Público
Público

Eurodiputados y familiares de los políticos presos llevan a la Eurocámara el conflicto catalán

El europarlamentario de ERC Jordi Solé dice que "nuestro proceso político tiene que mantenerse siempre pacífico y democrático"

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

El eurodiputado de Esquerra Republicana, Jordi Solé (3i), junto a los familiares de los presos catalanes durante una rueda de prensa ofrecida en el Parlamento Europeo. EFE/Alberto Fernández

Lo que está sucediendo en Catalunya es también un asunto de la Unión Europea. Así lo han manifestado familiares de políticos catalanes encarcelados o exiliados, que han acudido a una rueda de prensa este lunes en el Parlamento Europeo junto con varios eurodiputados, en la que han instado las autoridades europeas a internacionalizar el conflicto catalán.

Han participado en el acto la hermana del expresident de la Generalitat, Montserrat Puigdemont, la mujer de Josep Rull, Meritxell Lluís, el sobrino de Jordi Cuixart, Pol Leiva, y Elisabet Comín, la hermana del exconseller catalán.

Comín considera que “el auto de Llarena parece que en lugar de justicia, hable de venganza” y cree que “como juez instructor no está siendo imparcial”. Por último, ha querido remarcar que el hecho de que “la justicia española se tenga que enfrentar con la justicia belga, alemana, suiza y británica es positivo” porque dejará en evidencia que el delito de rebelión sin violencia no puede clasificarse como tal.

La hermana del expresidente catalán, Monserrat Puigdemont (i), y Laura Masvidal (i), durante una rueda de prensa ofrecida en el Parlamento Europeo. EFE/Alberto Fernández

La hermana del expresidente catalán, Montserrat Puigdemont, ha rechazado realizar una valoración de la situación de su hermano, detenido ayer en Alemania, alegando que se encontraba en Bruselas para "hablar de la situación de todos los represaliados”.

Sí ha tenido palabras para los familiares de los presos catalanes, por la difícil situación que están atravesando: "Hay niños que están a 600 kilómetros de distancia de sus padres o que tienen que ver a su madre a través de un cristal. Eso mina la moral".

Pol Leiva ha denunciado que se les esté aplicando "un régimen de dispersión similar al que tenían presos de organizaciones terroristas" y que ha conllevado que un niño de 6 meses lleve 22 viajes a Madrid para ver a su padre. Unos 12.000 kilómetros. Ha criticado que "a través de reprimir el libre derecho a la autodeterminación de los representantes políticos" se estén "reprimiendo derechos fundamentales del Estado".

Los eurodiputados quieren una respuesta de la UE

Jordi Solé, eurodiputado de ERC, también ha intervenido en el acto y ha mando un mensaje a la población catalana: “Tenemos muchas razones para estar enfadados, cabreados, especialmente tras los últimos días, pero nuestro proceso político ha sido siempre pacífico y democrático. Tiene que mantenerse así”.

En su discurso, Solé ha apelado a las instituciones comunitarias y les ha lanzado una pregunta retórica: “¿Votar es una cuestión para el código penal o una cuestión de valores y derechos fundamentales? Esta no es la Europa que queremos ni estamos buscando”, ha concluido el europarlamentario.

El eurodiputado de Esquerra Republicana, Jordi Solé, junto a familiares de los presos catalanes en el Parlamento Europeo. EFE/Alberto Fernández

Ana Miranda, eurodiputada del Bloque Nacionalista Galego, considera que el parlamento debería pronunciarse, al menos, sobre Romeva y Junqueras, ya que ambos han sido eurodiputados y “según el artículo 7 del reglamento del Parlamento en caso de pérdida de inmunidad y en materia de derechos humanos se puede abrir un pedido en una comisión parlamentaria”.

Como muestra de Catalunya interesa más allá de nuestras fronteras, en la rueda de prensa también han intervenido un eurodiputado belga del grupo conservador, Mark Demesmaeker y ha afirmado que “el comportamiento de España está dañando la imagen de las instituciones españolas. Este conflicto no es solo entre España y Catalunya, también es sobre como vemos la democracia en Europa”. A su vez, ha realizado un llamamiento al gobierno español para acabar con “la persecución política e ideológica contra los líderes catalanes” y ha afirmado que “España se está comportando como un estado autoritario”.

El liberal alemán Bernd Lucke, por su parte, ha incidido la cuestión del asilo político, ya que, según la legislación europea, no se puede pedir entre Estados Miembros por la premisa de que todos respetan los derechos humanos: “Creo que tenemos que repensar nuestra política de asilo, hay políticos que están siendo perseguidos por tener unas ideas determinadas” y no descarta apelar directamente al gobierno alemán.

Más noticias en Política y Sociedad