Público
Público

Espadas marca su propio ritmo para decidir sobre la relación con Susana Díaz y los cambios en el PSOE de Andalucía

"El control de los tiempos los tiene Espadas y el espíritu es el mismo de la campaña: unidad", afirman en su entorno. El portavoz parlamentario se coordina con el candidato antes de reunirse con el presidente Moreno

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, vota en las primarias del PSOE-A en las que aspira a convertirse en el candidato del partido a la Presidencia de la Junta en las próximas elecciones autonómicas, a 13 de junio de 2021, en Sevilla (Andalucía, España).
Juan Espadas, el domingo, mientras votaba, María José López / Europa Press

Juan Espadas va a su propio ritmo para decidir los cambios que acometerá en el PSOE de Andalucía, una vez que se ha convertido en el candidato a disputarle a Juanma Moreno la presidencia de la Junta, y también, desde el momento en que Susana Díaz, la secretaria general, ha puesto a su entera disposición el partido para lo que él decida.

De momento, Espadas reflexiona y sopesa lo que tiene que hacer. Por un lado, tiene cerca a una amalgama heterogénea de personas que se han unido en torno a la idea de acabar con los conflictos que han desangrado al partido, conflictos de los que responsabilizan a Díaz, y que lastraban las expectativas, a su juicio, de recuperar el Gobierno andaluz.

Por otro, tiene a la Ejecutiva regional y a varios responsables provinciales que fueron con Díaz en las primarias y que ganaron en sus territorios. El sudoku de cuadrar todo eso desde el marco en el que ganó la votación del domingo, la "unidad" del partido y el "cambio" para ganar la Junta, no es sencillo. "Los ricos también lloran", afirma un dirigente con ironía sobre los dilemas que afronta ahora Espadas.

"El control de los tiempos los tiene Juan y el espíritu es el mismo que hemos mantenido durante toda la campaña: unidad", afirman fuentes de su equipo. "Juan va a hacer lo mismo que dijo en campaña: unidad", agregan fuentes de su entorno.

Presiones a Espadas

Esta misma palabra, "unidad", fue la que utilizó el presidente, Pedro Sánchez, junto a otra, "renovación", para referirse al resultado de las primarias en Andalucía y responder a la pregunta de si Susana Díaz debe o no dimitir, un debate que dirigentes que apoyan a Espadas han introducido en la ecuación, aun después de que Díaz dijera el domingo, con los resultados aún frescos, que daba un paso "al lado"; que le tocaba ahora a Espadas dirigir, y que no se iba a presentar al próximo Congreso, que está previsto para diciembre.

La inquietud y la desconfianza que existe en algunos dirigentes y cuadros del PSOE es que, si el presidente Juanma Moreno adelanta los comicios autonómicos al otoño, la bicefalia acabe por causar problemas serios y perjudique las opciones que tiene el PSOE de remontar y recuperar la Junta e, incluso, aventuran algunos, le dé a Díaz alguna posibilidad de resurrección. "¿Para qué se ha quedado?", es la pregunta que se hacen.

Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, sanchista de primera hora y tradicional enemigo orgánico de Díaz, aunque se deshizo en elogios hacia la expresidenta y se mostró confiado en que no iba a haber "conflictos", expresó la idea que otros dirigentes manifiestan también en privado:"Yo hubiera dimitido para que lo que ya es de hecho lo sea por derecho".

"La democracia habló", dijo el presidente Sánchez, y los militantes socialistas han apuntado "renovación y la unidad", según recoge Europa Press. "Ese es el camino que tenemos que continuar". ¿Qué significa eso? ¿Es posible la unidad sin Susana Díaz y ese 38% que la apoyó en las primarias? ¿Qué es renovación?

Coordinación con Espadas

Esas preguntas (y estas presiones para que decida la relación que va a tener con Díaz), las responderá Espadas con el tiempo. De momento, a la espera de sus decisiones, que Ferraz le permitirá tomar, según las fuentes consultadas, quien acudirá este martes a ver al presidente Juanma Moreno, que ha convocado a los partidos para preparar su reunión del jueves con el presidente Pedro Sánchez, es el actual portavoz parlamentario, José Fiscal, nombrado por Díaz. Fiscal, antes de la reunión, se ha coordinado con Espadas, según las fuentes consultadas por Público.

Es decir, que el espíritu del que habló Díaz, en el primer día postprimarias, se cumple. Todos los dirigentes del entorno de Díaz consultados por Público aseguraron que no iba a haber ningún problema y se ratificaron en las palabras de Díaz del domingo. "Ahora le toca a Espadas", había afirmado la expresidenta.

En una entrevista en Onda Cero, Espadas habló de que irá también en esa misma dirección de cooperación con Díaz en la que ya se pronunció el pasado domingo: "Ambos nos reuniremos y organizaremos el grupo parlamentario. Lo vamos a hacer con sentido común y con una disposición de colaboración". Las fuentes de su equipo consultadas corroboran que la idea de Espadas es la que viene diciendo, unidad, sentido común y cooperación, que no hay otra: "Hay que naturalizar lo que hasta ahora no era natural. Juan sabe hacerlo".

Más noticias