Público
Público

Estupor en la Audiencia de Barcelona ante la posibilidad de que el jefe antifraude regrese como juez

"Considérame como un cabo de tu Cuerpo Nacional", dice Daniel de Alfonso en un momento de sus conversaciones con el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, mientras manejan documentos sin membrete sobre el vicepresidente de la Generalitat. Volvería a la Sala de lo Penal al cesar en el cargo.

Publicidad
Media: 3.29
Votos: 21

El director de la Oficina Antifraude de Catalunya (OAC), Daniel de Alfonso. EFE/Alejandro García

MADRID.-  En la Audiencia Provincial de Barcelona se detecta estupor y preocupación ante un horizonte previsible: el regreso de Daniel de Alfonso, como magistrado de la Sala de lo Penal. Es la profesión que ejercía antes de ser nombrado jefe de la Oficina Antifraude en el año 2011. Ahora, el Parlamento catalán que lo nombró baraja cesarlo por sus conversaciones con el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, reveladas por Público, en las que manejan expedientes contra líderes de CDC o de ERC, como supuestos nombramientos irregulares firmados por Francesc Homs (consejero de Presidencia y portavoz de la Generalitat), de sendas cuñadas de Felip Puig.

"Considérame como un cabo de tu Cuerpo Nacional", dice De Alfonso en un momento de sus conversaciones con el ministro del Interior, mientras manejan documentos sin membrete sobre líderes independentistas catalanes. 

"No hay nada previsto legalmente; es una situación inédita. Si pide el reingreso, tendrá que ser aceptado", sostienen en fuentes de sectores progresistas dentro de la Audiencia de Barcelona. Mientras, diversos abogados ejercientes han comenzado a enviar mensajes a través de las redes sociales, alertando de esta posibilidad, tras difundirse el contenido de las conversaciones de De Alfonso con Fernández Díaz.

La excedencia de la carrera judicial de De Alfonso es una situación conocida en este ámbito como "de servicios especiales" debido a que fue nombrado para un cargo público.

En caso de cesar de su actual función, regresaría a la Sección Séptima de la Sala de lo Penal de la Audiencia de Barcelona. De ahí partió rumbo a la Oficina Antifraude en 2011, tras haber presidido algún juicio de renombre como el caso Maremágnum, el homicidio del ecuatoriano Wilson Pacheco, que falleció ahogado en las aguas del puerto de Barcelona, el 27 de enero del 2002.

Amigo del poder, el agasajo y el juego de equilibrios

Daniel de Alfonso está considerado por sus compañeros como un hombre amigo del poder, el agasajo y el juego de equilibrios entre las distintas formaciones políticas que le nombraron.

Famoso por sus indiscreciones, De Alfonso ha alardeado de custodiar dossieres sobre unos y otros

Famoso por sus indiscreciones, ha alardeado de custodiar dossieres políticos sobre unos y otros y de recibir cartas de denuncia de lo más variopintas, así como de sus relaciones con el poder económico.

Las revelaciones de Público prueban que De Alfonso se reunió en varias ocasiones con Fernández Díaz en el despacho del ministerio del Interior para barajar expedientes y cómo investigar a líderes de CDC y de ERC, justo antes de la consulta soberanista del 9 de noviembre de 2014.

En algunas de las conversaciones, el ministro del Interior se ofrece a afinar sus dossieres con la Fiscalía General del Estado.

Además, el propio De Alfonso defiende enviar sus dossieres a la Policía y, de ahí, a los juzgados: "Si eso está en el juzgado y sale, nadie va a sospechar que sale de la Policía ni de investigaciones policiales; nadie va a sospechar. Eso sí, los funcionarios de turno, el periodista gacetillero que está siempre por ahí, el amigo del fiscal... Muchas veces, cuando lo publicas, generas una presión mediática que al final haces que cosas que interesan, lo tengan".

Causas de recusación

La Ley Orgánica del Poder Judicial no regula el regreso de un magistrado tras su paso por la política o, en este caso, por un alto organismo de la comunidad autónoma catalana. Sólo cabe acceder a su reingreso si así lo solicita. A no ser que se abra juicio oral contra De Alfonso, cosa que no ha ocurrido porque no hay causa penal alguna abierta contra él.

En el caso de que se reincorpore a la carrera judicial, los abogados de los procesados en sus causas podría solicitar su recusación, esto es, que se aparte de juzgar un caso concreto porque está en juego la apariencia de imparcialidad de la Justicia.

Las causas de recusación están muy limitadas por la ley y lo habitual es que sea el propio juez el que se abstenga para evitar dañar la debida imparcialidad.

Son causas de recusación, por ejemplo, que el magistrado tenga alguna relación directa con alguno de los procesados -por ejemplo, el vínculo matrimonial o parentesco-; amistad íntima; tener un pleito pendiente; haber sido denunciante o acusador de alguna parte; tener un interés directo o indirecto en la causa o haber ocupado un cargo en el que haya podido tener conocimiento del objeto del litigio y se haya formado criterio previo del caso.

Más noticias en Política y Sociedad