Público
Público

Escándalo en la Casa Real Ocho partidos vuelven a la carga en el Congreso para investigar las presuntas ilegalidades de la Corona

ERC, PNV, JxCat, Bildu, CUP, Más País, BNG y Compromís registran de nuevo ante la Mesa de la Cámara Baja una petición para abrir una comisión de investigación "relativa a la trama vinculada a las presuntas ilegalidades cometidas por miembros de la Casa Real y las influencias políticas, diplomáticas y comerciales con Arabia Saudí".

El rey Felipe VI, acompañado por la reina Letizia, la princesa Leonor y la infanta Sofía, durante el discurso que pronunció en el Congreso de los Diputados donde hoy presidió la apertura solemne de la XIV Legislatura. /EFE
El rey Felipe VI, acompañado por la reina Letizia, la princesa Leonor y la infanta Sofía, en el Congreso / EFE

La crisis del coronavirus no le dará una tregua a la Corona en el Congreso tras la publicación de algunos escándalos que afectarían a varios miembros de la Casa Real. Siete partidos con representación parlamentaria han registrado de nuevo un solicitud ante la Mesa de la Cámara Baja para que se conforme una comisión de investigación "relativa a la trama vinculada a las presuntas ilegalidades cometidas por miembros de la Casa Real y las influencias políticas, diplomáticas y comerciales con Arabia Saudí".

Las formaciones que respaldan con su firma el registro de esta comisión son ERC, PNV, JxCat, Bildu, CUP, Más País, BNG y Compromís; las mismas que registraron una petición similar hace semanas, a excepción de Unidas Podemos. Estos partidos estudian desde hace semanas fórmulas legales para investigar las presuntas irregularidades de miembros de la Corona, después de que el PSOE, PP y Vox aunaran sus votos en la Mesa del Congreso para vetar una primera solicitud de investigación.

Fuentes de Unidas Podemos aseguran que no han firmado la petición de una comisión porque, a su juicio, "no es acertado el momento, y lo responsable es hacerlo después de la pandemia". "Todos los esfuerzos tienen que estar puestos en esta crisis. En cuanto hayamos vencido a la epidemia, nosotros seremos implacables en este asunto, como siempre, y buscaremos todas las vías para investigar las presuntas actividades corruptas de Juan Carlos de Borbón". Estas mismas fuentes avanzan que cuando llegue este asunto a la Mesa lo apoyarán, como en la anterior ocasión en la que sí se sumaron a la petición.

Los principales objetivos de la comisión, según se recoge en el documento registrado, son: determinar la existencia de estructuras opacas, con la participación del ex jefe del Estado, para la adjudicación de contratos comerciales; determinar el presunto blanqueo de capitales del ex jefe del Estado, las posibles cuentas irregulares de miembros de la Familia Real en paraísos fiscales, los mecanismos utilizados para ello y el origen de los fondos de las mismas, o los beneficiarios de las actividades ilícitas o ilegales del ex jefe de Estado, y especialmente si entre estos beneficiarios está el actual jefe de Estado.

"La Fiscalía suiza está investigando una cuenta bancaria del Banco Mirabaud, que tiene su sede en el paraíso fiscal de Bahamas. El Gobierno de Arabia Saudí habría transferido 100 millones del entonces rey saudí Abdul Aziz Al Saud a dicha cuenta. El titular de la misma sería la sociedad instrumental panameña Lucum Foundation, de la cual sería beneficiario Juan Carlos de Borbón", recoge la exposición de motivos del texto registrado.

Los partidos impulsores de la comisión de investigación también recuerdan el resto de informaciones relacionadas con esta cuenta offshore, como que el rey emérito le habría transferido 65 millones de euros a la aristócrata Corinna Larsen "y un millón de euros a otra mujer residente en Ginebra".

"Estas informaciones no solo señalan los negocios ocultos del antiguo jefe del Estado español, aprovechándose de su cargo, sino que también señalan un posible delito de blanqueo de capitales", recoge el escrito, que recuerda que las transacciones relacionadas con Juan Carlos I "estarían vinculadas con una actividad comisionista vinculada al contrato de 6.300 millones del AVE a la Meca que fue adjudicado a varias empresas españolas".

También figuran las últimas informaciones que apuntan a que el actual monarca, Felipe VI, consta como beneficiario de la sociedad Lucum y, por lo tanto, "como beneficiario de este dinero de dudoso origen, legalidad y legitimidad". Estas revelaciones forzaron un anuncio del rey en el que afirmaba renunciar a la herencia de su padre y mediante el que se le retiraba la asignación constitucional que Juan Carlos de Borbón estaba percibiendo.

Utilizar el coronavirus "como cortina de humo"

"El Poder Legislativo tiene la obligación de investigar estos hechos para depurar las responsabilidades políticas que se pueden derivar, así como para asumir las medidas que se consideren oportunas para fiscalizar la actuación de la Familia Real y personas vinculadas y evitar que se puedan cometer actuaciones ilegales y/o ilícitas aprovechando la situación privilegiada que ocupan", prosigue el texto registrado.

La Corona ha recibido numerosas críticas en las últimas semanas a raíz de estas presuntas irregularidades, y partidos como ERC han acusado a la Casa Real de utilizar la crisis del Covid-19 y el confinamiento a raíz del estado de alarma decretado como "cortina de humo de sus escándalos".

Este miércoles, Felipe VI protagonizó un discurso de poco más de siete minutos, en el cuarto día de alarma, que fue respondido por algunos ciudadanos con una cacerolada a modo de protesta y para exigir que Juan Carlos I done la comisión millonaria que presuntamente recibió del régimen saudí a la Sanidad pública para hacer frente al coronavirus.

Más noticias de Política y Sociedad