Público
Público

Estrategia PP La fallida estrategia de Casado: cuando su afán de acoso y derribo fortalece al Gobierno en vez de minarle

 El líder popular, convencido de que la ruptura del Ejecutivo de coalición sería inminente, ya trabajaba en la hipótesis de unas elecciones el próximo 2021. Pero este jueves Pedro Sánchez ha asegurado la coalición sale de la pandemia "soldada".

El líder del PP, Pablo Casado. - EFE
El líder del PP, Pablo Casado. - EFE

marta monforte

La errática estrategia del PP durante los meses más duros de la pandemia ha conseguido justo lo contrario de lo que esperaba Pablo Casado. El líder popular, convencido de que la ruptura del Ejecutivo de coalición sería inminente, ya trabajaba en la hipótesis de unas elecciones el próximo 2021. Por ese motivo el conservador fue endureciendo su tono contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al que acusó de ser "negligente, ineficaz e incompetente" en varias ocasiones y también de liderar el gobierno "más antidemocrático" y "radical" de la historia.

Los puentes entre Sánchez y Casado acabaron por romperse del todo después del voto en contra del PP a las dos últimas prórrogas del estado de alarma. El PP se negó a negociar su abstención o su ‘sí’ con el Gobierno a cambio de contrapartidas, como sí hizo su socio de gobierno Ciudadanos. Según decían entonces desde la dirección popular esa posición les permitía lanzar un mensaje a ese electorado que les exigían que fueran "más contundentes".

Este jueves el presidente del Ejecutivo ha concedido una entrevista a La Sexta en la que ha lamentado que el PP se haya "aislado" y haya "mimetizado su estrategia con la ultraderecha". Para Sánchez, los populares y Vox han intentado derrocar al Ejecutivo por tres vías: jugando con el estado de alarma al votar en contra de las prórrogas; cuestionando el modo de contabilizar los fallecidos cuando debería estar "fuera de la reyerta política" y hablando mal en Europa de la democracia española.

"¿Se puede imaginar que no hubiera salido (la ampliación) del estado alarma en mitad de la pandemia? ¿Lo que hubiese supuesto?", ha inquirido el jefe del Ejecutivo. Sin embargo, Sánchez ha señalado que la "estrategia de acoso y derribo por parte de PP y Vox" no ha dado sus frutos porque no ha debilitado al Gobierno. Es más, el socialista ha asegurado que la coalición con Podemos sale de la pandemia "soldada" y "más fuerte que nunca" y se ha mostrado convencido de que la legislatura durará cuatro años.

Para el presidente del Gobierno, Unidas Podemos es "sin duda" un socio leal, tanto en el Gobierno como en el grupo parlamentario, y ha reconocido el trabajo de los cinco miembros del grupo confederal que están en el Consejo de Ministros. "En estos meses tan duros la respuesta que se ha dado ha sido más que razonable", ha defendido Sánchez.

Sánchez: "Cs ha tenido la inteligencia de intentar ocupar ese espacio político que ha dejado huérfano el PP"

Pese a las duras palabras dirigidas al líder el PP, durante toda la entrevista Sánchez quiso lanzar un mensaje de conciliación a todas las fuerzas políticas, y aseguró que esta crisis "también va a cambiado los parámetros de hacer política" tras sus recientes acuerdos con Ciudadanos, una formación de la que dijo ha "tenido la inteligencia de intentar ocupar ese espacio político que ha dejado huérfano el PP".

En este sentido, habló de unidad y reiteró que su Gobierno está dispuesto a tender puentes, "con todos aquellos que quieran hacer política", con la voluntad de que "todos arrimaran el hombro". Por ello, Sánchez indicó que, aunque mucho se habla de "geometría variable", el objetivo del Gobierno es llegar a la "geometría absoluta", es decir, unir a todos los grupos políticos en la salida de la crisis.

El líder del PP defiende ahora llegar a pactos con el Gobierno

Las palabras de Sánchez confirman el temor expresado por algunos cargos del PP, recogido por Público, tras alertar de que la beligerancia de Casado, unida a la posición ultra de Vox, daría lugar a un cierre de filas en el Ejecutivo. "Sánchez aguantará", aseguraba contundente una fuente conservadora hace unas semanas. Otras destacaban que el presidente del Gobierno había logrado "muy inteligentemente" sumar a Ciudadanos a través de pactos puntuales y hay quien apremiaba a Casado a planificar una estrategia de "oposición a largo plazo" y dejar la "crispación constante" a la ultraderecha.

Durante esta última semana el líder de la oposición ha hecho una enmienda a las posiciones de los pasados meses y ahora defiende llegar a pactos con el Ejecutivo de Pedro Sánchez, tras las presiones externas e internas, con la intención de demostrar que el PP es un "partido de Estado".  Casado explicó durante un acto de campaña en Vitoria celebrado este miercoles que "la línea de trabajo más avanzada" dentro de las negociaciones que mantiene su grupo con el Ejecutivo es la de Sanidad.

Más noticias de Política y Sociedad