Público
Público

España se consolida como el séptimo vendedor de armas del mundo, con Turquía entre sus principales clientes

El Stockholm International Peace Research Institute (SIPRI) publica nuevos datos sobre el comercio de armamento en el mundo entre 2016 y 2020. En términos globales, señala que "las importaciones de armas por parte de Oriente Medio crecieron un 25%, encabezadas principalmente por Arabia Saudí, Egipto y Qatar".

Erdogan
El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, durante una teleconferencia mantenida el miércoles 10 de marzo con el presidente ruso, Vladímir Putin. EFE/EPA/TURKISH PRESIDENT PRESS OFFICE

La industria armamentística española continúa en los principales puestos en el ranking mundial de ese sector. Así se constata en el último informe elaborado por el Stockholm International Peace Research Institute (SIPRI), que acaba de publicar nuevos datos sobre la transferencia mundial de armas entre 2016 y 2020. A nivel global las ventas "se estabilizan después de años de crecimiento intenso", mientras que las importaciones de países de Medio Oriente son las que registran un mayor aumento.

"El aumento significativo de las transferencias por parte de tres de los cinco principales exportadores de armas –EEUU, Francia y Alemania– se compensó en gran medida por la reducción de las exportaciones de Rusia y China. Las importaciones de armas por parte de Oriente Medio crecieron un 25%, encabezadas principalmente por Arabia Saudí (+61%), Egipto (+136%) y Qatar (+361%)", destaca el documento del SIPRI, cuyo resumen en castellano ha sido difundido por la organización catalana FundiPau.

En esa línea, señala que "por primera vez desde el periodo 2001–2005, el volumen de las transferencias de grandes armas entre países no creció entre los quinquenios 2011–2015 y 2016–2020". "Aun así, las transferencias internacionales de armas se mantienen cerca del nivel más alto desde el final de la Guerra Fría. Es demasiado pronto para decir si el periodo de rápido crecimiento de las transferencias de armas de las dos décadas anteriores se ha detenido", sostiene Pieter D. Wezeman, investigador senior del Programa de Armas y Gasto Militar del SIPRI.

En tal sentido, destacó que "el impacto económico de la pandemia podría provocar que los próximos años algunos países reconsideraran sus importaciones de armas. Sin embargo, al mismo tiempo, incluso en el pico más alto de la pandemia en 2020, varios países firmaron cuantiosos contratos de grandes armas". En concreto, el SIPRI indica que "aumentan las exportaciones de EEUU, Francia y Alemania", mientras que "disminuyen las de Rusia y China".

El estudio realizado por ese instituto sueco concluye que España "fue el séptimo mayor exportador de grandes armas en el período 2016-2020, y sus exportaciones representaron el 3,2 % del total global". "Los principales receptores de las exportaciones españolas fueron Australia, Singapur y Turquía", indica el documento. En ese mismo periodo, Turquía ha estado involucrada en acciones militares en Siria y Libia.

La venta de armamento a Turquía cuenta con un plus de confidencialidad que le fue otorgado por el Gobierno de Mariano Rajoy en 2018. En marzo de ese año, el Ejecutivo del PP publicó en el Boletín Oficial del Estado el convenio alcanzado con el Gobierno de Recep Tayyip Erdogan dirigido a "garantizar la protección recíproca de la Información Clasificada relacionada con la industria de la defensa que se intercambie y/o se genere en el curso de la cooperación entre las Partes y/o entre organizaciones de las mismas".

El acuerdo comprende también "la protección de la Información Clasificada que se intercambie mutuamente en el marco de programas/proyectos o contratos relativos a la industria de la defensa celebrados entre las Partes". En 2018 y 2019 se concedieron 63 licencias de ventas de armamento a Turquía por más de 1.500 millones de euros. Entre los materiales vendidos figuraban municiones, vehículos blindados, bombas y sistemas de dirección de tiro.

EEUU, en el primer puesto

El informe elaborado por el SIPRI indica además que Estados Unidos continúa siendo el mayor exportador de armas. Entre 2016 y 2020, "suministró grandes armas a 96 países, muchos más que cualquier otro proveedor". "Casi la mitad de sus transferencias de armas (47%) fueron a Oriente Medio. Solo Arabia Saudí contabilizó el 24% del total de estas exportaciones", indica.

Por su parte, Francia incrementó un 44% sus exportaciones de grandes armas y contabilizó el 8,2% de las exportaciones mundiales entre 2016 y 2020. "La India, Egipto y Qatar juntos recibieron el 59% de las exportaciones francesas de armas", indica el documento.

Alemania ocupa otro lugar importante en la lista. Ese país "incrementó un 21% sus exportaciones de grandes armas entre 2011-2015 y 2016-2020, que representaron el 5,5% del total global". Los principales mercados de las exportaciones de armas alemanas fueron Corea del Sur, Argelia y Egipto.

Caída de las exportaciones rusas

Mientras tanto, "las exportaciones de armas de Rusia, que representaron el 20% de todas las exportaciones de grandes armas en 2016-2020, cayeron un 22%". "Entre 2011-2015 y 2016-2020, Rusia incrementó considerablemente sus transferencias de armas a China, Argelia y Egipto, pero este hecho no compensó la gran caída de sus exportaciones a la India", afirma Alexandra Kuimova, investigadora del Programa de Armas y Gasto Militar del SIPRI. "A pesar de que recientemente Rusia ha firmado importantes acuerdos de venta de armas con varios países y que probablemente los próximos años sus exportaciones volverán a crecer de forma gradual, se enfrenta a la fuerte competencia de EEUU en la mayoría de regiones", añadió.

Más noticias de Política y Sociedad