Público
Público
Únete a nosotros

Entrevista a Gloria Elizo "Casado perdió en el PP, pero es candidato tras pactar con Cospedal y con las cloacas"

Gloria Elizo, candidata de Podemos y secretaria de Acción Institucional, ha dado la batalla a las cloacas de Interior dirigiendo la acusación contra el comisario José Villarejo y el resto de la ex cúpula policial de Mariano Rajoy, desde su puesto de responsable de legal de la formación morada. Tras el Informe Pisa se abrió una batalla que se libra aún en los juzgados que instruyen causas como el pequeño Nicolás o Tándem. 

Publicidad
Media: 3.66
Votos: 35

Gloria Elizo, candidata de Podemos y secretaria de Acción Institucional.

Acaba de saltar el escándalo del espionaje político a Pablo Iglesias por parte de la ex cúpula policial del Ministerio del Interior que dirigía Jorge Fernández Díaz. Pero para Gloria Elizo y el equipo de abogados que dirige, esto no era ningún secreto. Lleva desde 2016 siendo uno de los objetivos de las cloacas de Interior, ya que es ella quien dirige la batalla legal contra esos funcionarios, sus poderosos clientes y los periodistas que les sirven, como Eduardo Inda o quienes han publicado todos los montajes contra Podemos, desde el informe PISA al falso pago de las Granadinas, para lo que se produjeron desde robos de teléfonos o pagos a falsos testigos.  

¿Cuál es la primera vez que te das de bruces con las cloacas?

Al principio eramos muy ingenuos. Siempre hemos tenido que jugar al contraataque. Tras las elecciones europeas de 2015 comienzan a aparecer noticias sobre financiación ilegal de Podemos y Pablo Iglesias. Comienzan a poner querellas que se archivan porque eran falsas. Pero el problema se agrava con la aparición del informe PISA en enero de 2016, que publica Eduardo Inda, y una maniobra organizada desde el Gobierno de Mariano Rajoy con la ayuda de la extrema derecha que acaba con la judicialización de ese falso informe a través de una denuncia del sindicato ultra Manos Limpias. De hecho, años después, en la Comisión del Congreso de los Diputados, el propio ex ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, tuvo que pedir perdón a Pablo Iglesias por la elaboración de ese falso informe que elaboraron las cloacas. 

Además del informe PISA, ¿qué ataques habéis sufrido?

Después, en mayo de 2016, Eduardo Inda publica un falso documento de pago a Pablo Iglesias por parte del Gobierno de Venezuela en el paraíso fiscal de islas Granadinas. Groseramente falso. Tan falso como los testigos que, a golpe de fondos reservados, se trajeron de Venezuela, narcotraficantes desesperados que recibieron beneficios para no ser extraditados a EEUU si daban información —aunque fuera falsa— en contra de Podemos y sus dirigentes.  Montajes. Y luego, también ese verano, la aparición de los pantallazos en ese mismo digital que dirige ese tertuliano, que habían sido extraídos del teléfono móvil robado a una colaboradora de Pablo Iglesias. 

Villarejo y Eduardo Inda afirman que la información del teléfono sale de una rencilla interna en Podemos y que no es producto de ningún robo. ¿Es esto cierto?

La colaboradora de Pablo Iglesias, que estaba con su novio en un centro comercial de Alcorcón, fue a denunciar el robo el mismo día que se produjo, en el año 2015.  Meses después, cuando vimos los pantallazos del móvil, no tuvimos dudas de que formaba parte del mismo hilo mafioso que el informe PISA y el falso pago de Granadinas. Entonces ampliamos la denuncia solicitando el posicionamiento del teléfono móvil, ya que nos dimos cuenta de que habían tenido que abrir o reventar el teléfono de la colaboradora de Pablo Iglesias para extraer toda esa información. La juez no nos hizo caso. Pero es importante ver las fechas y los ataques de las cloacas con los momentos políticos contra Podemos: informe PISA (enero de 2016) durante la primera negociación para formar Gobierno con el PSOE; caso Granadinas (mayo 2016) durante la precampaña electoral del 26 de junio, cuando las expectativas electorales estaban por encima del PSOE; y la publicación de los pantallazos del móvil robado otra vez en el verano del 2016 cuando se volvía  a negociar el Gobierno de España.

Según las denuncias que pusisteis por los montajes contra Podemos, ¿hasta dónde llegan las conexiones entre algunos tertulianos y la cloaca policial y política?

Te voy a poner un ejemplo. Ante la publicación del falso pago en las Granadinas, interpusimos una demanda de honor contra Inda. En este procedimiento, quien dio cobertura y veracidad —aunque reconoció que la información finalmente era falsa— fue el ex número dos de la Policía Eugenio Pino. Que además se permitió decir durante su declaración que "sólo" (sic) conocía a Eduardo Inda del palco del Santiago Bernabeu. Otra juez que no nos hizo caso. 

Gloria Elizo es la número cuatro en la candidatura de Podemos por Madrid.

Además de los procedimientos que os afectan directamente, también os habéis personado en otros, como el pequeño Nicolás, Manos Limpias y Ausbanc, y Tándem. ¿Qué tienen en común estas causas?

Las cloacas no son solo Villarejo. Detrás de la utilización espuria de los recursos policiales hay una trama política y económica. Hay una construcción corrupta que afecta a la propia democracia. Se han servido de las instituciones para mantener el interés de unos pocos. Hay una pata policial, otra mediática y una pata política y económica. Y sí, también judicial. La causa del pequeño Nicolás es la piedra angular de la que derivan el resto de causas. Es la primera vez que los grandes poderes de este país tienen miedo a una Comisión Judicial, especialmente a la cabeza de esa investigación, el inspector Ruben López, que no tuvo miedo de contar el entramado de intereses criminales de unos cuantos: Adrián de la Joya, Mauricia Casals, Manuel Delgado Solis, Florentino Pérez... Y también de periodistas como Eduardo Inda, Daniel Montero, Alfonso Rojo, Esteban Urreiztieta: ahora se está demostrando, según el sumario de Tándem, que cobraban por actos contra sus principios como periodistas. Hay mucha gente honrada luchando contra la corrupción en este país. Y lo han pagado caro.

Aparecen en los sumarios nombres concretos de esa relación del poder político y las cloacas que identifican a Villarejo. 

Hemos escuchado a María Dolores de Cospedal, siendo secretaria general del PP, reuniéndose con Villarejo en las plantas nobles de Génova, encargándole lo que ahora conocemos como Operación Kitchen, pero que empezó mucho antes de que entraran en la casa del extesorero Luis Bárcenas. Dejó claro que su jefe, Mariano Rajoy, lo sabía, como también se lo dejó claro Fernández Díaz a Daniel de Alfonso en su despacho cuando dijo: "El presidente del Gobierno lo sabe". Allí estaba con su marido, Ignacio López del Hierro, donante del PP desde los inicios, según los papeles del extesorero.  

Y no es el único ejemplo. El ex secretario de Estado de Interior está informado por Villarejo de todas las acciones ilegales que se investigan en la causa del pequeño Nicolás respecto a la grabación ilegal al CNI y a Asuntos Internos, que el comisario hace y después le da a Inda y a Urreiztieta para intentar acabar con la causa. 

En Tándem aparecen los encargos que Esperanza Aguirre le hizo a Villarejo y a su socio y compañero que también está imputado, el comisario Enrique García Castaño, para espiar al denunciante de Gürtel, José Luis Peña. Aguirre, la madrina de Pablo Casado junto con Cospedal. Casado, que también ha reconocido que se ha reunido con Villarejo. 

¿Que si hay relación entre el poder político y las cloacas? Pablo Casado perdió las primarias del PP, pero es candidato tras el pacto con Cospedal, es decir, tras el pacto con las cloacas. 

Es fácil entender la importancia de la causa Tándem con el BBVA, el espionaje a políticos, la Casa Real, la corrupción del PP... Pero vosotros también sois acusación popular en la causa del pequeño Nicolás. ¿Cuál es la importancia de este procedimiento?

Si buscas la pasta nunca te equivocas. Cui prodest! Siempre hay que buscar el dinero en los actos criminales. Y lo que había detrás era una operación de blanqueo de capitales, relacionada con el dictador Obiang y con altos empresarios de este país como los que te cité antes. El pequeño Nicolás nos lo venden como una charlotada megalómana, pero que si rascas y miras más allá, que ha sido nuestro trabajo, puedes ver la estructura mafiosa de las cloacas y la que es ahora su principal área de negocio: el blanqueo. Hasta el punto de que, según lo que aparece en Tándem, lo fundamental en el ERE de Coca Cola —donde se deja sin empleo a mil doscientas familias— es que se valieron de Villarejo y de más personas relacionadas con la Policía y el anterior Gobierno —como el despacho del exministro Montoro— para hacer montajes que les ayudasen a desviar el dinero y a desprestigiar lo que los trabajadores habían ganado legalmente en una sentencia judicial. Sobre esto tendrá mucho que explicar Ciudadanos si Marcos de Quinto llega al Congreso. 

Entre la fiscalía y vuestra acusación popular se está sabiendo cómo funciona esta cloaca del Estado, pero ¿desde cuándo llevaba funcionando?

Los últimos coletazos del franquismo tuvieron que ver con mantener el poder, el verdadero poder, en las manos de las grandes jerarquías económicas de este país. De hecho, el propio PSOE de la transición sirvió con la desindustrialización a los intereses de esas mismas élites. En los 70 se juntaron los que posteriormente iban a gestionar ese poder, un grupo oculto que se llamó Economía y Tecnología, donde están todos los herederos del franquismo, venidos del Instituto Nacional de Industria, del Ayuntamiento de Madrid, Solchaga, López del Hierro, Florentino, Fuerza Nueva... Todos, en los Consejos de Administración de las multinacionales que acababan de llegar a España. Y con los policías de la etapa más negra del franquismo —la brigada político social, la supuesta brigada antigolpe...—, quienes acaban como jefes de seguridad de estas empresas. Todo se mantuvo. Como, por ejemplo, el torturador Billy el Niño: jefe de Seguridad en Renault. Será por lo que sabía de coches... Parte de esta entramado lo cuenta perfectamente Rubén Juste en su libro Ibex 35. Un libro imprescindible.

Más noticias en Política y Sociedad