Público
Público

Espadas ubica al PSOE de Andalucía en línea con el proyecto de Sánchez y busca integración y unidad en las provincias

Una comisión organizadora aún por conformar dejará sin efectividad a la Ejecutiva regional y llevará el partido hasta el Congreso regional de 6 y 7 de noviembre.

Juan Espadas (c) presenta su primer equipo para impulsar la participación desde el PSOE-A tras asumir la Secretaría General, que estará coordinado por el diputado Felipe Sicilia (i).
Juan Espadas (c) presenta su primer equipo para impulsar la participación desde el PSOE-A tras asumir la Secretaría General, que estará coordinado por el diputado Felipe Sicilia (i). María José López / Europa Press

Juan Espadas acumula ya todo el poder en el PSOE de Andalucía. Desde este viernes es al mismo tiempo el secretario general y el candidato a la presidencia de la Junta. En estas semanas, una vez encarrilada de manera educada la sucesión y el destino próximo de Susana Díaz, el Senado, ha alineado de manera inequívoca a la mayor federación del partido con el proyecto de Pedro Sánchez, el presidente del Gobierno y, de algún modo, ha vinculado su destino al del éxito electoral del PSOE federal. Y al mismo tiempo ha ganado autonomía para hacer y deshacer en Andalucía.

El objetivo de Espadas es lograr que el PSOE de Andalucía juegue el papel que tradicionalmente ha jugado en el partido: peso específico y voz propia, pero imbricada en la toma de decisiones estratégicas que luego se defenderán con todas las consecuencias en el territorio. El modo en que Espadas y Díaz resolvieron la sucesión, sin ruido, "quizá haya ayudado al federal a ver que el estilo Espadas rebaja tensiones, da argumentos para la unidad y sobre todo, deja sin argumentos a los que viven en el conflicto permanente", analizan fuentes cercanas al ya secretario general.

"El PSOE de Andalucía va a ir al Congreso Federal con una voz única y con ganas de comprometerse para que el PSOE siga tirando de este país, Andalucía va a poner todo su peso para ello: esta federación no exige, aporta", dijo Espadas en una rueda de prensa en la sede de San Vicente.

El secretario general anunció los equipos en los que se apoyará para llevar al partido hasta el Congreso regional del 6 y 7 de noviembre, en que se renovará la Ejecutiva regional y se aprobará el proyecto político.

Un primer equipo coordinado por el jienense Felipe Sicilia, cuyo nombre sonó durante un tiempo como candidato a las primarias, que lo conforman diez hombres y diez mujeres de todas las provincias se ocupará del programa de Gobierno, que será ecologista y feminista. La idea es que todo concluya en "un proyecto de planificación estratégica del territorio". "Son el primer equipo del nuevo PSOE para convertir sus propuestas en esperanza", apostilló.

"El equipo va a identificar en cada una de las provincias y sectores a las organizaciones con las que el PSOE se va a reunir para enfocar las cuestiones sectoriales en el territorio: no es lo mismo hablar del agua en un lugar que en otro", especificó Espadas. "Será un proceso ordenado, serio y riguroso en el que todo aquel que quiera hablar con el PSOE podrá hacerlo. Sobre todo vamos a escuchar aquellas cosas que dejamos pendientes, de las cosas que no gustan, de lo que en este momento cuenta en Andalucía. Este equipo tiene que dinamizar, hacer propuestas, escucha activa, apoyándose en las ejecutivas provinciales, no generar nuevas estructuras, sino apoyándonos en las existentes", dijo Espadas.

Después, se conformará un segundo equipo, una comisión organizadora, "una estructura interna provisional", que estará coordinada y será aprobada por Ferraz y que será la que lleve el partido al Congreso de noviembre. ¿En qué lugar deja eso a la ejecutiva regional de hoy, que aún sigue en el puesto? "Está absolutamente en suspenso, porque su actividad queda [subsumida] en lo que será la actividad de la comisión organizadora del Congreso. La Ejecutiva no funciona como tal", dijo Espadas con claridad. Es decir, que, en cierto sentido, todo el proceso de transición acabará por conformar una gestora, pero sin gestora. "Se trata de innovación política"; resumió el secretario general. "Vais a ver al PSOE hablando de todo y en todos sitios", añadió.

Así, asoma un trabajo combinado, por un lado, hacia afuera del partido, para hacer lo más participativo posible el programa, y otro hacia dentro, que busque la unidad y la integración de equipos, más allá de la Ejecutiva de Susana Díaz, con la que Espadas no va a contar para nada ya.

Espadas, que combina la dirección del proyecto en la Comunidad con la alcaldía de Sevilla –"la transición en el Ayuntamiento se llevará a cabo en los próximos meses y se hará de forma ordenada"– trabaja de hecho desde que ganó las primarias en ambas direcciones y ha mantenido una intensa actividad hacia afuera del partido, con algunos aliados tradicionales del socialismo andaluz –sindicatos, asociaciones, jóvenes, ONG…

Las provincias

En las provincias, que afrontan sus procesos orgánicos a final de año, y donde puede haber lío –y primarias– en algunas de ellas, el secretario general busca unidad e integración, algo parecido a lo que quiere hacer en el regional, según las fuentes consultadas por Público.

"Ese es el punto de partida que está demostrando en cada provincia cómo tienen que seguir el camino. Con hechos. Si él ha conseguido que estemos en esta situación, ahora les toca a nivel provincial hacer lo mismo", afirman fuentes próximas a Espadas.

Si por arriba la sucesión se ha hecho de un modo "ejemplar" –en palabras de Espadas– y aunque el fin de la guerra –armisticios y treguas incluidas– con Ferraz ha causado un alivio general en la mayoría del partido, existe en algunos cuadros del partido shock, inquietud y malestar. Y el estilo Espadas, con los equilibrios entre facciones y con la idea de que todos, hayan apoyado a quien hayan apoyado en el pasado, trabajen codo con codo, necesita aún un tiempo de cocción. Todo el mundo tiene que reubicarse.

El pasado fin de semana, en un acto junto a Pedro Sánchez, Espadas lanzó un aviso a navegantes, que erizó la piel de algunos de sus oyentes: "No vamos a ir a buscar a nadie a su casa en pijama". Aunque pudo sonar duro para algunos, según las fuentes consultadas, el mensaje no iba destinado a los susanistas en particular, sino a todo el partido. Lo que busca Espadas, según estas fuentes, es la implicación de todo el mundo, que todo el mundo se ponga a trabajar.

Ahora, además de las provincias, con cuyas ejecutivas se ha reunido, también lo hará con los alcaldes, sobre quienes quiere realmente hacer pivotar su proyecto. "La gente que siempre se ha partido la cara por decisiones, incluso no compartidas, incluso equivocadas, de gobiernos socialistas, están en los pueblos y ciudades", aseguran fuentes cercanas al secretario general.

"Ésta, la municipalista, es una convicción. No es una pose. Los alcaldes y concejales se han enfrentado en pandemia a problemas comunes a los que han tenido que buscar soluciones con imaginación. Eso les ha puesto en la primera línea política. Y ahora es justo que sigan ahí porque nadie mejor que los ayuntamientos saben lo que cada territorio mejor necesita para la reconstrucción", afirman las fuentes cercanas a Espadas.

El PSOE de Andalucía tiene en torno a 450 alcaldes –más de la mitad: hay 778 municipios– en la Comunidad. Esa es en efecto una fuerza muy poderosa si es capaz de trabajar en la misma dirección y unida en torno a un objetivo común. Recuperar la Junta parece una misión de suficiente importancia para lograrlo. En muchos ayuntamientos, se hacen el análisis de que permitir otros cuatro años del PP en el Gobierno andaluz anticiparía la llegada, en las municipales, de gobiernos de derechas a los pueblos también.

Esta es, en resumen, la receta de retorno a la Junta para Espadas, unión del partido, desde la base, desde lo local y lo cercano, hacia arriba, mensaje claro de apoyo y defensa del Gobierno de España y de sus decisiones, incluidas las más difíciles, y alianza hacia afuera con los sectores y agentes sociales que pueden influir en las políticas. Y en el Parlamento, oposición dura al Gobierno de PP y Ciudadanos, "los andaluces tienen que ver quien les gobierna", pero constructiva, con propuestas críticas.

Más noticias