Público
Público

CONFLICTO ENTRE CATALUNYA Y EL ESTADO Ernest Maragall: "El poder judicial español se ha constituido como poder absoluto"

Entre Catalunya y España existe "un desencuentro profundo" explica el conseller de Acción Exterior de la Generalitat en un coloquio con la directora de 'Público', Ana Pardo de Vera, que señala al rey como suplantador del presidente del Gobierno en su discurso del 3 de octubre.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2

La directora de 'Público', Ana Pardo de Vera, el conseller de Acción Exterior de la Generalitat, Ernest Maragall i el director del Departamento de Sociologia de la UB Víctor Climent / Queralt Castillo

"Felip VI es el responsable de su discurso del 3 de octubre". "El rey asumió el papel de presidente del Gobierno y eso sí que vulnera nuestras leyes", afirmó la directora de Público, Ana Pardo de Vera, en un debate con el conseller de Acción Exterior de la Generalitat y alcaldable de ERC en Barcelona, Ernest Maragall. Una discusión sobre el posible (o no) ensambladura entre Cataluña y España, moderada por Víctor Climent, director del Departamento de Sociología de la Universitat de Barcelona (UB).

El acto, que tuvo lugar en la sede del Institut d'Estudis Catalans (IEC), abría el curso académico de l'Associació Catalana de Sociologia.

La directora de Público puso énfasis en el uso de la palabra 'encaje': Catalunya no tiene que encajar ni dentro ni con España, sino que se tiene que buscar el encaje entre Catalunya y España. 'Entre' y no 'en'. "Todo este problema empieza con una concepción conservadora del Estado y las instituciones; y el inmobilismo del régimen 78".

Pardo de Vera, republicana convencida, no dudó en señalar la Casa Real como una de los principales obstáculos para el Estado plurinacional y criticó duramente el discurso del rey Felipe después del referéndum del 1 de octubre. "El rey apeló a una presunta mayoría silenciosa que no existe y asumió el rol de presidente del Gobierno y eso sí que vulnera nuestras leyes", aseguró.

La periodista hizo hincapié en la dimensión social del independentismo y en el afán de centralización de un Estado español que no reconoce la riqueza plurinacional. También cargó contra un PSOE que se declara republicano y apuesta por un modelo federal pero partiendo de una perspectiva uninacional.

Catalunya- España, un desencuentro profundo

Entre España y Catalunya existe un desencuentro profundo aseguró el conseller Maragall, que instó a buscar entre todos salidas al problema y se mostró optimista, en relación al ejecutivo de Sánchez: "No queremos decidir cualquier cosa: queremos decidir qué futuro queremos para Catalunya.

Hasta hace poco no se admitía ninguna pregunta, pero con el gobierno socialista sí que aparece la pregunta sobre las condiciones de la relación de futuro entre Catalunya y España", a pesar de que Sánchez se niega, de momento, a convocar un referéndum pactado. "Lo que no puede hacer Pedro Sánchez es gobernar con el apoyo de los nacionalistas y que después no los reconozca", dijo Maragall.

Para Pardo de Vera, la pugna que existe dentro del PSOE resulta evidente, pero si gana la facción que no quiere reconocer la plurinacionalidad del Estado español, "el PSOE estará condenado a desaparecer".

Pardo de Vera: "Hay dos partidos socialistas en pugna en este momento. Si gana la parte que no acepta el estado plurinacional, el PSOE estará condenado"

Tanto Pardo de Vera cómo Maragall coincidieron en la dimensión multilateral del conflicto catalán, que va más allá "de independencia sí o independencia no" y la necesidad de no elevar la anécdota a categoría.

Después de hacer un recorrido del conflicto entre Catalunya y el Estado desde el 2005, año en el cual empezó el malestar profundo debido a los recortes al Estatuto, se destacó la base social del movimiento. Para Maragall, "en el 2010, la sociedad catalana comprendió que la situación de humillación a la cual se le estaba sometiendo había llegado a un límite que no se podía tolerar y reaccionó. No fueron los partidos políticos. En el 2010, toda esta indignación se transformó en un proyecto, que desembocó en el 1 de octubre".

Críticas al poder judicial

El referéndum del 1 de octubre hizo ver a la sociedad, no sólo a la catalana, sino también a la española, que se ha configurado un poder judicial que es la expresión de ciertos poderes políticos. "A pesar de que la Constitución española plantea que el poder ejecutivo y el judicial tendrían que ser independientes, con el caso de Catalunya no se ha respetado esta división de poderes: el gobierno delegó su función y su responsabilidad en el poder judicial y el poder judicial recogió con alegría este testigo", aseguró Pardo de Vera.

Ernest Maragall también señaló este hecho como problema principal. "Se ha constituido un nuevo poder político", dijo en referencia al poder judicial, que "se ha auto-proclamado como poder absoluto". "El caso de Catalunya ha mostrado la debilidad profundísima del poder político democrático en España", añadió. Y, llegado este punto de la conversación, Maragall cargó contra una parte importante de la clase política española: "A mí lo que me escandaliza es que los demócratas españoles no pongan el grito al cielo ante esta situación", en referencia a la situación de unos presos políticos que pronto hará un año que están en la prisión.

Un futuro incierto en el cual no se contempla la unilateralidad

Ernest Maragall: "El caso de Cataluña ha mostrado la debilidad profundísima del poder político democrático en España"

Preguntado por el público sobre los próximos pasos a seguir, el conseller Maragall rechazó la idea de la unilateralidad y apostó para continuar trabajando en la cohesión del movimiento independentista y el reconocimiento internacional.

"'República ya', de momento, no puede ser una alternativa (...) Se tiene que llegar a un grado de cohesión que ahora mismo no tenemos. Tenemos que hacer gobierno: transformar y asumir los riesgos. La primera responsabilidad es nuestra". Sin embargo, tampoco se mostró partidario de esperar e instó al gobierno español "a jugar la partida en un debate donde no se niegue el otro".

Ernest Maragall: "Nuestro compromiso no es el de ir en la dirección de la unilateralidad, pero siempre que haya un escenario de diálogo alternativo"

"Se acercan las elecciones municipales y esto podría postponer la fecha del juicio a los presos", destacó la periodista Pardo de Vera. Y advirtió: "El indulto implicaría la admisión de que ha habido un crimen", en referencia a los exiguos rumores sobre un posible movimiento por parte del Estado español de dejarlos libres. Maragall por su parte, y preguntado por los presos políticos, fue contundente y dijo que "no se puede llevar a la gente al heroísmo. ¿Qué tenemos que hacer? ¿Ir todos a la cárcel?". Reconoció, asimismo, un error de cálculo: "haber pensado a priori que el Estado español era un estado democrático".

Más noticias en Política y Sociedad