Público
Público

EUSKADI Los partidos vascos definen sus estrategias para un 2020 en el que volverán las urnas

Este año habrá elecciones autonómicas, se debatirá sobre el futuro estatuto y el Ejecutivo central, si cumple con lo prometido, ejecutará las transferencias pendientes. Las distintas formaciones manejan ya sus calendarios.

El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, en una imagen de archivo. | EFE

La maquinaria vuelve a activarse. Tras un 2019 desbordado de citas electorales, la clase política vasca empieza ya a moverse para preparar otro año con urnas a la vista: 2020 traerá elecciones autonómicas, aunque nadie se atreve a decir en qué mes. Si todo va como tiene que ir, se votará después del verano, allá por septiembre o incluso octubre. En caso de que el lehendakari así lo desee, podrían adelantarse para antes de las vacaciones.

Todos los partidos con presencia institucional en Euskadi –y también aquellos que sueñan con lograrla– saben que se avecinan tiempos de gran movimiento interno y externo. Habrá debates en el parlamento y actos en las calles. Tocará hablar de las transferencias que el Estado le sigue debiendo a la Comunidad Autónoma, y también de los pasos que la Comunidad Autónoma puede dar respecto a su nuevo marco estatutario. Tiempo de enseñar cartas. Tiempo de batalla. “Otro año intenso. Otro más”, resumía un jefe de prensa a este periódico.

Urkullu, favorito dentro y fuera

El PNV ya tiene un calendario definido. La primera fecha clave será el próximo miércoles 15, día en el que la Ejecutiva de esta formación, coincidiendo con una reunión de la Asamblea Nacional, “abrirá el proceso para la designación de
candidatos o candidatas a Lehendakari, a Presidente o Presidenta del Parlamento Vasco y a parlamentarios y parlamentarias por Araba, Bizkaia y Gipuzkoa”. Es un secreto a voces que el actual lehendakari, Iñigo Urkullu, volverá a repetir como candidato.

El mandatario vasco corre con viento a favor. En las distintas elecciones celebradas en 2019 el PNV se consolidó como la opción mayoritaria en las urnas. ¿Ocurrirá lo mismo en las próximas autonómicas? Nada indica lo contrario, aunque ahora existe una mancha: el caso De Miguel, que ha implicado penas de cárcel para ex dirigentes del partido en Araba, amenaza con convertirse en un arma empleada por los rivales para desbaratar el tantas veces denominado “oasis vasco” del PNV.

En las últimas semanas, Eldiarionorte.es ha publicado distintas informaciones sobre las adjudicaciones a dedo en Gogora, el centro de memoria histórica del Gobierno Vasco que depende directamente de Lehendakaritza (Presidencia). Este asunto también promete dar dolores de cabeza a Urkullu: los grupos de la oposición reclaman que el jefe del Ejecutivo vasco explique lo ocurrido ante la Cámara autonómica.

Una de cal y otra de arena. De manera paralela a esas polémicas, el PNV sigue tejiendo sus relaciones con el Gobierno de Pedro Sánchez. Los seis diputados nacionalistas en el Congreso votaron a favor de la investidura tras alcanzar un acuerdo con el PSOE, que se comprometió a destrabar las transferencias aún pendientes.

No es el único frente abierto en 2020. A lo largo de este año, tanto el PNV como el resto de partidos con presencia en el Parlamento de Vitoria deberán mover ficha en torno al nuevo estatuto vasco, un asunto que aún sigue lejos de despertar unanimidades y que amenaza con eternizarse.

Distintos protagonistas políticos consultados por Público coinciden en señalar que el debate sobre el nuevo estatuto no acabará en la presente legislatura. O lo que es lo mismo, que acabará convirtiéndose en tema de campaña electoral.

"Último trámite"

PSE, principal aliado del PNV en Euskadi (gobiernan juntos en las principales instituciones vascas), se mantiene alejado de cualquier concepto relacionado con el derecho a decidir. No en vano, durante la larga precampaña electoral buscará mostrarse como garante de la estabilidad frente a las posiciones soberanistas.

“Garantizada la gobernabilidad en España, las elecciones autonómicas vascas son el último trámite antes de un período de tres años sin nuevas elecciones. No podemos desperdiciar esta oportunidad”, dijo esta semana Alfredo Retortillo, secretario de Estudios y Programas del PSE.

El PSE hará precampaña bajo el lema "Avanzamos"

La formación socialista volverá a llevar a Idoia Mendia como candidata a lehendakari, quien hará precampaña bajo el lema “Avanzamos”. “Es el reflejo de la labor que los socialistas estamos haciendo al frente de las diferentes instituciones –pero especialmente desde el Gobierno Vasco– y de la voluntad de seguir ahondando en esta línea de defensa de los derechos sociales, de avance en libertades, de garantía de pluralidad”, afirmaba por su parte Begoña Gil, secretaria de Política Institucional de ese partido.

El futuro de Otegi

Por su parte, EH Bildu aún no ha dicho cuál será su lema de precampaña. Tampoco ha avanzado quién será su candidata o candidato a lehendakari, un asunto que aún no se dirimirá. Su rostro más conocido, Arnaldo Otegi, continúa inhabilitado por la justicia para ocupar cargos públicos.

Otegi presentó sendos recursos contra su inhabitación ante el TS y el TC

Sin embargo, aún no está escrita la última palabra. El dirigente abertzale presentó sendos recursos ante el Tribunal Supremo y el Constitucional para exigir que se levante su inhabilitación. Lo hizo tras la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) que dictaminó que Otegi no fue objeto de un juicio justo en el marco del proceso Bateragune, lo que le costó varios años de prisión. “Llevan meses de trámite y todavía no han resuelto”, afirmó el dirigente abertzale durante una entrevista ofrecida a Público en octubre pasado.

A principios de la próxima semana, EH Bildu dará detalles sobre los retos que piensa afrontar de cara a este curso político, lo que incluye el proceso interno para designar a su candidato o candidata a lehendakari.

De los Presupuestos a las primarias

Tampoco hay nombres claros en Elkarrekin Podemos. La coalición integrada por Podemos, Ezker Anitza-IU y Equo aún debe atravesar el proceso interno que le llevará a las próximas elecciones. Fuentes de Podemos señalaron a Público que en las próximas semanas se darán a conocer las fechas de las primarias. Las miradas apuntan hacia Lander Martínez, actual responsable de la formación morada en Euskadi.

Lo cierto es que Elkarrekin Podemos –con 11 escaños en el Parlamento Vasco– vive un momento novedoso. Hace pocas semanas, la coalición facilitó la aprobación de los presupuestos de Iñigo Urkullu, los últimos de esta legislatura. No lo hizo de forma unánime: los dos parlamentarios pertenecientes a Ezker Anitza se distanciaron de los ocho de Podemos y uno de Equo y votaron en contra de las Cuentas autonómicas, marcando así una fricción interna.

El "escepticismo" del PP

Ese acuerdo presupuestario entre Elkarrekin Podemos y PNV es uno de los asuntos que figura en la hoja de ruta del PP vasco, que piensa aprovecharlo para criticar la “deriva económica” de los nacionalistas. “Vamos a incidir en nuestro escepticismo y preocupación por la estabilidad económica de Euskadi en el presente año”, avanzaron fuentes conservadoras.

Los populares vascos –que aún no han decidido quién será su apuesta para las elecciones autonómicas– dirigirán también sus dardos hacia el PSE, al que criticarán sus supuestas “cesiones” al nacionalismo. De esa manera, durante 2020 buscarán posicionarse como la única referencia del “constitucionalismo” en Euskadi. No lo tendrán difícil: en este territorio, tanto Ciudadanos como Vox carecen de cualquier tipo de respaldo significativo.

Más noticias