrucción del proyecto europeo. Para Zapatero, acontecimientos como la victoria del ultraderechista Bolsonaro en Brasil tienen que ver con que los “ciclos políticos” vienen “determinados por las condiciones económicas”, lo que ayudaría a explicar estos fenómenos.

Sin embargo, también ha reconocido que en la izquierda latinoamericana existe “una fragmentación ideológica excesiva” y “un diálogo no resuelto entre revolución y democracia”, aunque se ha mostrado convencido de que “Latinoamérica es sociológicamente de mayoría de izquierdas”. En el caso europeo, el expresidente ha afirmado que la canalización del discurso antieuropeísta corresponde a “las derechas nacionalistas que tienen como referente derribar la Unión Europea”. “Las nuevas izquierdas están respetando algo más el proyecto de la UE. Pienso en Syriza y en Podemos. Esto me parece muy útil y positivo”, ha insistido.

Para Zapatero, el futuro del proyecto europeo pasa por la capacidad para “construir la unión social”. “La UE ha construido una buena idea de las libertades, de los derechos políticos, de la paz, de la justicia, de la economía, del mercado único, de la investigación común… y le falta construir la unión social. Se juega su futuro en ello”.
También ha hablado el expresidente del Gobierno de sus experiencias al frente del Ejecutivo y de aquellas situaciones que le resultaron más complejas de gestionar durante su mandato, como la decisión de retirar las tropas españolas de Irak.

"Las retiré (las tropas) sin decírselo prácticamente a nadie. Hubiera recibido muchas presiones"

Zapatero ha reconocido que no sintió presión a la hora de retirarlas porque que la decisión la tomó “sin decírselo prácticamente a nadie”, lo cual fue, a su juicio, “acertado desde el punto de vista estratégico” teniendo en cuenta las presiones que recibió posteriormente, entre las que ha destacado las del gobierno estadounidense. “Tuve una presión recriminatoria de Bush y de muchos centros de poder norteamericanos. Descubres algo también en ese tipo de decisiones, y es que el poder democrático es un poder fuerte y cuando una decisión está tomada con raíces claras, con la gente, es imparable”, ha asegurado Zapatero.

El exlíder del Ejecutivo ha lamentado que en Estados Unidos la opinión pública a veces tenga una visión simple de determinados problemas y cuestiones complejas.“Desde lo de Irak y ahora con Venezuela, es muy común en la opinión pública norteamericana etiquetar con facilidad las cosas”. Sobre su labor de mediación en el país latinoamericano ha asegurado estar sorprendido por la “obsesión” y “presión” que a su juicio hay respecto a las opiniones que existen en el conflicto.

“Cuando empecé a hacer una tarea de mediación partía de una dilatadísima trayectoria política, y aún hoy me sorprende la obsesión que hay por Venezuela, la permanente presión que hay sobre cualquier hecho u opinión que se vierte sobre Venezuela, la información muy sesgada que hay sobre Venezuela, y solo puedo atribuirlo a que existe un interés gigantesco económico y político de carácter estratégico sobre lo que representa aquel país”, ha reflexionado.

Aznar, "extraño", y "simpatía" por Iglesias

De su mandato y de su trayectoria política, Zapatero ha admitido que uno de sus “miedos más recurrentes, incluso en épocas recientes” es “que España vuelva a perder de nuevo la libertad”. Ha recordado que en algunos desfiles del 12 de Octubre en los que estuvo presente aquellas personas que se organizaban para increparle le hacían pensar en lo “milagrosa” que a su juicio fue la transición española.

“Tengo el recuerdo de que había que salir con coche por la Castellana, y que a ambos lados había militantes de la extrema derecha gritándome e insultándome; pero sobre todo tengo grabadas las caras de odio y de ira. Me hacían pensar lo milagroso que ha sido lograr en 1975 y en 1978 una transición de respeto a la libertad en España”, ha dicho.

El expresidente también ha expresado, a través de una sola palabra, la opinión que tiene de algunos líderes actuales y del pasado. Del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado que está “creciendo” y ha calificado a José María Aznar de “extraño”. “Simpatía” ha sido la palabra que ha utilizado referirse al secretario general de Podemos, Pablo Iglesias.

Más noticias en Política y Sociedad