Público
Público

Elecciones en Madrid Pablo Iglesias: "Para la ultraderecha, Madrid ha sido un espacio de desobediencia frente a la Constitución"

Avance de la entrevista en 'Público' al candidato de Podemos a las elecciones de la Comunidad de Madrid, que publicamos este domingo.

Pablo Iglesias, candidato de Podemos a las elecciones de la Comunidad de Madrid.
Pablo Iglesias, candidato de Podemos a las elecciones de la Comunidad de Madrid. Fernando Sánchez

Pablo Iglesias, candidato de Podemos a las elecciones en la Comunidad de Madrid, asegura en una entrevista con Público que "para la ultraderecha Madrid ha sido un espacio de desobediencia frente a la ley, la Constitución y el Gobierno que ellos llaman socialcomunista". Una ultraderecha que el líder del partido morado entiende en un sentido amplio, "con ese piano trumpista que tiene dos teclados, Ayuso y Vox".

El dirigente de Podemos denuncia que "deshumanizar al adversario es fascismo", en referencia a Vox. Iglesias se retiró este viernes de un debate en la cadena Ser después de que la candidata del partido ultra, Rocío Monasterio, pusiese en duda la veracidad de una carta con amenazas recibidas por él que incluía varias balas.

"Había que poner límite a esto y decidimos plantear que si no se retractan, no se puede seguir debatiendo con la ultraderecha", explica Iglesias en la entrevista, donde analiza la estrategia ultraderechista, que "supone una amenaza para la democracia y nuestra convivencia". Así, "crear un ambiente en el que si tu adversario es una rata chepuda no es un adversario político, sino alguien susceptible de ser eliminado".

Por ello Iglesias insiste en que "lo que hice [en el debate de la Ser] tenía que ver con la dignidad democrática", aunque matiza que "la cadena no compartía lo que yo hice ni las formaciones políticas que estaban sentadas ahí, pues entendían que era preferible discutir y rebatir con argumentos.

"Es después de que una marea de gente, a través de las redes sociales, diga por fin alguien ha hecho lo que había que hacer es cuando todo el mundo entiende lo que había que hacer", explica Iglesias, quien cree que su gesto "produjo una conexión con cientos de miles de personas" que piensan como él. Entonces, los asesores de los partidos, según el líder de Podemos, se dieron cuenta de que "hay que dejar de hablar con la ultraderecha".

Más noticias