Público
Público

Estrategia PP La victoria de Feijóo no cambiará la estrategia dura del PP de Casado

"No van a cambiar", aseguran fuentes del PP, en referencia a la dirección nacional. "Insistirán en lo que han hecho hasta ahora, porque no saben hacer otra cosa. En Génova viven en el 1980 mientras las comunidades van 30 años por delante".

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, con el líder del PP, Pablo Casado, en el acto de presentación de la lista para las elecciones del 12 de Julio realizado en Santiago de Compostela. - ÁLVARO BALLESTEROS / EUROPA PRESS
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, con el líder del PP, Pablo Casado, en el acto de presentación de la lista para las elecciones del 12 de Julio realizado en Santiago de Compostela. - ÁLVARO BALLESTEROS / EUROPA PRESS

marta monforte

Alberto Nuñez Feijóo ha conseguido su cuarta mayoría absoluta en Galicia. Y lo ha hecho marcando perfil propio respecto al de la dirección nacional de Génova 13, sin apenas referencias a la 'marca PP' en sus mítines y alejado del discurso duro que sí defiende el líder nacional de la formación, Pablo Casado. Feijóo ha sido capaz de reeditar los 41 escaños conseguidos en 2016 y ha vuelto a neutralizar a Vox y Cs, que no han obtenido ni un solo escaño. Con la victoria del gallego, fiel partidario de que para ganar elecciones se debe "ensanchar" el partido desde el centro y no mirando a Vox, se reabre el debate sobre el rumbo que debe seguir el PP de Casado a nivel nacional.

Son varios los dirigentes territoriales que coinciden con Feijóo y defienden un PP "centrado y moderado", alejado de la "confrontación". "Galicia gana con Feijóo. Su experiencia, equilibrio y moderación son el mejor aliado para afrontar con seguridad un futuro exigente", escribió el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno Bonilla. "Esta noche gana la centralidad, la experiencia y la eficacia en la gestión", expresó, por su parte, el texto del presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco.

La dirección nacional del PP ha convocado el Comité Ejecutivo Nacional del partido para el miércoles, "para celebrar el triunfo en Galicia", bajo la premisa de que la victoria del barón gallego es "un punto de inflexión" para los populares porque el modelo de Feijóo es el modelo con el que Casado "quiere llegar a la Moncloa". "Feijoo será un consultor todavía más importante para el presidente", señalan a Público fuentes cercanas al líder nacional.

"Están convencidos de lo que hacen les funciona, y se retroalimentan entre ellos", explica una voz autorizada en el PP en referencia a la dirección nacional

Sin embargo, hay ciertas dudas en el PP sobre que la dirección nacional vaya a virar sus estrategias hacia el centro con la vista puesta en lo ocurrido en Galicia. "No van a cambiar", señala a Público una voz popular autorizada. "Insistirán en lo que han hecho hasta ahora, porque no saben hacer otra cosa", prosigue. "Están convencidos de lo que hacen les funciona, y se retroalimentan entre ellos. Esto no es nuevo, ha pasado muchas veces que haya rifirrafes entre la dirección y las autonomías, pero antes se notaba menos porque Génova no era tan extrema y entonces se pulían los roces", explica. "Pero ahora viven en 1980 mientras las comunidades, gobierne o no el PP, están treinta años más adelante".

Para otros cargos populares no es necesario cambiar el rumbo del partido porque el PP de Casado ha seguido esa estrategia de "moderación" tras el batacazo en las elecciones de abril de 2019. "Ahí empezó el cambio. Casado se rodeó de exministras como experiencia, entre ellas Ana Pastor. Y hubo una redirección. A partir de ahí pasamos a 89 escaños y ahora en teoría estamos en torno a 100", asegura un diputado popular a este diario.

Los cambios en la cúpula directiva en julio de 2019 indican todo lo contrario. Casado ascendió a sus afines, entre ellos a Cayetana Álvarez de Toledo como portavoz de la formación en el Congreso. Y lo hizo sin la aquiescencia de Feijóo ni otros cargos populares, que opinaban que la diputada por Barcelona no era, precisamente, la mejor opción para transmitir una imagen de "centralidad y moderación".

Feijóo no dejará que Génova "se meta en nada" de lo que haga

Las fuentes del PP gallego consultas aseguran que Feijóo "no va a pedir la cabeza de nadie", en referencia a Álvarez de Toledo, y que su principal objetivo será trabajar para Galicia. Eso sí, según sus colaboradores más cercanos "no va a dejar que Génova se meta en nada de lo que él haga": "Él seguirá su camino aquí y los otros intentarán controlar aquellos sitios que se dejen controlar", señalan.

El presidente de la Xunta ha reivindicado este lunes la "enorme victoria democrática" que este domingo le ha permitido igualar la marca de cuatro mayorías absolutas consecutivas de Manuel Fraga, cuya famosa frase de "ni tutelas ni tutías" ha parafraseado un día después de su éxito electoral para reivindicar el "voto libre" en Galicia, con la que se ha vuelto a "comprometer".

Para algunos cargos del PP el intento de la dirección nacional de "atribuirse un mérito que no es suyo es "más que evidente". Distintos cargos de la dirección popular, empezando por el secretario general del PP, Teodoro García Egea, se han referido a la victoria del gallego como un éxito colectivo. "El modelo Casado-Feijóo se ha impuesto al modelo Sánchez-Iglesias", aseguró el número dos de Casado tras confirmarse los resultados. Llama la atención que García Egea compare a Casado y Feijóo con dos líderes de formaciones distintas, como son el presidente Pedro Sánchez (PSOE) y el vicepresidente Pablo Iglesias (UP).

"Ha ganado Feijóo pero parece que quieren asimilarlo a muchos otros como minimizando la hazaña", señalan desde el PP gallego

"Han ganado gestionando con sentido común, consenso y diálogo", ha señalado este lunes el vicesecretario de política territorial, Antonio González Terol "¿Por qué el plural? ¿Quiénes han ganado? Ha ganado Feijóo pero parece que quieren asimilarlo a muchos otros como minimizando la hazaña", apostillan los populares gallegos.

Fracaso de la apuesta de Casado en Euskadi

La victoria de Feijóo confronta con lo sucedido en Euskadi, donde la apuesta personal de Casado, Carlos Iturgaiz, obtiene peor resultado de los populares en su historia (6 escaños en las elecciones autonómicas de 1990). En el PP vasco tienen claro que el resultado, más allá del discurso semitriunfalista de Iturgaiz el domingo por la noche, ha sido desastroso. "peor no ha podido ser. Ha estado por debajo incluso de los resultados de las elecciones forales de hace un año", señalaron a Público fuentes próximas a la formación conservadora en Euskadi. Informa Danilo Albin.

En aquellos comicios, celebrados en mayo de 2019, los populares recibieron 80.743 votos (7,2%). En las autonómicas de este domingo bajaron hasta los 60.299 apoyos y se quedaron en un 6,7% del total de votos emitidos. No en vano, en estas elecciones el PP vasco recoge los peores resultados de su historia, lo que a su vez tiene repercusiones internas. En la formación conservadora no olvidan que Iturgaiz ha sido candidato por imposición de la dirección del partido en Madrid, lo que en su momento abrió una crisis interna aún sin cerrar.

En ese complejo escenario, el PP aún tiene por delante la postergada renovación de su dirección en Euskadi. El congreso ordinario debería realizarse en marzo que viene, y de momento no hay señales sobre otra fecha más cercana. Del mismo modo, las fuentes consultadas dudaron sobre si finalmente Iturgaiz será la apuesta de Pablo Casado para liderar el partido en la Comunidad Autónoma Vasca. Si bien esa versión había circulado con fuerza antes de las autonómicas, el pésimo resultado obtenido el domingo por el candidato de PP- Ciudadanos pone en duda su viabilidad.

El candidato a lehendakari de la coalición PP+C's, Carlos Iturgaiz, y el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, en el acto de presentación de su candidatura el pasado 7 de marzo. EP/H.Bilbao

Tampoco está confirmado si Amaya Fernández, actual presidenta del partido tras la renuncia de Alonso, optará por seguir en ese puesto. En una valoración dada a conocer el domingo por la noche a través de Europa Press, Fernández –quien había quedado fuera de las listas al Parlamento Vasco- llamó a no emprender "una huida hacia adelante como si no hubiera ocurrido" y analizar los motivos del desastre electoral "desde Euskadi y de la mano de la
dirección nacional, con lealtad entre todos, sinceridad y serenidad".

Fernández contrapuso la debacle en Euskadi con la mayoría absoluta obtenida por Feijóo "un ejemplo para todos de que un proyecto de moderación y centralidad, pegado a la singularidad de Galicia es lo que verdaderamente aglutina el centro derecha y se convierte en el mejor antídoto frente a los nacionalismos". "Nos hemos quedado muy lejos de los objetivos que se fijaron cuando el 21 de febrero se firmó el acuerdo para concurrir en coalición: la unión del espacio constitucionalista en Euskadi y su fortalecimiento en términos de respaldo de la ciudadanía vasca"; afirmó sobre el acuerdo con Ciudadanos en Euskadi. En lugar de sumar, ese pacto restó.

Más noticias de Política y Sociedad