Público
Público

Estrategia Ayuso PP La estrategia de Ayuso de "llevar la contraria a todo" descoloca a su socio Cs e irrita al Gobierno

El ultimátum de Ayuso al Gobierno para llevar a cabo un cierre por días contrasta con la actitud de otras autonomías lideradas por el PP, como Castilla y León, Murcia o Andalucía, que han aceptado confinar hasta el 9 de noviembre.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, junto al vicepresidente Ignacio Aguado, en la Asamblea regional.
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, junto al vicepresidente Ignacio Aguado, en la Asamblea regional. — EFE

marta monforte

"A Isabel Díaz Ayuso le gusta la polémica, llevar la contraria a todo, generar debate. Es su marca". Así lo aseguran fuentes cercanas a la presidenta madrileña, que este jueves ha vuelto a protagonizar un choque con el Ejecutivo central a propósito del cierre perimetral de la Comunidad de Madrid. Ayuso no se conforma con un cierre al uso, sino que lo quiere a la carta, por días, y no durante una semana, como marca el decreto del estado de alarma. Una petición que el Ejecutivo rechazaba pero que, finalmente, ha acabado aceptando. "Así no puede jugar la baza del victimismo", admite a Público un diputado socialista.

"Yo no estoy conforme con cerrar Madrid y de hacerlo, ya que no tengo ningún estudio sanitario que diga que esto es mejor, quiero hacerlo los menos días posibles", ha asegurado la dirigente conservadora en un homenaje a la comunidad docente este miércoles. "He decidido cerrar el puente, pero solo los días imprescindibles y hacer lo mismo en el siguiente. He pedido flexibilidad al Gobierno", han sido sus palabras. Desde el entorno de la presidenta aseguraban que si el Gobierno central no permitía cerrar sólo los cuatro días del puente, Ayuso no cerraría Madrid.

La vicepresidenta primera, Carmen Calvo, ha explicado que el Ejecutivo no iba a modificar el decreto del estado de alarma y ha cargado contra la coherencia de Ayuso, a la que ha acusado de crear "inseguridad" y de "no estar en la pandemia, sino haciendo política". Horas más tarde, desde el Ministerio de Sanidad se autorizaba finalmente esta versión reducida de las restricciones de movilidad.  Se aceptaba, así, la propuesta de la Comunidad de Madrid de partir los siete días en dos partes; del viernes 30 de octubre al lunes 2 de noviembre, y del 7 al 9 de noviembre.

Sin embargo, desde el departamento que dirige Salvador Illa ya se ha advertido de que el próximo miércoles el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) se va a reunir para establecer los criterios de aplicación relativos a la eficacia de las medidas que adopten las comunidades autónomas como, por ejemplo, "la temporalidad de las medidas a siete días consecutivos".

Ciudadanos critica las "maniobras victimistas" de Ayuso

El vicepresidente regional, Ignacio Aguado, de Ciudadanos, presionó ala presidenta para cerrar la comunidad hasta el 9 de noviembre, aunque no surtió efecto. "A 24 horas de que empiece el puente, los madrileños siguen sin saber qué deben hacer", han indicado fuentes de Ciudadanos a este diario. "A 24 horas de que empiece el puente, los madrileños siguen sin saber qué deben hacer. Es normal que estén cabreados", continúan.

El socio de Ayuso en la región critica las "ocurrencias" de la presidenta y sus 
"relaciones epistolares de última hora" con el Ejecutivo. "Hace falta más liderazgo y menos confrontación artificial. No es momento de juegos políticos, ni de absurdas maniobras victimistas como la que vimos ayer", señalan. Ayuso y Aguado mantienen una tensa relación desde los inicios de la coalición en agosto de 2019 y han protagonizado sonados choques durante los meses más duros de la pandemia. Un escenario que se repite -tras una breve tregua- desde los inicios de la segunda ola en la Comunidad de Madrid.

"Nosotros somos socios de gobierno, no súbditos de nadie". Con esas palabras Aguado reivindica su derecho a criticar las decisiones de Ayuso y de la cúpula del Partido Popular de Madrid. Sin embargo, la falta de entendimiento entre ambos ha llegado a un punto álgido y los naranjas se plantean pedir al líder del PP, Pablo Casado, que medie entre ambos.

Ayuso se desmarca del resto de presidentes del PP

El ultimátum de Ayuso al Gobierno de llevar a cabo un cierre perimetral por días contrasta con los aprobados por otras autonomías lideradas por el PP, como Castilla y León, Murcia o Andalucía, cuyos dirigentes no han tenido ningún reparo en alargarlo hasta el próximo 9 de noviembre. Es más, Alfonso Fernández Mañueco aseguró en TVE que tanto él como el presidente de Castilla La Mancha, Emiliano García Page, advirtieron a Ayuso de que no podía cerrar a su antojo en la reunión mantenida el miércoles.

La consejera de Sanidad de Castilla y León, Verónica Casado, ha asegurado este jueves que antes de la comparecencia de este miércoles de los presidentes castellanoleonés, de Madrid y Castilla-La Mancha "había un acuerdo claro sobre la delimitación perimetral" de estos tres territorios, lo que no fue refrendado después por Isabel Díaz Ayuso.

Los tres dirigentes comparecieron conjuntamente. Si bien Mañueco y García Page hablaron de "coordinación", "cordialidad" y "entendimiento" entre las tres autonomías, revelando que cerrarían sus comunidades, Ayuso se desmarcó de ese relato y se dedicó a cargar contra el Gobiernotratando así de forzar una nueva batalla. "Madrid ha sido tratada a veces como apestada y con madrileñofobia", aseguró. "Hemos sufrido de manera sectaria como nos han cerrado. Sin diálogo. Nos han impuesto un estado de alarma a la carta", declaró.


Más noticias de Política y Sociedad